Si no se acuerda de algo, duerma

Otro de los beneficios de dormir bien: no solo protege los recuerdos sino que hace que sea más fácil traerlos en un momento tras despertar, según nuevo estudio de University of Exeter y el Basque Centre for Cognition, Brain and Language.

Luego de dormir es más fácil acordarse de algo que no podíamos recordar cuanto estábamos despiertos sugiere el estudio.

En dos situaciones en donde las personas olvidaron información durante 12 horas de vigilia, una noche de sueño facilitó el acceso a trazos de esa memoria que inicialmente eran muy débiles para ser recuperados.

El estudio publicado en Cortex rastreó los recuerdos de vocablos nuevos aprendidos antes de una noche de suelo o en un periodo equivalente de vigilia. A las personas se les pidió recordar las palabras tras haberlas conocido y luego de un periodo de sueño o de vigilia.

La investigación halló que en comparación con la vigilia completa en el día, el dormir ayudaba a rescatar más los recuerdos.

Para Nicolas Dumay “dormir casi que dobla las chances de recordar material que no se había logrado traer. El impulso en la accesibilidad tras dormir puede indicar que algunos recuerdos son consolidados en la noche. Esto respalda la noción de que dormidos recuperamos información señalada como importante”.

Aunque parece evidente ese hallazgo, si los recuerdos son más vívidos y claros tras dormir aún no es objeto de investigación.

Para Dumay, el impulso en la memoria proviene del hipocampo.