Los peces reconocen rostros humanos

El pez arquero. Foto Cait Newport

El pez arquero. Foto Cait Newport

Cada día sorprenden más: hay peces que pueden reconocer los rostros humanos, una capacidad que no se les conocía.

Eso es lo que sugiere un estudio publicado en Scientific Reports, realizado por científicos de las Universidades de Oxford y Queensland, que estudiaron un pez tropical, el arquero.

Ser capaz de distinguir entre un gran número de rostros humanos es una tarea difícil, sobre todo por el hecho de que las caras comparten los mismos rasgos básicos. Todas tienen dos ojos sobre la nariz y boca, de modo que para distinguir las personas se deben identificar diferencias pequeñas en sus rasgos”, expresó Cait Newport, primer autor.

Se dice, agregó, que es tan difícil la tarea que solo la logran primates, que tienen un cerebro grande y complejo. Es más, los humanos tenemos un área especializada del cerebro para reconocer rostros, lo que habla de esa complejidad.

Por eso se quería saber si otro animal con un cerebro más simple y pequeño sin necesidad evolutiva de reconocer las caras humanas, eran capaces de hacerlo.

Se encontró que el pez, que carece de una corteza visual sofisticada como la de los primates, son sin embargo capaces de discriminar 1 rostro de 44 nuevos. Una capacidad de discriminación visual impresionante.

En el estudio, al pez tropical arquero, conocido por su capacidad de expeler unos chorros de agua para cazar presas aéreas, se les mostraron dos imágenes de rostros humanos y se les entrenó para a elegir una emitiendo los chorros. Luego se le presentaba ese rostro con uno siempre distinto y escogían el que habían aprendido a reconocer y lo hicieron aunque de las fotos se eliminaron detalles como forma de la cabeza y color.

El pez fue muy preciso al seleccionar la cara correcta, con un desempeño del 81 % en el primer experimento (escoger el rostro entre 44) y 86 % en el segundo (con los rasgos faciales como brillo y color modificados).

Un cerebro menos complejo que tareas complicadas. ¿Cómo?

Resumen científico de la semana

Foto  MSUniversity

Foto MSUniversity

1. Detente en mi nombre

Científicos probaron en la naturaleza un caso de aposematismo: las mariposas nocturnas tigre, fuente alimenticia de los murciélagos, envían señales acústicas a estos para advertirles que no son nada sabrosas. Ese mecanismo es usado por distintas especies pero de manera visual, como tener un color más vivo. Pero como los murciélagos no ven bien, estos insectos desarrollaron una manera de defenderse mediante el sonido. El hallazgo fue publicado en Plos One.

2. Tierra oxigenada

Aunque se ha sostenido que al principio la Tierra no tenía oxígeno, un hallazgo en micrometeoritos de hace 2.700 millones de años sugiere que la oxigenación llegó antes de lo creído, en las mismas cantidades que hoy. El artículo apareció en Nature. Estaba presente en la atmósfera superior, separada por una neblina de metano de la capa baja de la atmósfera que no contenía el gas.

3. Conductores trabados

Un estudio de una fundación para la seguridad del tráfico encontró que en el estado de Washignton, Estados Unidos, donde se legalizó la marihuana, los accidentes de autos con conductores ‘elevados’ se duplicó, lo que plantea algunas dudas sobre la autorización para conducir bajo los efectos de la hierba en momentos en que crece la presión para permitir su uso en varias regiones.

4. Genética educativa

Un estudio publicado en Nature encontró que existen 74 puntos del genoma relacionados con el rendimiento escolar y si bien su incidencia en conjunto no es demasiado alta, sí es clara. Estudios precios decían que cerca del 20% del resultado escolar se debía a al genética. Ahora se encuentran sitios específicos, pero se cree que falta mucho por conocer sobre el tema.

5. Hacha antediluviana

En Australia, en la remota región de Kimberley, arqueólogos encontraron la que parece ser el hacha más antigua que data de la Edad de Piedra, hace 45.000 a 49.000 años, muy cerca al momento en que los humanos llegaron a esas tierras. El fragmento había sido desenterrado a comienzos de los 90, pero el análisis permitió saber ahora que estaba en un estrato de mucha más antigüedad. El hacha fue una innovación para esos primeros pobladores australianos. El hallazgo apareció en Australian Archaeology.

6. Más y más y más

De un solo golpe, astrónomos anunciaron la confirmación de 1.284 planetas extrasolares, con lo que asciende a 3.409 el número de esos mundos detectados hasta ahora, con cientos de candidatos en espera de confirmación. El hallazgo se logró gracias al telescopio espacial Kepler de la Nasa, dedicado a buscar planetas en otras estrellas.

