Encontraron un continente perdido

El profesor Ashwal estudia las rocas donde se encontraron los circones. Foto Susan Webb/Wits University

El profesor Ashwal estudia las rocas donde se encontraron los circones. Foto Susan Webb/Wits University

Tanto que se ha especulado del continente perdido y fue hallado. Bueno no es el que tanto dicen las leyendas, es otro. Continuar leyendo

Crean plástico que se autorregenera

Científicos revelaron el desarrollo de un nuevo género de plásticos que imitan la piel humana: se reparan a sí mismos cuando se cortan o rajan, lo que ofrece una oportunidad para la reparación de teléfonos celulares, portátiles, carros y otras superficies que podrían autorrepararse.

La revelación fue hecha por Marek Urban en la American Chemical Society, quien describió los plásticos, que cambian de color para advertir daños y se sellan a sí mismos cuando son expuestos a la luz.

“La Madre Naturaleza nos ha endosado toda clase de sistemas biológicos con la capacidad de repararse”, dijo Urban.

“Algunos podemos verlos, como la piel regenerándose, o la corteza de árboles. Otros son invisible, como el sistema de autorreparación que el ADN emplea para arreglar daños en los genes. Nuestro nuevo plástico trata de imitar la naturaleza, mostrando una señal roja cuando se daña y renovándose a sí mismo cuando es expuesto a la luz visible, cambios de temperatura o pH”.

Urban, de la University of Southern Mississippi en Hattiesburg, avizora una amplia variedad de aplicaciones potenciales para este desarrollo. Desde rayones en los guardabarros de los autos hasta partes críticas en la estructura de aviones, en cuyo caso los ingenieros mirarían, al aparecer la señal roja si se hace el autosellado o se remplaza la pieza.

Aunque los plásticos son de uso extendido, un problema con ellos ha sido que una vez rasgados su reparación es difícil o imposible. Este avance soluciona el inconveniente.

El equipo de Urban desarrolló el plástico con pequeñas uniones moleculares o puentes que extienden las largas cadenas de químicos que componen los plásticos. Cuando el material es rasgado, esas uniones o vínculos se rompen y cambian de forma, con lo que se produce un cambio visible de color, un manchón rojo alrededor del defecto. Ante la luz solar o la luz de una bombilla, cambios en el pH o la temperatura, el puente se reforma, sellando el daño y borrando la marca roja.

Guardar comida sí paga dice un pájaro

Para sobrevivir en los duros días del invierno canadiense, un pequeño pájaro debe almacenar alimento en los sitios indicado, pues de lo contrario quizás no llegue a la primavera.

A diferencia de la mayoría de las aves que emigran en invierno, el arrendajo gris canadiense (Perisoreus canadensis) permanece todo el año en la foresta boreal de Canadá, donde depende de las fresas, hongos, insectos, restos de animales y otros productos escondidos en fisuras y agujeros de los árboles durante el verano y el otoño.

Estos pajaritos recuerdan dónde almacenaron decenas de miles de pedazos de alimentos en un territorio de unas 160 hectáreas.

“Lo que es más destacable es que las hembras comienzan a criar a mediados de febrero, cuando la temperatura está usualmente 15 grados bajo cero y hay poca comida en los alrededores, por lo que esos escondites son fundamentales no solo para sobrevivir al invierno sino para una reproducción exitosa.”, expresó Ryan Norris, del Departamento de Biología Integradora de la Universidad de Guelph, coautor del estudio que apareció en Oecologia.

Con Dan Strickland, un jefe naturalista del Algonquin Park en Ontario, ya retirado, estudió una población de arrendajos en el borde sur del parque. Registros de los 33 últimos años han revelado que el número de estos pájaros ha descendido con mayor rapidez en territorios dominados por árboles que pierden las hojas, como el maple, que en áreas pobladas más que todo por coníferas como el abeto negro.

Los investigadores creían que ciertas características de la corteza de los árboles podría influir en la calidad de la comida almacenada. La corteza y el follaje de las especies boreales subalpinas, por ejemplo, tienen propiedades antibacteriales y antifúngicas que pueden ayudar a preservar la comida. La tesis la pudieron corroborar, pero aún andan en busca de la respuesta del porqué la reducción de individuos en el Parque. El cambio climático podría estar incidiendo.

