Será que nos ahogamos…

Aunque no lo crea: continuamente, de la Tierra, está escapando oxígeno hacia el espacio exterior. Las mediciones fueron realizadas por el satélite Clúster, de la Agencia Espacial Europea.
El oxígeno escapa por los polos, en la dirección del campo magnético terrestre. Y pensar que hasta hace unas pocas décadas, los científicos creían que ese campo estaba lleno solo de partículas provenientes del viento solar.
La pregunta lógica sería: ¿bueno, entonces qué pasará: se nos acabará el oxígeno?
Los niveles actuales no son preocupantes. Comparado con las existencias del gas que permite la vida en la Tierra, el escape es despreciable. Los científicos creen, sin embargo, que algún día cuando el Sol esté más viejo, el balance se rompería y escaparía más oxígeno. ¿Cuánto? No se sabe aún. Se necesitará más trabajo al respecto.
La ilustración cedida por la ESA (la agencia espacial) muestra los elementos que escapan al espacio.