Cómo reversar efectos de la cocaína

Gracias al poder de la optogenética, investigadores en Suiza no solo establecieron el primer vínculo causal entre los cambios inducidos por la cocaína en células cerebrales y el comportamiento físico, sino que han revertido tales modificaciones, reveló un artículo en Nature.

Es un resultado muy excitante, dijo Mark Thomas, de la Universidad de Minnesota, quien no estuvo envuelto en el estudio. “Es una prueba de que reversando la plasticidad sináptica inducida por la droga se puede modificar el comportamiento. Desde esa perspectiva, es un gran paso adelante”.

Como en humanos, los ratones que ingieren cocaína se hacen más activos físicamente y ansiosos y con dosis repetidas estas situaciones incrementan, un fenómeno denominado sensibilización locomotriz, que demuestra que las primeras dosis de la droga provocan cambios en el cerebro.

La cocaína aumenta la activación neuronal del núcleo accumbens, una región cerebral relacionada con el placer y la recompensa, según Christian Lüscher, de la Universidad de Ginebra, quien dirigió el estudio. Es decir “la eficacia con la cual la transmisión que ocurre entre las neuronas aumenta”. Pero no existía prueba de que esto estaba relacionado con cambios de comportamiento.

Con el uso de optogenética se logró, una técnica en la cual canales de iones de algas sensibles a la luz se expresan en neuronas específicas haciendo que actúen en respuesta a la luz.

En una pequeña variación de esa técnica, Lüscher y colegas utilizaron estimulación por luz para reducir la actividad de las neuronas en aquel núcleo, reversando la actividad aumentada, llamada potenciación, que provoca la cocaína.

Cuando los ratones a los que se les había suministrado inyecciones de cocaína y fueron tratados con la optogenética modificada, la sensibilización locomotriz no aparecía y en cambio parecía que hubieran recibido la primera dosis de cocaína.

“Es destacable que en verdad funciona”, dijo Lüscher. “Ese era nuestro objetivo, pero que haya funcionado de tal manera tan confiable es muy interesante”.

La capacidad de reversar cambios celulares y conductuales provocados por drogas adictivas abre un camino de potenciales terapias, aunque estas están todavía un poco más lejanas.

Medicinas que pueden causar disfunción eréctil

No está de más. La impotencia sexual afecta un alto porcentaje de la población. Muchos medicamentos inciden en esa situación, aparte de otras condiciones..

El sitio Medline Plus publicó una lista de medicinas que pueden causar el problema. Y no son pocos, aunque no todos actúan del mismo modo en los distintos organismos.

Eso sí, la advertencia es más que clara: nunca deje de tomarlos sin consultar con el médico. Podría ser peor el remedio que la enfermedad.

La vista escueta es esta.

Antidepresivos y otros medicamentos psiquiátricos:

Amitriptilina (Elavil), Amoxapina (Asendin),  Buspirona (Buspar), Clorodiazepóxido (Librium), Clorpromazina (Thorazine), Clomipramina (Anafranil), Clorazepato (Tranxene), Desipramina (Norpramin), Diazepam (Valium), Doxepina (Sinequan), Fluoxetina (Prozac), Flufenazina (Prolixin), Imipramina (Tofranil), Isocarboxazida (Marplan), Lorazepam (Ativan), Meprobanato (Equanil), Mesoridazina (Serentil), Nortriptilina (Pamelor), Oxazepam (Serax), Fenelzina (Nardil), Fenitoína (Dilantin), Sertralina (Zoloft), Tioridazina (Mellaril), Tiotixeno (Navane), Tranilcipromina (Parnate), Trifluoperazina (Stelazine).