En la foto de Dan Strickland, un arrendajo recibe un gusano para comer.

El increíble caso de la mariposa que cambió de color

La contaminación transforma o… mata. El increíble caso de una mariposa que cambió de color debido a la polución en el aire británico del siglo 19.

La forma típica de la mariposa del abedul (Biston betularia) era con alas de colores suaves, bañadas con manchas oscuras, un camuflaje perfecto para esconderse a los pájaros sobre la corteza de los abedules que abundaban en su hábitat. Pero tras la revolución industrial en Gran Bretaña y Estados Unidos, el aire se contaminó, con partículas oscuras que cubrían las superficies, incluidos los árboles.

Bien, una sola mutación en una mariposa provocó el aumento del pigmento oscuro en sus descendientes, un caso de melanismo, de acuerdo con sorprendente hallazgo hecho por Ilik Saccheri, biólogo evolutivo de la Universidad de Liverpool en Inglaterra, y colegas, publicado en Science.

Tras esa mutación, se presentó una explosión de mariposas oscuras, quizás porque los pájaros no podían distinguirlas en medio de un aire muy contaminado y se comían entonces las mariposas más claras.

La historia increíble no termina acá. Digamos primero que Saccheri y su grupo utilizaron una técnica llamada mapeo por vínculos para buscar el gen responsable de la modificación. Un mapa de estos pone rasgos en grupos de acuerdo con cuán a menudo son transmitidos a la próxima generación, lo que indica con qué proximidad se presentan en un cromosoma. Mientras más juntos estén en una secuencia genética, menos probable que se separen durante la división celular, y más seguro que se transmitan juntos.

La técnica condujo al cromosoma 17, donde se halla un gen que los científicos creen es el responsable del extraño caso de melanismo industrial.

Ahora bien: ¿qué ha pasado? Con las medidas de mitigación de la contaminación ambiental en los años 70 del siglo pasado, las poblaciones de mariposas oscuras comenzó a decaer y empezaron a prevalecer de nuevo las de formas claras.

Tales cambios en tan corto tiempo han situado a la mariposa de los abedules como un ejemplo claro de selección natural.

No sobra decir que una vez identificada la región del cromosoma, los investigadores examinaron mariposas coleccionadas de 1925 a 2009 para establecer que la selección se produjo en un individuo y no en un conjunto, en cuyo caso los rasgos heredados variarían más. Foto cortesía Science.

Café y glucosa mejoran trabajo cerebral

Café. Hasta ahora se ha demostrado que es malo para casi nada. O nada. Y sí es bueno en diferentes situaciones.

Miren lo que se encontró: la combinación de cafeína y glucosa puede mejorar la eficiencia de la actividad cerebral, según un estudio que empleó imágenes por resonancia magnética funcional para identificar el sustrato neuronal de los efectos combinados de esas sustancias.

El estudio fue publicado en Human Psychopharmacology: Clinical and Experimental, por Joseph Serra, Ana Adan y colegas.

“Nuestro principal hallazgo es que la combinación de las dos sustancias mejora el desempeño cognitivo en términos de mantener la atención y el trabajo de la memoria al incrementar la eficiencia del área del cerebro responsable de las dos funciones, explicó Serra. Esto respalda la idea de un efecto sinérgico entre las dos sustancias. , con el cual una aumenta el efecto de la otra.

En específico, el grupo encontró que los individuos que consumían café y glucosa en combinación presentaban una activación cerebral reducida asociada con la tarea en la corteza parietal bilateral y la corteza prefrontal izquierda, dos regiones que participan activamente en los procesos de atención y memoria. La actividad reducida y el hecho de que no se observó ninguna caída en la conducta de desempeño durante la tarea realizada sugiere que el cerebro es más eficiente bajo el efecto combinado de las dos sustancias, puesto que requiere menos recursos para producir el mismo nivel de desempeño requerido por quienes recibieron un placebo en experimento o por quienes tomaron sólo cafeína o glucosa.

