Sonda visitó el cometa con el hoyo

El cometa con una huella humana. Sí, el Tempel 1, si así pudiera decirse, no olvida a los humanos. O, al menos, la nave que en 2005 se le acercó y…le disparó.

El lunes pasado, la sonda Stardust visitó ese cometa situándose a menos de 200 kilómetros, desde donde tomó distintas imágenes. ¿Qué encontró?

Pudo ver el hoyo que dejó en el núcleo del cometa la nave Deep Impact, que en 2005 chocó contra este viajero del espacio.

Un informe de la Nasa reveló que tomó 72 imágenes de alta resolución y acumuló 468 kilobytes de datos sobre el polvo en su coma, esa nube que hace las veces de atmósfera cometaria.

Stardust se llamó, en esta misión, Stardust-Next, pues en 2006 ya se había acercado a otro cometa, del que recogió partículas y las trajo a la Tierra.

La misión permitió ver además del cráter dejado por Deep Impact, que algunos rasgos de la superficie habían cambiado con respecto a lo observado en 2005.

“Vimos un cráter con un pequeño montículo en el centro y parece que parte del material que eyectó en 2005 regresó al núcleo”, dijo Pete Schultz, de Brown University. Eso sugiere que el núcleo es frágil y débil.

Cortesía Nasa.

Nieva en el espacio

Si en la Tierra no escampa, en el espacio parece que tampoco. Eso se desprende de las imágenes tomadas por la nave Epoxi durante su acercamiento al cometa Hartley 2 el pasado 4 de noviembre, informó la Nasa.

Al comienzo, los científicos solo notaron los chorros hiperactivos del cometa. Una mirada más de cerca reveló una increíble maravilla: El espacio alrededor del núcleo es resplandeciente con pedazos de hielo y nieve, algunos quizás del tamaño de una pelota de baloncesto.

“No habíamos visto algo así”, dijo Mike A’Heran, investigador principal de la misión.

Es un fenómeno nuevo, apuntó Jessica Sunshine, del grupo investigador.

Lo otro llamativo es que nieva de abajo hacia arriba, desde la superficie del cometa que libera los chorros de hielo seco, que es CO2 sólido. Esos pedazos parece que transportan agua en forma de nieve congelada.

Un cometa sorprendente.

Foto del cometa, cortesía Nasa.

Conozca un cometa por dentro…

La sonda Epoxi, que hace cinco años había visitado el cometa Tempel 1, se acercó (jueves 4) a sólo 700 kilómetros del Hartley 2, un cometa de periodo corto que está hoy a unos 20 millones de kilómetros de la Tierra.

Poco después, comenzó a enviar las imágenes tomadas entre miércoles y jueves, las que revelan un cuerpo de tamaño sorprendente, una especie de corbatín.

A los ocho minutos del máximo acercamiento de la nave, la antena fue dirigida a la Tierra para comenzar a recibir los centenares de fotografías que captó horas antes, durante y tras el sobrevuelo a más de 43.000 kilómetros por hora de velocidad.

“Estamos conteniendo el aliento para ver qué descubrimientos nos aguardan en la observación más cercana”, dijo Michael A’Hearn, principal investigador de la sonda Epoxi en la Universidad de Maryland.

Charles Bolden, administrador de la Nasa, celebró el logro y consideró que con la información se sabrá más de los Orígenes del sistema Solar.

En las imágenes en blanco y negro se observa el núcleo alargado del cometa, más ancho en los extremos, brillando por la luz solar y despidiendo rayos, seguramente del material que desprende.

Los primeros análisis, divulgados en una rueda de prensa, muestran que el cometa tiene 100 veces menos volumen que el cometa Tempel 1.

“La nave ha suministrado las observaciones más intensas de un cometa en la historia”, dijo Ed Weiller, administrador asociado de la Nasa.

La misión de acercamiento al Hartley 2 comenzó el día 3 en la tarde, cuando las cámaras se enfocaron al núcleo. Una hora más tarde comenzaron a tomar imágenes.

Aunque hay muchas fotos en camino, los controladores tendrán trabajo arduo durante las próximas tres semanas: la sonda continuará tomando fotos y haciendo mediciones a medida que se aleje.

En la foto de la Nasa, el cometa Hartley 2.

Qué ciencia curiosa

Una modelación que buscó entender porqué los planetas y asteroides de nuestro Sistema Solar están distribuidos como lo están hoy, halló que alguna vez Júpiter, el mayor planeta, estuvo alguna vez más cerca del Sol que hoy. Los planetas no se formaron donde hoy están, porque si no Marte debería tener 10 veces más masa y Urano y Neptuno mucho menos. Datos de la División de Ciencias Planetarias de la American Astronomical Society. Curioso.