Anntihistamínicos (ciertos tipos de antihistamínicos también se utilizan para tratar la acidez gástrica):

Cimetidina (Tagamet), Dimenhidrinato (Dramamine), Difenhidramina (Benadryl), Hidroxizina (Vistaril), Meclizina (Antivert), Nizatidina (Axid), Prometazina (Fenergan), Ranitidina (Zantac),

Antihipertensivos y diuréticos:

Atenolol (Tenormin), Betanidina, Bumetanida (Bumex), Captopril (Capoten), Clorotiazida (Diuril), Clorthalidona (Hygroton), Clonidina (Catapres), Enalapril (Vasotec), Furosemida (Lasix), Guanabenzina (Wytensin), Guanetidina (Ismelin), Guanfacina (Tenex), Haloperidol (Haldol), Hidralazina (Apresoline), Hidroclorotiazida (Esidrix), Labetalol (Normodyne), Metildopa (Aldomet), Metoprolol (Lopressor), Minoxidil (Loniten), Nifedipina (Adalat, Procardia), Fenoxibenzamina (Dibenzyline), Fentolamina (Regitine), Prazosina (Minipress), Propranolol (Inderal), Reserpina (Serpasil), Espironolactona (Aldactone), Triamtereno (Maxide), Verapamilo (Calan).

Entre los medicamentos antihipertensivos, los tiazídicos son la causa más común de disfunción eréctil (DE), seguidos por los bloqueadores beta. En general, es menos probable que los bloqueadores alfa ocasionen este problema.

Medicamentos contra la enfermedad de Parkinson:

Benztropina (Cogentin), Biperideno (Akineton), Bromocriptina (Parlodel), Levodopa (Sinemet), Prociclidina (Kemadrin), Trihexifenidilo (Artane).

Medicamentos hormonales y quimioterapéuticos:

Antiandrógenos (Casodex, Flutamida, Nilutamida), Busulfán (Myleran), Ciclofosfamida (Cytoxan), Ketoconazol

Agonistas de LHRH (Lupron, Zoladex).

Otros medicamentos:

Ácido aminocaproico (Amicar), Atropina, Clofibrato (Atromid-S), Ciclobenzaprina (Flexeril), Ciproterona, Digoxina (Lanoxin), Disopiramida (Norpace), Estrógenos, Finesterida (Propecia, Proscar), Furazolidona (Furoxone), Bloqueadores H2 (Tegamet, Zantac, Pepcid), Indometacina (Indocin), Agentes reductores de lípidos, Dulce de regaliz, Metoclopramida (Reglan), AINES (ibuprofeno, etc.), Orfenadrina (Norflex), Proclorperazina (Compazine), Seudoefedrina (Sudafed).

Analgésicos opiáceos (tranquilizantes):

Codeína, Fentanilo (Innovar), Hidromorfona (Dilaudid), Meperidina (Demerol), Metadona, Morfina, Oxicodona (Oxycontin, Percodan).

Drogas psicoactivas:

Alcohol, Anfetaminas, Barbitúricos, Cocaína, Marihuana, Heroína, Nicotina.

Una vacuna contra la adicción a la cocaína

A grandes problemas, grandes remedios. Y aunque del consumo de narcóticos es tema con múltiples enfoques, una vacuna experimental contra la cocaína arrojó resultados sorprendentes: redujo el uso en 38 por ciento en pacientes participantes en un ensayo respaldado por el Instituto Nacional del Abuso de Drogas de Estados Unidos, estudio publicado este mes en Archives of General Psychiatry.
Es la primera demostración con un control de placebo de una vacuna contra el abuso de drogas ilícitas.
Los resultados, dijo la directora del Instituto, Nora Volkow, significan un paso prometedor hacia un efectivo tratamiento médico de la adicción a la cocaína.
Si los estudios subsiguientes confirman su seguridad y eficacia, la vacuna ofrecería un valioso acercamiento para tratar esa adicción, para la cual no existe ningún medicamento aprobado.
Como otras vacunas, ésta estimula el sistema inmunológico para producir anticuerpos. A diferencia de los anticuerpos contra enfermedades infecciosas, que destruyen o desactivan los agentes causantes de la enfermedad, los anticuerpos anti-cocaína se unen a las moléculas de cocaína en la sangre, evitando que pasen por la barrera sanguínea del cerebro. Al evitar que entre al cerebro, la vacuna inhibe o bloquea la euforia inducida por la cocaína.
El estudio incluyó 115 pacientes de un programa basado en metadona, quienes fueron asignados al azar para recibir la vacuna o un placebo. Fueron reclutados de ese programa dado que las tasas de retención son mucho más altas que la de los programas enfocados principalmente al tratamiento por el abuso de cocaína.