Descubrimientos curiosos

La tranquilidad es vital. Un análisis de 14.000 hogares en el Reino Unido encontró que las personas que dormían mejor eran aquellas con altos niveles de educación y que estaban casadas. También el tipo de trabajo que desarrollan afecta el sueño, con aquellos en actividades rutinarias reportando un peor dormir que aquellos en ocupaciones profesionales. Sara Arber, profesora de la Universidad de Surrey que analizó los hallazgos, dijo que “dados los vínculos entre sueño, las circunstancias sociales y económicas y la mala salud hallados en este estudio, las campañas de promoción social deberían abrir la posibilidad de que los problemas del sueño en los desfavorecidos de la sociedad puede ser un factor que incide en la deficiente salud”. Bien curioso.

Calcetines. Tim Blackmore y colegas analizaron en The Foot el efecto de las medias sobre las fuerzas de reacción vertical y anteroposterior al piso al caminar y al correr. Es decir, si protegían contra la presión experimentada al caminar. Estudios previos indicaban que las medias pueden proteger contra heridas por la absorción y/o redistribución de las fuerzas de impacto, pero no se hacía estudiado mucho el efecto de las medidas deportivas. Al caminar, las medias especiales eran mejores que caminar descalzos, pero a los 5.000 metros sus efectos disminuían. Todo nos lo venden perfecto. Curioso.

La porción del cerebro responsable de la lectura visual no requiere del todo visión, según un estudio publicado en Current Biology. Estudios con imágenes cerebrales de personas ciegas mientras leían palabras en Braille, mostraron actividad precisamente de la misma parte del cerebro que se activa cuando alguien que ve lee. El hallazgo desafía aquellos textos que dicen que el cerebro está dividido en regiones especializadas para procesar información que proviene de un sentido u otro, dijeron los investigadores. “Un área cerebral puede cumplir una función única, en este caso leer a pesar de que forma llegan los impulsos sensoriales” dijo uno de los investigadores. Muy curioso.

Cualquier papá afirma que criar un hijo es una labor intelectual y emocionalmente llenadora. A pesar de su sacrificio profesional, de las dificultades financieras y de la reducción en la satisfacción marital, muchos padres siempre insisten en que sus niños son una fuente esencial de felicidad y plenitud en sus vidas. Un nuevo estudio en Psychological Science sugiere que los padres crean ese cuadro rosa del goce parental como una manera de justificar toda la inversión que sus hijos necesitan. Curioso.

La grasa nos vuelve algo bobos

Medio estúpidos, perezosos y gordos. Una combinación nada deseable. Pero eso podría estar ocurriéndoles a quienes consumen dietas ricas en grasas.

¿Cómo así? Una investigación publicada en The Faseb Journal mostró que en menos de 10 días de haber comenzado a consumir esa clase de dietas, ratas experimentaron una pérdida notoria en la memoria de corto plazo y tenían menor capacidad para el ejercicio.

Unos resultados que muestran una unión importante entre lo que comemos, pensamos y cómo se comportan nuestros cuerpos.

“Las dietas occidentales son altas en grasa y están asociadas con complicaciones a largo plazo, tales como obesidad, diabetes y problemas del corazón, pero las consecuencias a corto plazo han recibido poca atención”, indicó Andrew Murray, co autor del estudio, este viernes en la Universidad de Cambridge en el Reino Unido.

Murray y sus colegas estudiaron ratas alimentadas con una dieta baja en grasas (7,5 por ciento de calorías como grasa) y otras alimentadas con dieta rica en grasas (55 por ciento de calorías como grasa).

Los investigadores hallaron que los músculos de las ratas que comían la dieta grasosa por cuatro días, eran menos capaces de usar oxígeno para producir la energía necesaria para el ejercicio, haciendo que sus corazones trabajaran más duro y aumentara el tamaño. A los nueve días, las ratas demoraron más en completar un laberinto y cometieron más errores que las otras ratas.

Los científicos investigaron luego las causas celulares de tales problemas, en especial la mitocondria de las células musculares. Hallaron niveles más altos de una proteína que las hacía menos eficientes en el uso del oxígeno requerido para producir la energía que requería correr.

Gordas, torpes y lentas. Ya lo sabe.