Cometa venenoso

En la Tierra, el cianuro es uno de los venenos más mortales. En el espacio, es uno de los ingredientes más comunes de los cometas. En el acercamiento de la sonda Epoxi-Deep Impact al cometa Hartley 2, que lo tendrá a ojo de tiro el 4 de noviembre, se ha hallado una rara expulsión de cianuro: la expulsión aumentó de 5 en 8 días en septiembre, según la Nasa. Curioso.

Adultos listos

En Suecia detectaron que las personas de 70 años son más lsitas que sus predecesores. Además, cada vez se hace más difícil diagnosticar la demencia, aunque el olvido sigue siendo una de las señales, según estudio de la Universidad de Gothenburg. ¿Estará pasando lo mismo en otros lados? Curioso.

Veneno salvador

Una toxina hallada en potente veneno del escorpión centroamericano Centruroides margaritatus es al menos 100 veces más potente para prevenir la hiperplasia neointimal (hace que la vena sea más sensible a la formación de placa aterosclerótica) la causa más común de fallo del bypass, según estudio de la Universidad de Leeds. Curioso.

Proteína deprimente

Un estudio que apareció el viernes en Science Translational develó cambios moleculares en el cerebro que podrían ayudar a explicar porqué algunas personas se recuperan con fortaleza de los apuros de la vida mientras que otros se hunden en las profundidades de la desesperación. Una proteína llamada p11 en el cerebro influencia la depresión en humanos y ratones; sin embargo la terapia genética puede estimular los niveles de p11 y revertir la depresión en ratones, reporta el estudio. Curioso.

Encuentran una sorpresa en la Luna

La Luna tiene un suelo más rico de lo que se pensaba, rico incluso en agua en forma de hielo, confirmó la Nasa.

Sodio, mercurio y quizás plata. Pero también metano, dióxido de carbono, amoníaco e hidrógeno.

Todo eso se detectó al analizar la información que se recogió el 9 de octubre de 2009 cuando las sondas gemelas Lunar Crater Observation and Sensing Satellite y su cohete acompañante fueron chocadas contra el cráter Cabeus en el lado oscuro del satélite natural de la Tierra.

Ese material no ha visto la luz del Sol durante al menos miles de millones de años.

La polvareda que se levantó voló unos 16 kilómetros encima de la corona del cráter y el Lunar Reconnaissance Orbiter, orbitando la Luna, recogió toda la información, que será publicada mañana en el journal Science.

El impacto desprendió unos 155 kilos de agua en hielo y en vapor, de un total de 4.000 a 6.000 kilogramos de material removidos durante el choque, que formó a su vez un cráter de 25 a 30 metros de ancho.

“Ver granos de agua pura en el chorro de material significa que el hielo fue puesto en la Luna en el pasado o algunos procesos químicos están haciendo que se acumule en grandes cantidades”, dijo Anthony Colaprete, investigador del proyecto en el Ames Research Center de la Nasa.

La variedad de materiales sugiere la acción de cometas o asteroides en el pasado y un ciclo activo del agua en las sombras lunares.

Un 20 por ciento del material eyectado fueron volátiles, compuestos que se congelan y son atrapados en los fríos cráteres y se vaporizan cuando los calienta el Sol.

Los instrumentos revelaron que el agua no se halla distribuida uniformemente, sino en sitios puntuales, que podrían estar también por fuera de la región de sombra perpetua. Tanto el agua como los volátiles pudo haber llegado por el golpe de algún cometa.

Foto cortesía Nasa.

¡Están cayendo decenas de estrellas fugaces!

