Tamaño o grosor, ¿qué dicen ellas?

Siempre se ha prestado a burlas, pero importa tanto a ellas… como a ellos.

Para una aventura de una sola noche, el tamaño del miembro masculino importa, pero a las mujeres también les interesa otro asunto: el grosor.

Eso revela un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles -UCLA.

En el estudio, 41 mujeres miraban y manejaban penes hechos en impresora 3D. Los modelos eran azules, con un tamaño de 10 centímetros y 6,3 centímetros de circunferencia a 21,5 centímetros y 18 centímetros de grosor.

A todas se les preguntó tomar entre 33 el modelo que preferían para una aventura de una noche y cuál para una relación duradera.

Para el primer caso, seleccionaban más modelos con un grosor más grande en promedio, que los escogidos para una relación estable.

No hubo diferencia en longitud para los dos casos. En ambos las mujeres tendían a escoger penes de unos 16,5 centímetros.

La vagina tiene muchas terminaciones nerviosas sensibles a la presión que detectan sensaciones de estiramiento y esos sensores pueden estar muy sintonizados para detectar variaciones en el grosor del pene, dijeron los investigadores. Uno más grueso también acerca el clítoris a la vagina en el sexo, lo que ayuda a alcanzar el orgasmo según se ha dicho.

Los penas más largos, de otro lado, pueden producir dolor cervical, indicó Shannong Leung, autora del estudio, quien presentó los hallazgos en el encuentro de la Asociación de las Ciencias Sicológicas (Association for Psychological Science) en San Francisco.

Otros estudios sobre si el tamaño importa han tenido resultados mixtos. Uno de 2012 con más de 300 mujeres halló que al 60% el tamaño no le hacía diferencia, pero que aquellas que experimentaban orgasmos vaginales con más frecuencia eran más dadas a preferir penes largos. Otro estudio del año pasado encontró que si las mujeres preferían miembros más largos dependía de las proporciones del cuerpo del hombre, con los más grandes más importantes para ellas en un hombre grande.

Esta es la primera vez que se usan modelos impresos en 3D, a diferencia de otros que se referían a las palabras o fotografías.

Y en una segunda aprte del nuevo estudio, a las participantes se les dio uno de los modelos para examinarlo por 30 segundos. Luego se les pidió coger el mismo modelo entre los 33, bien de inmediato o luego de una encuesta de 10 minutos.

Luego de los 10 minutos, las mujeres tendrían a sobrestimar el tamaño del pene que habían examinado, mostró el estudio.

El estudio conducido en el Sexual Psychophysiology and Affective Neuroscience (SPAN) Laboratory, no ha sido publicado aún en un journal.

Hacia la excitación femenina

Hay asuntos que parecen tan obvios o que creemos tan claros, que no pensamos en lo que hay detrás. ¿Cómo se produce la estimulación sexual en las mujeres?
Mediante el nuevo prototipo de una droga, científicos descubrieron un poco más acerca de los mecanismos detrás de la excitación femenina, hallazgos publicados en el British Journal of Pharmacology.
Científicos con base en el laboratorio de Pfizer en Sandwich, Kent, encontraron que la estimulación eléctrica del nervio pélvico incremente el flujo de sangre a los genitales, efecto que aumenta si se suministra la droga denominada UK-414.495. Creen que esta droga actúa bloqueando el rompimiento de un mensajero químico interno que desempeña un rol clave en incrementar el flujo sanguíneo durante la excitación sexual.
Cuando las mujeres se excitan, el flujo de sangre aumenta en la vagina, labios y clítoris. Esto hace que los orgasmos aumenten y la vagina se relaje, y que a su vez se incremente la lubricación vaginal y la sensibilidad de los genitales.
El desorden de la excitación sexual femenina afecta a cerca del 40 por ciento de las mujeres, sin importar edad. Estas mujeres ven que sus órganos genitales no responden a la estimulación sexual y les es difícil excitarse, lo que les provoca incomodidad.
“Antes de este trabajo, sabíamos increíblemente poco de los procesos que controlan todos esos cambios”, dijo Chris Wayman, del equipo investigador. “Ahora estamos comenzando a establecer los caminos involucrados en la excitación sexual para ayudarles a las mujeres a superar aquel desorden”, agregó.