La glucosa se encuentra libre en las frutas y en la miel.

Sacando fuego de las entrañas de la Tierra

De esas cosas que podría uno estar desocupado, sentado en cualquier banca mirando por la ventana o al campo y los pensamientos van y vienen. Ideas locas o no tan locas.

Eso podría aplicarse al tema que presenta Unni Skoglund, periodista alemana freelance en Gemini Magazine.

¿Se puede tomar energía del fondo de la Tierra? Allí, bajo los pies de los miles de millones de seres humanos, hay una poderosa fuente de calor. Aunque no lo crea, 99 por ciento del planeta tiene una temperatura de 1.000 grados centígrados o más.

Hasta ahora, apenas se araña la superficie, pero poco a poco el hombre comienza a cavar. O a perforar.

Una sola fracción del calor geotermal, serviría para alimentar las necesidades de todo el planeta, cree Are Luna, investigador en Sintef Materials and Chemistry. Con un ingrediente: no contamina.

Un tercio del flujo de calor proviene del calor original en el núcleo de la Tierra y en el manto (la capa más cercana a la corteza). Los otros dos tercios se originan en la radioactividad de la corteza, en donde sustancias radiactivas continuamente se transforman y generan calor, que es transportado a las capas rocosas más cercanas a la superficie.

Hasta acá, todo bien. Pero… ¿y cómo obtenerlo?

La energía geotermal que proviene de los 150 a 200 metros debajo de la superficie es energía geotermal de baja temperatura. Hoy en día es extraída en distintas partes.

Una compañía noruega, Rock Energy, quiere recoger energía a 5.500 metros de profundidad, en la cual se puede tener agua a 90-95 grados para ser utilizada en plantas de calentamiento.

Pero si se quiere reducir la emisión de CO2 y obtener energía limpia, hay que cavar más hondo. En ese país se creó el Norwegian Centre for Geothermal Eenrgy Research, con universidades, instituciones de investigación y la industria.

La meta: llegar a los 10.000 metros o más. Allí se puede obtener la llamada agua supercrítica con una temperatura de al menos 374 grados y una presión de al menos 200 bares. Eso multiplica por 10 la cantidad de energía que puede ser extraída y la cantidad de energía geotermal producida podría igualar la que genera una planta nuclear.

¿Hasta dónde se ha llegado? Las compañías petroleras han alcanzado los 5.000 metros, donde las temperaturas alcanzan los 170 grados centígrados. Perforar más hondo trae una serie de problemas tecnológicos no resueltos aún, tanto de orden de la perforación en sí como de los materiales empleados.

A esa temperatura el acero se torna quebradizo y el plástico y los componentes electrónicos se derriten.

La industria del petróleo y el gas, tiene ensayos para llegar a los 12.00 metros. Aprender de ellos será una opción válida en busca de la energía geotermal.

Para Luna, en 10 años se tendrían materiales que resistan hasta los 300 grados centígrados. En 25, quizás, para llegar a los 500 grados.

La energía termal además de limpia es democrática en teoría. Debajo de cada país hay calor almacenado, pero la temperatura varía de sitio en sitio debido al grosor de la corteza, que no es uniforme. En latitudes norte, como Noruega, la temperatura aumenta unos 20 grados por kilómetro dentro de la corteza. En otras regiones, pueden ser 40 grados.

¿Será posible? Los sueños, sueños son, pero este tras el viaje de Julio Verne en la segunda mitad del siglo XIX parece acercarse a ser verdad. Pero con calma. Todo a su debido momento.

El cerebro manda la mano

Qué curioso: cuando realizamos una tarea sencilla, como oprimir un botón, o alcanzar una taza de café, el cerebro corre para decidir si será la mano izquierda o la derecha la que ejecute la acción. Pero es más probable que la mano izquierda gane si cierta región del cerebro recibe estimulación magnética, según una investigación de la Universidad de California en Berkeley.

