Llega la era de las medicinas digitales

Si usted no se toma las medicinas como le mandó el médico, este podría enterarse. Y tiene una manera de saber si usted sigue sus recomendaciones.

La US Food and Drug Administration aprobó microchips digeribles envueltos en las drogas, que pueden decirle a su médico si usted sí está tomando las medicinas.

“Cerca de la mitad de los pacientes no toman los medicamentos como debería ser”, según Eric Topol, director de Scripps Translational Science Institute en La Jolla, California. “Este dispositivo podría ser la solución”.

El dispositivo es fabricado por Proteus Digital Health en Redwood City en California.

¿Cómo actúa esta especie de soplón? El sensor del tamaño de una partícula de arena consiste de un chip de silicio con solo rastros de magnesio y cobre. Cuando se traga, genera un pequeño voltaje en respuesta a los jugos digestivos, lo que envía una señal a un parche en la piel del paciente qu entonces manda la información al celular del personal médico.

La FDA y su contraparte europea aprobaron el dispositivo basados en su seguridad y eficacia con placebos, pero Proteus espera recibir pronto aprobación para otras drogas

Los medicamentos que deben ser tomados por años, como aquellos para la tuberculosis resistente, la diabetes y para adultos con enfermedades crónicas están entre los primeros candidatos, según George Savage, cofundador y jefe médico de la compañía.

“No se trata de que los médicos castiguen los pacientes, sino de entender cómo están respondiendo a sus tratamientos”, dijo Savage. “De esta manera pueden prescribir una dosis diferente u otra medicina si ven que no se está tomando adecuadamente”.

Los proponentes de los dispositivos médicos digitales predicen que tendrán alternativas para las visitas médicas, los exámenes de sangre, las imágenes MRI y CAT. Otros incluyen dispositivos implantables inalámbricos que inyectan drogas en determinados tiempos y sensores que envían un electrocardiograma al celular inteligente.

Para Topol, esta será recordada la década de los dispositivos médicos digitales.

Termita-bomba explota para matar rivales

Un claro ejemplo de animales suicidas, verdaderos kamikazes que activan bombas fue encontrado en las selvas de la Guyana francesa. Y aunque no se trata de una amenaza apra las personas, para sus depredadores sí.

Se trata de un insecto bomba: una termita. Sí, así como se lee.

Científicos que rastreaban en esas selvas para estudiar las terminas, notaron unas manchas azules en el lomo de los insectos en uno de los nidos.

Sorprendidos, uno de los investigadores tomó un forceps para capturar una de las termitas y…¡explotó! Las manchas azules, se descubrió, contienen cristales explosivos. Se encuentran solo en la parte posterior de las termitas más viejas de la colonia.

Estas realizan misiones suicidas para proteger las más jóvenes del nido.

Luego de la observación, el grupo realizó estudios con las termitas Neocapritemes taracua y descubrió que aquellas con las manchas azules explotaban durante los encuentros con otras especies de termitas o con depredadores más grandes.

Los investigadores presentaron sus hallazgos en Science y revelaron que las secreciones liberadas durante la explosión mataban o paralizaban sus oponentes. Si los científicos removían los cristales, las secreciones dejaban de ser tóxicas.

En el laboratorio, los científicos liderados por Robert Hanus de la Academia de Ciencias de la República Checa en Praga analizaron que las terminas azules tenían mandíbulas más cortas indicando que eran más viejas. Cuando removieron el contenido de las manchas azules, encontraron qye contenían una novedosa proteína inusualmente rica en cobre, sugiriendo que se adhiere al oxígeno. En vez de ser toxica por sí misma, probablemente es una enzima que convierte una proteína no tóxica en una tóxica.

“Lo que sucede cuando las termitas explotan es que el contenido de los sacos azules interactúan con las secreciones de la glándula salivar y la mezcla es lo que la hace tóxica”, dijo Hanus.

Es la primera vez que dos químicos que interactúan, explicó, han sido vistos responsables del mecanismo de defensa en termitas.

Se sabía de hace tiempo que muchos insectos sociales cambian roles en la colonia al envejecer. Y se conocía que cierto número de termitas explotaban, liberando un fluido pegajoso sobre su ponente, pero el explosivo estaba en su cabeza y las que realizaban las misiones eran termitas de la casta de los soltados, no obreras ancianas.

Dado que N. taracua tiene soldados, es sorprendente observar obreras explotando, dijo Hanus.

Una colonia organizada con base en al edad. Sorprendente.

Foto cortesía R. Hanus

Poniéndole la cascarita a la contaminación

Si se acaba de comer un banano, piense qué hará con la cáscara. O para qué sirve.

Al nutrido número de usos de esa cáscara, que van desde el brillo de la cubertería hasta cuero para zapatos, los científicos acaban de agregarle otro.

Se trata de la purificación del agua contaminada potencialmente con metales tóxicos. Su reporte, que concluye que las cáscaras funcionan mejor que una red de otros materiales purificadores, aparece en el journal Industrial & Engineering Chemistry Research.

Gustavo Castro y colegas notaron que los procesos de minería, la escorrentía de las granjas y los desperdicios industriales pueden llevar metales pesados como plomo y cobre a las corrientes de agua. Los métodos actuales de remoción son caros y algunas sustancias utilizadas son igualmente tóxicas.

Estudios previos han mostrado que algunos desperdicios de plantas, como las fibras del coco y las cáscaras del maní pueden remover esas toxinas. En su estudio los investigadores querían ver si la cáscara de banano cortada también actuaba en la limpieza del agua.

Eso fue lo que efectivamente hallaron. La limpieza fue mucho mejor que con otros materiales. Un aparato purificador hecho con esas cáscaras puede ser usado hasta 11 veces sin perder su propiedad atrayente de metales.

Una opción llamativa, dado el poco costo de las cáscara y porque no tienen que ser modificadas químicamente para trabajar.

Ojo con la cáscara.

Por su salud, aligere el peso de ciertos metales

Que no lo dobleguen ni el hierro ni el cobre. Un tema que por lo general se ignora: Altos niveles de estos metales están ligados a la enfermedad de Alzheimer, problemas del corazón y otros desórdenes relacionados con la edad, recordó un informe en el Chemical Research in Toxicology.
Por eso, se debería evitar la acumulación, que se ha convertido en un asunto de salud pública de acuerdo con el investigador George Brewer.
El cobre y el hierro son nutrientes esenciales para la vida y los niveles altos son benéficos para la salud reproductiva de los jóvenes, pero al llegar a los 50, el asunto cambia y las concentraciones altas de esos metales pueden dañar las células y provocar la aparición de diferentes enfermedades.
Algunas de las medidas sugeridas, incluyen:
Evitar el consumo de pastillas de minerales y vitaminas que contengan hierro y cobre; reducir el consumo de carne, no consumir agua de llaves de cobre, donar sangre regularmente para reducir el hierro y consumir suplementos de zinc para reducir el cobre.