7. Medicina insensible

Cuando las personas consumen acetaminofén para reducir su dolor, sienten menos compasión por el dolor físico y emocional de los demás sugiere un estudio publicado en Social Cognitive and Affective Neuroscience. Una especie de analgésico social. Ese compuesto es empleado en más de 600 medicinas de uso común. Otro estudio ya había mostrado que ese compuesto bloquea las emociones positivas.

8. Promesa malárica

Un candidato a vacuna contra la malaria brindó protección a adultos voluntarios sometidos al Plasmodium falcíparum, protección durante más de un año en el ensayo en fase 1 reveló un estudio en Nature Medicine, lo que convierte al compuesto denominado PfSPZ en una opción seria que continuará evaluándose en otras fases. La malaria mata cerca de 500.000 personas cada año en regiones tropicales inoculada por mosquitos Anopheles.

9. No envuelva los bebés

El riesgo de muerte súbita en los bebés parece tener un incremento cuando son acostados envueltos en cobertores, sea que duerman de lado o sobre su estómago dice el estudio aparecido en Pediatrics. La investigación analizó casos de muerte súbita en distintas regiones encontrándose un aumento en los bebés envueltos, siendo mayor en aquellos que eran acostados de lado.

10. Cuidado si tiene hambre

Un estudio aparecido en Neuropsychopharmacology encontró que cuando las personas tienen mayores niveles de grelina, hormona asociada al hambre, son más impulsivas y no toman las mejores decisiones. La investigación se hizo con ratas y abre las puertas a nuevos tratamientos de problemas psiquiátricos asociados a la impulsividad.

Inventan un helado que cambia de colores

Científicos crearon una crema de helado que va cambiando de colores según la consume la persona, reveló el portal physics.org.

El helado sabe a tutifruti, fue denominado Xamaleón y será comercializado por sus productores.

Intrigado por la forma como el helado cambia de color bajo las luces fluorescentes, Manuel Linares y colegas buscaron imitar el efecto en un helado sin aquellas luces incidentes.

A los investigadores les tomó una semana encontrar la fórmula. El color va cambiando, según algunos por las frutas usadas más un ingrediente adicional, denominado el elíxir del amor, que al ser rociado sobre el helado en el cono acelera los cambios de colores. Comienza como un azul, pasa a rosa y puede ser púrpura al chuparlo.

El helado está hecho de los ingredientes naturales acostumbrados más otros adicionales añadidos por los investigadores.

Perros sí se guían por el color

Las cosas dependen del color con el que se les vea. Y eso es cierto para los perros también.

Estudios en el pasado indicaban que el color no era crucial para ellos, pero tienen dos tipos de conos fotorreceptores en sus retinas lo que sugiere que tienen tanta capacidad para la visión en color como un humano ciego para algunos de estos.

Con esos conos pueden ver azules, verdes y amarillos, pero no rojos ni naranjas y se ha pensado que dependen más del brillo de las cosas que del color para guiarse.

Un equipo científico ruso publicó en Proceedings of the Royal Society B un artículo con un experimento en el cual demuestran que los perros sí se guían por los colores en vez del brillo de los objetos.

El grupo dirigido por Anna Kasparson, de la Academia Rusa de Ciencias, trabajó con perros en ambiente exterior y a plena luz del día. Uso cuatro cuadros de papeles de color amarillo suave, amarillo oscuro, azul suave y azul oscuro. La diferencia entre los suaves y oscuros era marcada para asegurarse que el brillo era un factor en la percepción de los perros.

En experimentos, se les enseñó a asociar los papeles con carne y cuando se les cambió la opción, iban al color en la mayoría de las veces, asociando este con la recompensa, no dependiendo del brillo del color (suave u oscuro) sino del color mismo.

Peras y manzanas reducirían riesgo de derrame

Muchas frutas y vegetales, de carne blanca tendrían un buen final: reducir el riesgo de derrames cerebrales, de acuerdo con investigación holandesa publicada en el Journal of the American Heart Association.

Científicos evaluaron la relación entre el color de las frutas y vegetales con el derrame, hallando que aquellas de carne blanca protegen más.

El color de la porción comestible del fruto refleja la presencia de fitoquímicos benéficos como carotenoides y flavonoides.