No defraudó la lluvia de meteoros de las Perseidas, cuyo pico máximo se tuvo esta madrugada, observable en todo el planeta (y que se verá también esta noche y madrugada).
De 100 a 150 meteoros por hora observó el astrónomo Adrian West en el Reino Unido, quien incluso reportó algunos bólidos.
Para él, la lluvia fue mucho más nutrida que la de los últimos años. Es más, “creo que va a ser difícil que otra le gane”, dijo.
En Irán, Mohammed Reza Zaman reportó a SpaceWeather, fue muy nutrida. Uno al menos cada minuto.
En Noruega, informó Ruanr Sandes, fue espléndida. A veces llegaban dos o tres al tiempo.
Anthony observó en la Florida, Estados Unidos, que muchos meteoros como que estallaban en su recorrido.
Robert Roy, editor de SpaceWeather contó 20 en 20 minutos. La mayoría tenues, pero hubo una tan brillante como Júpiter, que dejó marcada una estela por el camino que transitó.
La lluvia de meteoros se produce cuando la Tierra se encuentra con el camino que siguió algún cometa en su camino hacia el Sol. Se conocen como lluvias de estrellas. Los meteoros, por lo general pequeñísimas partículas de material, se encienden cuando están entre 60 y 120 kilómetros encima de la superficie, desapareciendo instantes después al ser consumidas por la atmósfera. Las más brillantes se llaman bólidos. Aunque no lo crea, entran a una velocidad cercana a los 225.00 kilómetros por hora, de acuerdo con el reporte preparado por Tony Phillips, de la Nasa.
La lluvia de las Perseidas se llama así porque parece provenir de la constelación Perseo. Las que se están apareciendo por estos días provienen de la estela que dejó el cometa Switf Tuttle, asociado a esta lluvia de todos los agostos) en los años 441, 1479 y 1862.
Para observar una lluvia de meteoros no se necesita instrumento alguno. Sólo acostarse en el suelo, para evitar un buen dolor de cuello, y mirar a cualquier lado, aunque se recomienda hacia el nordeste. Eso sí, lejos de cualquier luz, que haría perder muchos meteoros.
Para curiosos y amantes de este espectáculo, en la noche de hoy viernes y amanecer de mañana sábado, se podrá ver también la lluvia, aunque en menor cantidad. Pero si la hoy en la madrugada fue tan nutrida, podría haber una buena sorpresa. De todas maneras, observar un meteoro cada 30 segundos a 2 minutos no deja de ser emocionante.
En la foto de Reuters, una perseida cruza el cielo encima de El Torcal, España.

Viaje a un asteroide

¿Cómo es un asteroide? No es fácil imaginarlo desde la Tierra, en donde solo los muy aficionados a la Astronomía logran observarlos, amén de los científicos.
Pues bien, el sábado 10, la sonda Rosetta, una misión de la Agencia Espacial Europea, sobrevoló uno, Lutetia, a una distancia de apenas 3.162 kilómetros.
Sobre este cuerpo existían dos hipótesis: que era un remanente de la formación del Sistema Solar o que se trataba de una gran roca de hierro, producto del choque de dos objetos.
Todo indica, según las primeras imágenes, que la primera es más cierta, por la conformación esponjosa del distante asteroide, repleta de cráteres conseguidos durante miles de millones de años.
Se observó además una gran depresión, viéndose que es un objeto elongado de unos 134 kilómetros de longitud.
Rosetta tardó 15 segundos en pasar sobre él, pero desde mucho antes y aún después continuó observándolo con sus instrumentos.
La sonda proseguirá su viaje para encontrarse en 2014 con el cometa Churyumov-Gerasimenko, y lo seguirá casi desde la órbita de Júpiter hasta las cercanías del Sol. En noviembre de 2014 liberará la sonda Philae, que aterrizará en el núcleo del cometa.
¿Interesante?
Foto cortesía ESA

Un mensajero de más allá

Cometas. Para los amantes de estos viajeros espaciales, hayan observado alguno o no: por estos días se puede observar un cometa en el cielo. Se encuentra al oeste de la cabeza de Escorpión, luego de las 4 de la mañana hora colombiana. Será más visible al comenzar febrero, cuando se espera que pueda ser visto a simple vista. Hoy se aprecia sin ayuda óptica en cielos muy oscuros, lejos de toda contaminación lumínica.
Se trata del cometa C/2007 N3 (Lulin), que pasará a tan solo 0,41 Unidades Astronómicas de la Tierra el 24 de febrero. Una unidad es la distancia Tierra-Sol o sea 150 millones de kilómetros para redondear.
Una oportunidad para aprovechar. Y un programa sano y divertido. En la foto se aprecia el cometa, en el centro de la imagen.
Los cometas son bolas de hielo y polvo. Unos demoran pocos años en dar la vuelta alrededor del Sol, otros pueden tardar cientos de miles de años. Los primeros se denominan de periodo corto y pueden residir hacia el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. Los otros, en el cinturón de Kuiper o en la nube de Oort, muchísimo más allá de Plutón.

A vuelo de pájaro

Datos que sorprenden: este viernes, la sonda Rosetta pasará mañana a tan solo 800 kilómetros del asteroide 2867 Steins, lo que será aprovechado para una sesión fotográfica con todos los lujos. Y ¿saben? En ese momento la minúscula nave se encontrará a 360 millones de kilómetros de la Tierra. Está tan lejos, que las señales que emite tardan 20 minutos en llegar a la base acá.
¿Se imagina la precisión para manejar la nave? Mientras envía una señal mostrando la posición y recibe la respuesta, han pasado al menos 40 minutos.
La sonda pasará cerca de otros asteroides en el cinturón que hay entre Marte y Júpiter. Su objetivo final es el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.
Se ve acá un dibujo de la sonda cerca del asteroide, cedida por la Agencia Espacial Europea, dueña del proyecto.