Teletransportan un fotón a 150 kilómetros

La repetida escena de la serie Viaje a las Estrellas (Star Trek), uno de los personajes que se sitúa en el centro de una cámara y comienza a desaparecer para aparecer en otro lugar, es realidad ahora… a escala de fotones.

Y aunque no se crea, se han roto varios récords. Por ejemplo, hace solo dos semanas se anunció un experimento chino en el cual físicos teleportaron (teletransportaron) fotones a una distancia de casi 100 kilómetros, muchísimo más que lo que se había logrado hasta entonces.

Pero a fines de esta semana, un grupo europeo quebró la marca china, teletransportando fotones entre las islas Canarias de Tenerife y La Palma a una distancia de 150 kilómetros.

La próxima meta, según los grupos, será enviar el fotón a un satélite. La tecnología para lograrlo está madura.

El experimento en Canarias no fue sencillo. En circunstancias ordinarias, la información cuántica que los fotones portan no puede sobrevivir su paso por la atmósfera. Simplemente se pierden.

De hecho, el grupo europeo dijo que el tiempo inusualmente malo incluyendo viento, cambios rápidos de temperatura e incluso tormentas de arena afectaron el experimento. “Estas condiciones severas retrasaron nuestro experimento casi un año”, según Anton Zeilinger, del Institute for Quantum Optics and Quantum Information en Viena.

Si se envía un fotó a un satélite el tiempo no incidiría tanto pues habría menos para atravesar si se disparan los fotones hacia arriba.

Para lograr la nueva marca, Zeilinger y colegas perfeccionaron varias técnicas para reducir el ruido, que de otra manera hubiera cubierto la señal cuántica.

Por ejemplo, lograr la sincronziación de relojes en ambas islas para saber el momento exacto en que llega el fotón disparado. Se logró una sincronización con solo 3 nanosegundos de desviación.

El resultado establece una interesante competencia entre el este y el oeste. Los experimentos prueban que sí se puede intentar la teleportación a un satélite en órbita. Como la teletransportación es la base de una comunicación casi perfectamente segura, el premio es una red de comunicaciones global que no puede ser hackeada en principio.

¿Quién ganará?

El licor mata las emociones

El exceso mata. O no deja obrar. La ingestión excesiva y crónica de bebidas alcohólicas pueden conducir a un daño cerebral en distintos niveles, incluyendo el desarrollo de anormalidades emocionales que pueden interferir con unas relaciones interpersonales sanas.
Hallazgos de un reciente estudio utilizando imágenes de resonancia magnética sugieren que la disminuida actividad de la amígdala y el hipocampo producen problemas emocionales como los observados en alcohólicos con una larga abstinencia.
Los resultados serán publicados en noviembre en Alcoholism & Clinical Experimental Research.
“Como la mayoría de órganos, el cerebro es vulnerable al daño por el excesivo consumo de alcohol”, dijo Ksenija Marinkovic, profesor en el departamento de Radiología de la Universidad de California en San Diego. “El riesgo de daño cerebral y los déficits de neurocomportamiento relacionados varían de persona a persona, dependiendo de un amplio rango de factores como la cantidad y la duración de la ingestión de alcohol, la edad, el género, la historia familiar de alcoholismo y la salud en general. La mayoría de los déficits comunes incluyen dificultades con la memoria, razonamiento reducido y discapacidad en la solución de problemas y anormalidades emocionales”.
Estas anormalidades debidas al alcoholismo pueden ser sutiles, explicó Marinkovic, como no captar señales faciales o verbales, o muy obvias, como la apatía y la inexpresividad de emociones, o los súbitos ataques de ira.
“Los alcohólicos también tienen problemas en juzgar las expresiones emocionales de los rostros de otras personas. Esto puede derivar en una mala comunicación durante situaciones muy emotivas y conducir a conflictos innecesarios en las relaciones interpersonales. Las repercusiones negativas pueden incidir, a la vez, en un aumento en el consumo de licor”.