Cómo el cigarrillo perpetra su crimen

Científicos siguieron el sendero trazado por el criminal humo del cigarrillo a través del cuerpo humano, hasta perpetrar su crimen en los pulmones: el enfisema.

De la punta encendida del cigarrillo a través del tracto respiratorio hasta las células pulmonares, la devastación provocada por el humo es en verdad criminal, activando genes y porciones del sistema inmunitario para crear una inflamación que deriva en el enfisema que acorta la vida, dijeron los científicos, liderados por aquellos en el Baylor College of Medicine y el Michael E. DeBakey Veterans Affairs Medical Center.

El reporte, presentado ayer en el journal Science Translational Medicine, describió la huella del humo a través de los tejidos y cómo logran su destructivo objetivo.

“Es como caminar en la escena del crimen”, dijo Farrah Kheremand, profesora de Medicina en el BCM. En la investigación, los científicos tomaron las células halladas en esa escena del crimen y pieza por pieza elucidaron lo que ocurrió, cuándo y cómo, una historia que tomó más de 4 años en ser resuelta por ella, David Corry y otros colegas.

“Se pensaba que el enfisema era una respuesta dañina no específica frente a la exposición a largo plazo al humo”, dijo. “Estos estudios muestran por primera vez que el enfisema es causado por una respuesta inmunitaria específica inducida por el humo”.

“Es una combinación de pocos genes afectados por un factor epigenético”. Los epigenéticos son factores que afectan la forma como los genes se expresan en el ADN. El humo del cigarrillo es un factor epigenético ambiental. “El ADN está escrito con lapicero”, explicó Kheramand usando una metáfora. “La epigenética está escrita con lápiz. Si se tienen suficientes genes juntos afectados por factores epigenéticos, puede darse el daño pulmonar y el enfisema. La inflamación que lo activa puede activar también el cáncer de pulmón, una hipótesis comprobable que hemos comenzado a responder”.

El estudio mostró que el cigarrillo reclutó células que responden a los antígenos (células que orquestan la respuesta del sistema inmunitario a los antígenos) como conspiradoras del crimen de la destrucción del pulmón, usando genes específicos que regulan las proteínas en su rol mortal.

Los científicos estudiaron el caso en ratones expuestos a condiciones que semejaban muy bien cómo fuman los humanos. Estos animales desarrollaron la enfermedad pulmonar en tres a cuatro meses y ciertas células inflamatorias y genes fueron vitales para ese proceso.

Foto de pulmones con enfisema

La muerte ajena

Juntos hacen más daño. El alcohol y el humo del cigarrillo de otros, hacen más daño juntos que cada uno por separado, según investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham.
El hallazgo se suma al cúmulo de evidencias que hablan de que juntos son peores para la salud y, en especial, para el hígado.
En estudios con ratones, los expuestos al humo de segunda mano y al consumo de etanol, tenían 110 por ciento más proteínas de fibrosis en el hígado que los que respiraron aire filtrado. Adicionalmente, los expuestos a los dos agentes tenían 65 por ciento más de esas proteínas que los que solo respiraron el aire con el humo pero no bebieron.
La fibrosis es una especie de tejido en el hígado que puede conducir a la cirrosis.
Lo uno o lo otro. O ninguno, pero nunca juntos.

Fume para que le crezca

Fumar es un placer… mortal. Tanto que se habla del cigarrillo, estudios van y vienen. Esto es lo último: La exposición prolongada al humo del cigarrillo puede incrementar los niveles de norepinephrina y unas enzimas en el corazón que tienen el potencial de reformar el ventrículo izquierdo, dice el estudio de la Universidad de Illinois en Chicago.
Con ratas como modelo, cinco semanas de exposición al humo del tabaco fue asociado con la activación de ciertas enzimas que gobiernan el crecimiento y la supervivencia del músculo del corazón. La activación de las enzimas puede ser un evento clave en el daño que el cigarrillo provoca en el corazón, informó Mariann Paino, profesora en esa universidad y directora de la investigación.
Se cree que la enfermedad del corazón probablemente se desarrolla como resultado de interacciones complejas entre varios elementos presentes en el humo del cigarrillo.
Piano indicó que el cigarrillo tiene cerca de 4.000 químicos distintos, uno de ellos la conocida nicotina, pero la influencia de esta en los eventos cardiovasculares es aún motivo de discusión.

Madre que fuma daña a su hijo

Fumar no es bueno en ningún momento. Tampoco para los hijos. Los efectos nocivos se la exposición al tabaco se notan incluso en distintas etapas del desarrollo de los niños. Las consecuencias de la exposición maternal al cigarrillo durante el embarazo van desde las altas tasas de partos prematuros al aumento en el riesgo de muerte súbita.
Dos nuevos estudios y un editorial en The Journal of Pediatrics examinan varios efectos físicos y de conducta por la exposición de los bebés y niños al tabaco.
Gary Shaw, del March of Dimes y sus colegas de institutos en Noruega, Holanda y Texas estudiaron muestras de suero recogidas entre 2003 y 2005 de mujeres en embarazo involcuradas en un programa en California.
Los investigadores midieron los niveles de cotinina, un metabolito de la nicotina, para determinar si las madres habían fumado durante el embarazo.
Encontraron que quienes lo hicieron, tenían 2,5 más probabildiades de tener bebés con paladar hendido.
En un estudio relacionado, Laura Stroud y colegas de Brown University estudiaron los efectos del cigarrillo en el comportamiento de los niños. Para ello estudiaron 56 pequeños sanos, usaron cuestionarios y mediciones de cotinina para determinar la exposición al tabaco.
Encontraron que los 28 bebés que habían sido expuestos eran más irritables y difíciles de calmar que los no expuestos, lo que refuerza la necesidad de programas para ayudarles a las madres a dejar de fumar.

12