Los investigadores examinaron el vínculo entre el consumo de frutas y vegetales por grupo de color con una incidencia de derrames cerebrales de 10 años en una población de 20.069 adultos, con edad promedio de 41. Los participantes estaban, al comenzar estudio, sin problemas cardiovasculares y completaron un cuestionario de 178 ítems sobre la frecuencia de alimentos el año previo.

Las frutas y verduras fueron clasificados en cuatro grupos de colores:

Verde: vegetales de hoja verde, más lechuga y repollo.

Naranja/amarillo: cítricos.

Rojo/púrpura: vegetales rojos.

Blanco: 55% eran peras y manzanas.

Durante los 10 años de seguimiento, se documentaron 233 derrames. Las frutas y vegetales verdes, rojos y naranja no estuvieron relacionados con los derrames, pero el riesgo de padecer un evento de esa clase era 52% más bajo en personas con un alto consumo de frutas y vegetales blancos, en comparación con quienes ingerían pocos.

Cada 25 gramos por día de incremento en las frutas y vegetales blancos fue asociado con un riesgo un 9% menor. Una manzana promedio tiene 120 gramos.

“Para prevenir derrames, puede ser útil consumir cantidades considerables de vegetales y frutas blancas”, dijo Linda M. Oude Griep, cabeza del estudio y estudiante de postdoctorado en nutrición humana en Wageningen University en Holanda.

“Por ejemplo, comer una manzana diaria es manera fácil de incrementar el consumo de esa clase de vegetales y frutas”.

No hay que olvidar, aclaró, que “otros grupos de color de frutas y vegetales pueden proteger contra otras enfermedades crónicas. Por eso es muy importante consumir muchas frutas y vegetales”.

Las manzanas y las peras tienen alto valor de fibras y de un flavonoide, llamado quercetina. En el estudio otros alimentos de la categoría blanca fueron el banano, la coliflor, el pepino y la achicoria.

Las papas no fueron clasificadas como blancas.

Los resultados deben ser confirmados por otros estudios, pero no sobra recomendar la ingestión de frutas y vegetales blancos. Y de todos los colores.

Un responsable de que aparezcan las canas

A unos, el cabello se les llena de nieve a los 60, a otros hacia los 50, pero a los 40 muchos tienen canas. Incluso, algunos las adquieren prematuramente.

Un estudio de investigadores del NYU Langone medical Center demostró por primera vez, según los autores, que una señal -conocida hasta ahora por controlar varios procesos biológicos- entre los folículos pilosos y las células madre melanocitos puede dictar el pigmento del cabello. El estudio fue publicado en el journal Cell.

“Hemos sabido por años que las células madre del folículo piloso y las células melanocitos productoras de pigmento colaboraban para producir el color del pelo, pero no sabíamos cómo”, explicó Mayumi Ito, uno de los investigadores.

Descubrieron que una señal denominada Wnt es esencial para la acción coordinada de esas dos líneas de células madre y críticas para la pigmentación del cabello: el estudio sugiere que la manipulación de Wnt puede ser una estrategia para obtener un color como el de las canas.

La investigación también ilustra un modelo para la regeneración de tejidos.

“El cuerpo humano tiene varias clases de células madre con el potencial de regenerar otros órganos”, dijo Ito. “Los métodos detrás de la comunicación entre las células madre del cabello y el color durante el remplazo del cabello nos pueden brindar pistas importantes para regenerar órganos complejos con distintos tipos de células”.

El estudio abre la posibilidad de que la señal Wnt es un sendero clave en la regulación de las células madre melanocitos y muestra cómo la conducta de estos está asociada con la regeneración del cabello. Esto ayuda a entender enfermedades en las que los melanocitos se pierden para dar paso a las canas o crecen desenfrenadamente en los casos de melanomas.

Con ADN se predice color del pelo

Cabellos se encuentran por todo lugar: en el piso, sobre los muebles y camas, en el cuarto de baño. Obvio que debe haber en la calle. La pregunta que podría hacerse uno cuando encuentra alguno es, ¿a quién pertenece?

Parece de una película de James Bond o del Superagente 86, pero en una escena de crimen en adelante podría saberse de qué color es el cabello del agresor, con base en rastros que deje.

Científicos de Erasmus MC con colegas polacos descubrieron que el ADN puede ser empleado para predecir el color probable del cabello de una persona. El hallazgo fue publicado en Human Genetics.

Con base en la información del ADN es posible determinar con una exactitud del 90 por ciento si una persona tiene cabello negro o rojo, y con una confiabilidad del 80 predecir si posee cabello rubio o castaño.

