Levanta el ánimo, pero…

Lanzado como un medicamento para ayudar a los hombres con disfunción eréctil, ante su éxito pronto se convirtió en estrella del mercado, al punto de que se amplió su uso: para todo aquel que quisiera, salvo contraindicaciones médicas.
Sí, el popular fármaco para la disfunción eréctil Viagra ha sido relacionado con una serie de efectos colaterales, pero faltan datos sobre los daños que puede causar a largo plazo, mostró una revisión de 49 estudios publicados.
El equipo de Alexander Tsertsvadze, del Instituto de Investigación de la Salud de Ottawa (Canadá), informó que los hombres que consumieron Viagra, también llamado sildenafil, eran un 56 por ciento más propensos que los que recibieron placebo a experimentar algún efecto colateral.
Los resultados de la revisión fueron publicados en la revista Urology.
Los efectos secundarios específicos comúnmente reportados por los hombres eran dolor de cabeza, dificultad para respirar y problemas visuales.
Los hallazgos mostraron además que el riesgo de padecer estos efectos colaterales aumentaba a medida que lo hacía la dosis de Viagra.
Por esto, los investigadores consideran que se necesitan más estudios con seguimientos más prolongados, dado que en los estudios revisados el lapso estudiado no superaba las 12 semanas.
“Deberían dirigirse más esfuerzos a lograr un equilibrio óptimo entre el grado de efectividad y la seguridad del uso de sildenafil en hombres con disfunción eréctil”, concluyó el equipo.
“Una opción sería considerar un régimen de dosis de sildenafil flexible para minimizar la aparición de efectos adversos”, escribieron los autores.