El pájaro que rellena su nido solo con plástico blanco

Un poder extra o algún atractivo desconocido. Qué llamativo: un estudio publicado ayer en la revista Science reveló que el milano negro (Milvus migrans) decora su nido de una manera especial y llamativa, que le reporta beneficios.

En poblaciones de estas aves, los que decoran su nido con grandes cantidades de plástico blanco tienen más hijos, mantienen los mejores territorios y combaten con mayor eficiencia los intrusos, según científicos.

Fabricio Sergio y colegas, que hicieron el descubrimiento tras una serie de experimentos manipulados con nidos de los milanos, creen que las estructuras construidas por los animales pueden servir como dispositivos de señales mucho más de lo que los investigadores han pensado.

Tanto las hembras como los machos rastrean su medio unos 20 días antes de poner huevos por artículos que decoren su nido. Parece claro su interés por adornarlo con plástico blanco, pues de hecho parece que evitan otros materiales y colores.

El grupo monitoreó de cerca la decoración de 127 nidos de milanos negros en el Parque Nacional Doñana en España y encontraron que las aves más fuertes, de 7 a 12 años de edad, los decoraban con mucha cantidad de plástico blanco, mientras que los más jóvenes o los mayores no los decoraban en absoluto.

Los que tenían más plástico blanco en sus nidos, se detectó, eran los más capaces de defender su territorio de intrusos, pero de acuerdo con los investigadores, tal advertencia de capacidad sexual y calidad individual se lograba a menudo con agresivos retos. Durante los experimentos, los científicos agregaron plástico blanco a varios nidos, encontrando que las aves pronto lo removían, demostrando su honestidad y que hacer trampa podría ser contraproducente para el éxito reproductivo.

A diferencia de otros casos, las cualidades del individuo no provenía de un plumaje más vistoso sino que se manifestaban mediante señales externas, una decoración que constituía una advertencia clara a sus rivales.

En la foto de F. Sergio, un nido decorado con plástico.

Bocabajo y con colores les va mejor

Arañas, que siempre han atraído al hombre: para estudiarlas o para asustarse, aunque inofensivas son por lo general.
¿Por qué cazan algunas como cazan? ¿Por qué adornan otras sus telarañas? Dos estudios presentados esta semana nos muestran detalles interesantes del comportamiento de estos arácnidos.
En Naturwissenschaften, S. Zschokke, de la Universidad de Basilea en Suiza, y K. Nakata del Nagasaki Institute of Applied Science, muestrab qye las arañas constructoras de telarañas (Araneae: Araneoidea, Uloboridae) se pueden considerar como cazadoras desde el centro de su territorio. En estas redes, el mejor sitio para cazar es el desplazamiento circular. Estas arañas, con su cabeza orientada hacia arriba o bien hacia abajo mientras espera por una presa en el núcleo de su red, la asimetría de sus carreras hacia abajo o hacia arriba es quizás la causa de la desviación que se observa del núcleo con relación al centro de la telaraña. Pero lo otro que encontraron sí que es llamativo: las arañas con la cabeza hacia abajo cazan mejor, pues les facilita un desplazamiento más rápido.
No menos llamativo fue lo que hallaron Eunice Tan, de la Universidad Nacional de Singapur, y colegas en un estudio publicado en Animal Behavior.
Se ha especulado que para tener mayor éxito en la caza o para aumentar las posibilidades de supervivencia, la araña Cyclosa ginnaga incorpora una variedad de sedas (decoraciones) y de materiales (restos decorados de plantas).
Los investigadores, pudieron confirmar que las redes más decoradas atrapan más presas que las que no lo están, aumentando el éxito. Si les sirve para evadir el peligro, no pudo ser confirmado en el estudio.