Esta nueva técnica permite diferenciar colores de cabello que son similares, por ejemplo entre rojo y rubio-rojizo, o entre rubio y rubio oscuro. El ADN puede ser tomado de una muestra de sangre, esperma, salía u otros materiales relevantes desde lo forense.

Los científicos han publicado artículos previos sobre la predicción del color de los ojos o la edad estimada de la persona con base en el ADN.

Manfred Kayser, de Erasmus MC indicó que “identificaos 13 marcadores de ADN de 11 genes que proporciona información para predecir el color del cabello de una persona”.

En un futuro se estudiará la manera de predecir el color del pelo en el cuerpo.

Se estrecha el cerco.

Abejorros más rápidos que humanos para ver

No se sabe con qué fin, pero los abejorros y abejas perciben los colores tres a cuatro veces más rápido que los humanos.
Como la velocidad de la visión demanda algo de energía, los resultados sugieren que identificar pronto los colores debe ser valioso para estos insectos.
“La visión del color no tiene que ser tan rápida, si usted quiere rastrear con precisión algo que se mueve, usted requiere procesar rápido porque ese algo se está moviendo, pero los objetos no cambian de color rápido, es un rasgo que tiene a permanecer”, dijo Peter Skorupski, investigador de Queen Mary, University of London, en Inglaterra Pero para estos insectos parece algo importante.
El investigador con su equipo colocaron pequeños electrodos en los fotorreceptores de los abejorros para ver cuán rápido respondían a los cambios de luz.
La rápida visión de colores podría servir para identificar las flores, pero como éstas son fijas, tal vez no sería la mejor explicación, especulan los científicos, cuyo artículo apareció en el Journal of Neuroscience.
Una razón más válida sería la de mantener el rastreo en la luz variable e intensa, lo que se da cuando vuela rápido entre los arbusto

Pecar tiene su color

Los pecados tienen colores. Así de simple. O de complicado. Tres estudios examinaron las asociaciones automáticas entre palabras con significados morales e inmorales y los colores negro y blanco. La velocidad de nombrar un color fue mucho más rápida en un experimento cuando las palabras en negro implicaban inmoralidad antes que moralidad, de acuerdo con el reporte de Gary D. Sherman y colegas de la Universidad de Virginia publicado en Psychological Science. Además, privilegiando la inmoralidad al tener los participantes copias a mano de una afirmación antiética, aceleraba la identificación de las palabras en fuente negra.
Aunque la metáfora de la pureza moral está bien documentada, esta es la primera demostración de que negro y blanco, como representaciones de un contagio negativo (negro contamina blanco) son partes centrales de esta metáfora. El pecado no sólo es sucio, sino negro. Y la virtud moral no sólo es limpia, sino también blanca.
Los hallazgos tendrían implicaciones en el entendimiento de los prejuicios raciales.

Las mujeres son verdes

Las mujeres son verdes y los hombres rojos. Y no se trata de un simple juego de palabras ni de la afición por algún conjunto deportivo. No. Michael : Tarr, profesor de ciencias cognitivas y lingüísticas en Brown University, descubrió una diferencia en el tono de la piel de las personas, diferencia asociada al género.
En su artículo, Gender Recognition of Human Faces Using Color, publicado esta semana en Psychological Science, reveló los resultados del análisis de docenas de rostros. Junto al estudiante Adrian Nestor, determinaron que los hombres tendían al rojo, mientras el tono verdoso de la piel era más común en las mujeres.
El hallazgo tiene implicaciones en estudios como el reconocimiento de los rostros, que siempre ha intrigado a los científicos, y en la industria, en campos como la publicidad y la manera como las mujeres se maquillan.
“La información del color es importante y útil para informarle, por ejemplo, a un hombre sobre una mujer”, indicó Tarr.
El científico analizó en su laboratorio cerca de 200 imágenes de hombres caucásicos y rostros femeninos, unos 100 por cada género compilados en un banco de datos en el Max Planck Institute en Tübingen, Alemania. fotografiados mediante un escáner en 3-D bajo iguales condiciones de luz y sin maquillaje.
Luego empleó un programa MatLab para analizar la cantidad de pigmentos rojos y verdes en los rostros.
Se encontró que si hay más rojo en el espectro, el rostro tiende a ser de un macho, pero si predomina el verde tiende a ser de una hembra.
Incluso en presencia de imágenes pixeladas o distorsionadas, personas sometidas a una prueba las identificaban como de hombre o mujer según el color rojizo o verdoso.

12