Galaxias viejas aún procrean estrellas

Galaxias viejas que aún forman estrellas. Astrónomos del Texas A&M encontraron que algunas de las más antiguas galaxias surgidas en los primeros tiempos del universo, aún tienen zonas donde nacen estrellas.
Con el telescopio espacial Spitzer de la Nasa, el grupo de astrónomos encabezado por Kim-Vy Tran descubrió al observar galaxias antiguas que una fracción significativa de ellas aún produce estrellas.
Miraron en esencia un cúmulo galáctico de 10.000 millones de años luz, conocido como CLG J02282-05101, que luce muy moderno pese a haberse formado cuando el universo apenas tenía 4.000 millones de años.
Sorpresa resultó que ser que la tasa de nacimiento estelar es más alta en el centro del cúmulo que en el borde, a diferencia de lo que sucede en la porción local del universo, donde los núcleos de esos cúmulos son cementerios de galaxias elípticas masivas compuestas de estrellas viejas.

Un paisaje para nada calmado

Un vecindario tumultuoso. Esta foto del telescopio Hubble parecen los fuegos artificiales de una fiesta decembrina. Pero no. Se observa al centro un cúmulo de estrellas rodeado por nubes de gas y polvo interestelar, material en bruto para la formación de otras estrellas.
Esta nebulosa está situada a 20.000 años luz hacia la constelación Carina. El cúmulo se conoce como NGC 3603.
No se trata de una pose para la foto de tranquilos habitantes de esa región. La radiación ultravioleta y los violentos vientos estelares han abierto un boquete en la nube de gas y polvo, lo que permite ver sin problemas la agrupación de jóvenes y calientes estrellas.
La mayoría de estrellas nació alrededor del mismo tiempo, pero difieren en tamaño, masa, temperatura y color. El curso de la vida de una estrella es determinado por su masa, por lo que un cúmulo de determinada edad contiene estrellas en varias etapas de sus vidas, dando una oportunidad para análisis detallados de los ciclos de vida estelares. NGC 3603 contiene además varias de las estrellas más masivas conocidas. Estrellas que viven rápido y mueren pronto, quemando su combustible de hidrógeno aceleradamente y terminando sus vidas en explosiones de supernova.
Los cúmulos como este proveen pistas para entender el origen de la formación de estrellas masivas en el primigenio y distante universo. Los astrónomos los utilizan además para estudiar distantes estallidos que ocurren cuando chocan las galaxias, desencadenando una frenética formación de estrellas.
La imagen fue captada en agosto y diciembre de 2009.

Nos invadieron sin avisar

La Vía Láctea ha sido invadida. Sí, aunque parezca raro. No llegaron seres de otras galaxias, pero sí… ¡grupos de estrellas!
Cerca de un cuarto de los cúmulos globulares de estrellas provienen de otras galaxias, según un estudio de astrónomos de Swinburne University of Technology en Australia, que será publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.
El profesor Duncan Forbes ha mostrado que muchos de esos cúmulos son en realidad extranjeros, que por una u otra razón llegaron hasta nuestra galaxia.
Un cúmulo globular es una agrupación de entre 10.000 a varios millones de estrellas agrupadas en una región del espacio.
“Resulta que muchas de las estrellas y cúmulos estelares que vemos en la noche no son nativos sino que vinieron de otras galaxias. “Se han abierto paso en nuestra galaxia en los últimos miles de millones de años”.
Aunque se sospechaba que eso había sucedido no se habían aportado pruebas suficientes.
Esto significa decenas de millones de estrellas que llegaron a la Vía Láctea y crecieron en ella procedentes de cúmulos solitarios.
Muchos de estas agrupaciones existían en galaxias enanas vecinas a la Vía Láctea, que fueron absorbidas, mini galaxias de hasta 100 millones de estrellas.
Durante el proceso de fusión, las galaxias se resquebrajaron pero los cúmulos se mantuvieron intactos. Se estima que existen unos 160 en nuestra galaxia.
El hallazgo fue posible gracias al telescopio Hubble.
Vecinos que no pidieron permiso en el tormentoso, incesante y hasta ahora insondable devenir del universo.
En la foto del Hubble, el cúmulo llamado M80, en la dirección a Escorpión