¿Está el altruismo en los genes?

Algunos lo son, no todos, ¿por qué? Vaya pregunta interesante. El altruismo, como muchas otras conductas humanas, fue un proceso evolutivo.

Tim Phillips y colegas de la Universidad de Nottingham y el Institute of Psychiatry, King’s College de Londres encontraron evidencia genética de que la conducta altruista puede haber evolucionado porque era una de las cualidades que nuestros ancestros buscaban en un compañero.

El estudio fue publicado en el British Journal of Psychology.

El estudio investigó si esa conducta evolucionó como resultado de la selección sexual y para eso 70 mellizos idénticos y 87 no idénticos respondieron un cuestionario relacionado con los propios niveles de altruismo.

El análisis estadístico de sus respuestas reveló que los genes influenciaban la variación en la preferencia de esas personas hacia un compañero y su propio comportamiento altruista, una señal de que la selección sexual pudo actuar.

Los científicos hallaron, para su interés, una correlación genética entre esos dos aspectos. Esto sugiere que en nuestro pasado evolutivo, aquellos con una preferencia fuerte hacia el altruismo, se emparejaban con más frecuencia con personas altruistas, apoyando un vínculo con la selección sexual.

Para Tim, los resultados son consistentes con un vínculo entre el altruismo humano hacia los que no son parientes y la selección sexual y enciende una luz en el rompecabezas del comportamiento altruista, que parece a primera vista no cuadrar en la teoría evolutiva.