Buscan vida en la estrella atigrada

Así es una estructura Dyson rodeando un cuerpo. Foto Wikipedia

Así es una estructura Dyson rodeando un cuerpo. Foto Wikipedia

Hasta ahora nada, pero hay que seguir mirando, porque el mundo fue sorprendido en septiembre de 2015 cuando astrónomos revelaron que una estrella, denominada KIC 8462852 mostraba patrones de luminosidad irregulares que sugerían la existencia de una civilización en sus alrededores.

Parecía como si la estrella hubiera sido cubierta con una estructura que mirada desde acá semejaba una camisa a rayas. Se le llamó la estrella tabby, o atigrada, en relación a ese patrón de coloración en algunos felinos.

Ahora la Universidad de California en Berkeley dirigirá su programa de ‘escucha’ hacia la estrella para ver si logra captar señales de una civilización allí. Si la hubiera.

Es el equipo Seti (de búsqueda extraterrestre) más potente para escuchar y tiene acceso a los telescopios más grandes. “Podemos mirar con una sensibilidad y en un rango más amplio por señales que cualquier otro experimento en el mundo”, en palabras de Andrew Siemion, codirector del programa.

Hacia esa estrella han dirigido la mirada diversos telescopios en distintas longitudes de onda, pero nada han encontrado. Sin embargo se sigue hablando de alguna irregularidad.

Siemion y colegas no creen que exista una civilización pero deben mirar de todas maneras.

Las observaciones serán de 8 horas por noche durante tres noches en los próximos dos meses, habiendo comenzado el 26 de octubre. El análisis de las señales o de lo que capten tomará tiempo.

El desvanecimiento del brillo en la estrella fue presentado hace un año. Mientras la mayoría de los planetas en tránsito delante de sus estrellas disminuyen su brillo en una cantidad muy pequeña (solo 1 a 2% de la luz estelar), y lo hacen de manera regular, la estrella tabby reduce su brillo 22% por varios días en intervalos irregulares, lo que ha sido explicado desde el comienzo por una estructura creada para aprovechar su energía (una estructura Dyson).

Para algunos, se debe a un enjambre de cometas rodeándola, pero otros lo descartan diciendo que el patrón no sería tan irregular.

La estrella está a 1500 años luz hacia el Cisne y parece haber estado reduciendo su brillo a un ritmo fijo durante un siglo al menos.

Noticiero astronómico

Caronte, la luna mayor. Foto Nasa

Qué lunas tan locas

Más detalles de la misión New Horizons a Plutón. Las lunas de los planetas del Sistema Solar orbitan dando siempre una cara al planeta, rotación sincrónica debida al jalón planetario, como los caballos del carrusel infantil con un lado mirando siempre al eje. Pero en Plutón esa condición no aplica. Las lunas Styx, Nix, Cerberos e Hidra giran salvaje y alocadamente. Nix, inclinada, gira hacia atrás, mientras Hidra da 89 giros en cada vuelta al planeta enano. Para especialistas, este comportamiento se debe a la luna mayor, Caronte. Así rotan:

No había extraterrestres

Tras el anuncio de que la estrella KIC 8462852 mirada por el telescopio Kepler presentaba un patrón anormal en la luz que nos llega, lo que muchos atribuyeron a señales de una civilización avanzada, el Instituto Seti dirigió su red de astronomía hacia ese sitio en la constelación del Cisne. La red Allen no pudo descubrir nada anormal, una señal que sugiriera siquiera que el desvanecimiento irregular en la luz de la estrella se debiera a una megaconstrucción a su alrededor. Tampoco se registraron emisiones intencionales.

A investigar los Ovnis

La ciencia al fin le meterá el diente a investigar con seriedad los objetos voladores no identificados. Ah, pero no se trata de platillos voladores, sino esas luces o fenómenos que la gente cree son aparatos extraterrestres. Se trata de los FAI, fenómenos aéreos no identificados. La intención es crear una ciencia sistemática de esos fenómenos. El proyecto se denomina Ufodata (Ufo Detection And TrAcking). Al proyecto se han unido científicos de distintos países.

Saliendo de casa

Astrónomos observaron por primera vez una estrella supergigante roja escapando de casa, del lugar donde nació en la galaxia de Andrómeda, viajando a 300 kilómetros por segundo. No se sabe porqué escapan estrellas del tipo OB, pero se sabe que algunas lo hacen. El problema que tiene es que no alcanzará a salir de la galaxia antes de morir pues solo le queda 1 millón de años de vida.

Una cosa piensa el caballo, otra el jinete

La escena parece lo más común: un humano montando un caballo. Para muchos, están hechos el uno para el otro. ¿Está este al servicio de aquel?

El caballo fue domesticado hace miles de años y ha sido importante en el desarrollo de la civilización. Se emplea como medio de transporte hasta para diversión en cabalgatas y actividades deportivas como los ecuestres.

Ahora, lo que nadie ha hecho es preguntarle al caballo si se siente cómodo.

El caballo, de todas maneras, retiene algo de su origen salvaje. Con frecuencia, se ve sometido a situaciones que le producen mucho estrés, como las competencias ecuestres, las carreras, los exámenes veterinarios y el transporte en vehículo.

También le produce estrés algo en lo que no creeríamos: la monta humana.

Sobre el tema pocos estudios se han hecho. Alice Schmidt, del grupo de Christine Aurich en la University of Veterinar Medicine en Viena (Austria) examinó el estrés que padece un caballo joven cuando es entrenado para ser montado.

Para eso examinó los latidos del corazón y la hormona del estrés, la cortisola, en su saliva.

El estudio lo hizo con caballos de tres años, cuando comienza el entrenamiento para la práctica deportiva.

El inicio del entrenamiento, encontró, es un periodo estresante. El trabajo inicial en la pista es moderado, pero aumenta mucho cuando es montado por primera vez. Los latidos del corazón aumentan, así como la cortisola en la saliva. Podría interpretarse como si el caballo viera en esa primera montada el potencial ataque de un depredador, del cual no puede escapar. Para ajustar, el jinete queda fuera del campo de visión, lo que puede exacerbar el problema.

Para sorpresa, se encontró que cuando caballo y jinete caminan hacia atrás o trotan hacia delante, el nivel de estrés disminuye. Parecería que se adapta rápido a la idea de ser montado y que el ejercicio, como sucede en los humanos, libera el estrés. La preocupación de ser montado disminuye gradualmente mientras el caballo es entrenado.

El maltrato o un régimen inadecuado de entrenamiento, podría estropear para siempre la relación entre el caballo y un jinete, limitando la posibilidad del equino de destacarse en las actividades que le impone el hombre.

Una cosa piensa el caballo, otra el que lo ensilla.