Créalo: los cocodrilos usan herramientas

Cortesía V. Dinets

Los cocodrilos no son esos animales que asustan a muchos, que se asolean y esperan con paciencia que se acerque una presa para darles la mordida más poderosa del planeta.

No: son astutos para cazar. Y tan astutos que emplean herramientas. Sí.

Científicos reportaron la primera evidencia de dos especies de cocodrilos en Norteamérica que usan palos para atraer aves, en particular durante la temporada de construcción de nidos.

Es la primera vez que se documenta el uso de herramientas en reptiles.

Vladimir Dinets, profesor del Departamento de Sicología de la Universidad de Tennessee observó por primera vez ese comportamiento en 2007 cuando observaba cocodrilos en el borde de un estanque en la India, que tenían palos en su trompa. Los cocodrilos permanecían horas en su posición.

Para ver si se trataba de un caso de depredación elaborado, Dients y colegas observaron periódicamente cocodrilos durante un año en cuatro sitios de Louisiana. Detectaron muchos reptiles con palos en la nariz entre marzo y mayo, el periodo en el que las aves construyen nidos.

Cuando alguna se aproximaba a coger el palo para el nido pensando que flotaba sin percatarse de la presencia del enorme lagarto, este atacaba y la devoraba.

La investigación apareció en la última edición de Ethology, Ecology, and Evolution.

“Este estudio cambia la forma como tradicionalmente se ha mirado los cocodrilos”, dijo Dinets. “Es típico que se vean como aletargados, estúpidos y perezosos pero ahora se ve que exhiben una comunicación multimodal flexible, un cuidado paterno avanzado y tácticas de caza en grupo muy coordinadas.

La observación sugiere que esta conducta podría estar más expandida en el grupo de reptiles.

El mundo animal es más complejo e interesante de lo que se cree a primera vista.

En defensa de los gatos

El instinto puede más que otra cosa. Aunque los gatos sean bien tenidos y alimentados, si se les da la oportunidad, demuestran lo que son: unos grandes cazadores.

En ciudades como Medellín tienen poco dónde demostrar sus habilidades, fuera de que permanecen en casas y apartamentos. Pero en el campo es diferente.

En 80Beats, blog en Discover, su autor trajo en recientes días unos datos sobre lo que puede ser una de las mayores amenazas para los pájaros en E. U.

El 47% de los pájaros moriría por ataques de gatos, aunque la depredación es responsable del 79% de todas las muertes violentas de aves en áreas urbanas, esto basándose en un estudio de mayo pasado en el Journal of Ornithology.

Para el autor, matan más que las turbinas de viento, pero mucho menos que el principal causante de muertes en pájaros: los edificios, que supone uno son una gran causa de muerte aviar en Medellín también y en grandes ciudades con grandes edificios y ventanales.

¿Sí será así? Para algunos comentaristas en el blog, no son del todo ciertas esas cifras, pues creen que los autores del estudio citan un número bajo de casos, 33, y de 19 asignables a depredación, 9 son atribuidos a gatos, eso da un 47% así; pero se analizan 33 casos, lo que indicaría que los gatos sólo responden por el 27%; de los 33, 14 se atribuyen a depredación pero sin autor conocido.

¿Manipulación de cifras? Un debate interesante. Lo cierto es que los tiernos y simpáticos gatos son grandes cazadores, de una agilidad sorprendente y una alta efectividad.