Con el manos libres parece borracho

Celular. No es asunto de utilizar el manos libres o no. Lo que distrae es la conversación. Los conductores se distraen más al hablar por celular que conversando con un pasajero en el auto, según un nuevo estudio de Frank Drews, David Strayer y Monisha Pasupathi de la Universidad de Utah.
En el estudio, para el cual emplearon un sofisticado simulador, se encontró que cuando los conductores conversan por celular, se desvían de su carril y se pasan las salidas a otras vías de su ruta con más frecuencia que cuando conversan con un acompañante en el vehículo. Los hallazgos serán publicados en el Journal of Experimental Psychology: Applied en diciembre 15.
“El pasajero le suma ojos al conductor, le ayuda a navegar y le recuerda a dónde van, según Strayer.
Estudios previos de Drews y Strayer habían hallado que el mano libres distrae tanto como tomar el celular en la mano, pues es la conversación la mayor distracción. Encontraron además que cuando los jóvenes conversan por el celular mientras manejan, su tiempo de reacción es tan lento como el de los adultos mayores.
Y hay un dato adicional: los conductores que conversan por celular están tan impedidos como quienes poseen un 0,08 de alcohol en su sangre, lo que en la mayoría de los estados en E. U. es conducir ebrio.
Foto en el simulador, cortesía Nate Medeiros-Ward, U. Utah