El hemisferio izquierdo del cerebro controla las habilidades motrices del lado derecho del cuerpo y viceversa. Al estimular la corteza parietal, que desempeña un rol clave en el procesamiento de las relaciones espaciales y la plantación del movimiento, las neuronas que gobiernan esas habilidades quedaron interrumpidas. El ensayo se hizo con 33 voluntarios derechos, a los que se les aplicó una estimulación transcraneal en la región de la corteza parietal posterior y comenzaron a usar más la mano izquierda.

Se corre la Tierra

¿Sabía que la superficie de la Tierra se está desplazando hacia el norte unos 0,88 milímetros cada año, debido al rebote de post-glacial? El rebote es la respuesta de la superficie terrestre al retroceso de los glaciares y la resultante pérdida de peso. Para Xiaoping Wu, del Jet Propulsión Laboratory de la Nasa en Pasadera, el cambio se debe al derretimiento de la capa helada Laurentida, que cubría la mayor parte de Canadá y y parte del norte de Estados Unidos en la pasada edad de hielo. El estudio fue publicado en Nature Geoscience.

El tamaño va con la personalidad

Como la tenga de grande, así es su personalidad. Qué interesante: científicos hallaron una correlación entre el tamaño de distintas zonas del cerebro con la personalidad de las personas.
Por ejemplo, aquellos bien racionales tienden a tener una corteza prefrontal lateral más grande, una región cerebral involucrada en la plantación y el control del comportamiento.
Para los psicólogos, los rasgos de la personalidad se dividen en cinco factores, llamados por ellos los Cinco Grandes: racionalidad, extroversión, neuroticismo, agradabilidad y apertura-intelecto.
Pues bien, Colin DeYoung, de la Universidad de Minnesota y colegas querían saber si esos factores estaban correlacionados con el tamaño de las estructuras cerebrales.
Pidieron a 116 voluntarios describir su personalidad mediante un cuestionario y luego mediante imágenes midieron el tamaño relativo de diferentes partes del cerebro. Encontraron varios vínculos entre el tamaño de ciertas regiones y la personalidad, de acuerdo con lo que publicaron en Psychological Science.
Los extravertidos obtienen más placer de cosas como la interacción social y son más dados a la búsqueda de recompensas. Estudios previos habían hallado partes del cerebro activas en la búsqueda de recompensa y DeYoung encontraron que en los extravertidos, la corteza orbitofrontal, justo encima y atrás de los ojos, era más grande.
El estudio halló asociaciones similares para la racionalidad, el neuroticismo y la agradabilidad. Sólo en el caso de la apertura-intelecto no hubo una asociación clara.
No quiere decir que esto viene de nacimiento. El cerebro se va modificando durante la vida. Las experiencias cambian el cerebro y estos cambios modifican a la vez la personalidad.

¿Huelen más los ciegos?

Puede que no vean, pero qué sentido del olfato tienen. O desarrollan más otros, como el tacto o el oído. ¿Será que los ciegos huelen mejor?
Mathilde Beaulieu-Lefebvre, del Departamento de Psicología de la Universidad de Montreal, desbarató el mito de que los ciegos tienen un sentido del olfato más agudo que el de las personas con visión. Lo que sucede, encontró, es que la pérdida de su visión hace que le presten más atención a cómo perciben los olores.
“Si usted entra a un cuarto en el cual se prepara café, usted mirará la cafetera. El invidente que entre al mismo cuarto sólo tiene el olor del café como única información. “Ese olor será por lo tanto muy importante para su representación espacial”, dijo.
El estudio lo realizó con 25 sujetos, 11 de ellos ciegos de nacimiento. La idea era verificar o no la leyenda de que tienen un mejor sentido del olfato, dijo Maurice Ptito, director de tesis de Mathilde.
Mediante imágenes funcionales, el equipo determinó que los invidentes utilizan su corteza olfativa secundaria más que los videntes cuando huelen. También emplean la corteza occipital, que normalmente emplean para la visión. “Eso es muy interesante, porque significa que los ciegos están recuperando esa parte del cerebro”, dijo Ptito. No se trata de un reciclaje, aclaró, sino de una reorganización.
El estudio podría tener aplicaciones para facilitar el desplazamiento de los invidentes en sitios como los centros comerciales, donde distintos almacenes y salones tienen su propio aroma.