No se ría: claro que el sexo oral puede provocar cáncer

La sorpresa corre ahora por cuenta del actor Michael Douglas: el sexo oral le provocó cáncer de garganta, una afirmación dentro de una entrevista al diario británico The Guardian.

Aparte de las risas de malicia y de que esa práctica (cunnilingus-felación) es cada vez más común en las relaciones sexuales hetero y homosexuales, ¿qué tanta validez tiene la afirmación de Douglas?

Sí, es cierto que el sexo oral incide en el cáncer debido al virus del papiloma humano. De hecho, un estudio publicado en el journal of Clinical Oncology encontró que ese cáncer se ha disparado, en especial entre hombres, y dentro de poco será más común que el cáncer cervical por la misma razón.

Incluso se sugiere que podría causar más casos de cáncer que el cigarrillo. “La prevalencia cambiará de mujeres a hombres esta década”, dijo en su momento Maura Gillison, autora de esa investigación.

Un informe del NHS recalca que cada vez son mayores las evidencias que cáncer bucal (25%) y de garganta (35%) debido al VPH. Algunos cánceres de boca, agrega, parecen ligados a las prácticas sexuales: el sexo oral y el número de compañeros (as) sexuales.

El VPH es contraído por contacto sexual y es tan común que casi todos los hombres y mujeres sexualmente activos adquirirán uno en su vida: hay más de 40 tipos, no todos conducentes al cáncer indica un informe del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos. Para que este se desarrolle se deben sumar otros factores genéticos.

Siendo cada vez más común, el sexo oral podría ser fuente de cáncer bucal o de garganta aunque es difícil determinar en qué proporción.

Puede haber incidido en el cáncer de Douglas o puede que no, pero es una probabilidad nada descartable.

Cuando esos tipos de cáncer se detectan pronto, la tasa de supervivencia es del 80 al 90 por ciento. Por eso la recomendación, aparte del sexo protegido, es la vacuna contra el VPH disponible hace unos años.

De todas maneras, no se sobreactúe.

Murciélagos expertos en sexo oral

Para que el sexo dure más. Esa parece ser la razón por la que murciélagos machos practican sexo oral a las hembras, revelaron investigadores que detectaron ese comportamiento.

Los científicos analizaron una colonia de unos 420 de murciélagos indios Pteropus giganteus colgados en un solo árbol al sur de India, cerca al pueblo de Mallachampatti. Este es uno de los murciélagos frugívoros más grandes del planeta.

Es la primera vez que se detecta esta conducta sexual, aunque hace ya unos años se había encontrado hembras que practicaban la felación a sus machos.

Durante 13 meses, mediante binoculares y videocámaras, los científicos observaron 57 casos de sexo, sexo oral y penetración, por lo general en las mañanas.

“Aparte de los humanos, los murciélagos también exhiben el sexo oral como conducta de cortejo”, dijo Ganapathy Marimuthu, investigador de la Universidad Madurai Kamaraj.

Al comienzo, los machos se acicalan el pene para ponerlo erecto antes de acercarse a las hembras. Cuando tocan suavemente la hembra con sus alas, estas se apartan y los machos insisten. Cuando ellas dejan de moverse, los machos comienzan a lamer la vagina. Este juego sexual las excita y las lubrica, dijeron los investigadores.

Cada caso de cunnilingus duró unos 50 segundos, luego los machos montaron las hembras de 10 a 20 segundos y luego volvieron a practicar el sexo oral por 94 a 188 segundos. Se detectó que mientras mayor era la duración del cunnilingus, más prolongada era la cópula.

“Es probable que una cópula más duradera facilite la motilidad de los espermatozoides”, dijo Marimuthu a LiveScience. Así aumentan las chances de concepción.

También practicaban el cunnilingus para quitar el esperma de los rivales, con lo que podían asegurar que fuera su esperma el que impregnara las hembras.

Al practicarlo tras el apareamiento, podrían remover su propio esperma, por lo que se trataría de una conducta impropia, por lo que se requerirán más observaciones para ver si la lengua del macho penetra la vagina o no.

El estudio fue publicado en el journal Plos One.

En la foto de Maruthupandian J, Marimuthu G se aprecia al macho practicando el sexo oral.