Tres ejemplos de que el ejercicio es esencial

No coma cuento, porque no alimenta. Eso de las dietas tiene sus bemoles. Pero bueno, si la hace o no, ¡haga ejercicio! En ello está la salud.

Si no, veamos tres ejemplos de estudios aparecidos en los últimos días, que dan para pensar.

Caso 1.

Las personas que hacen ejercicio hacia los 70 años protegen mejor su cerebro de los cambios relacionados con la edad que aquellos que no se ejercitan, según sicólogos y expertos en neuroimágenes de la Universidad de Edimburgo, que no hallaron beneficio para la salud mental por la participación en actividades sociales o involucrarse en actividades estimulantes.

El encogimiento cerebral está ligado a problemas de memoria y pensamiento y los científicos dicen sus hallazgos sugieren que el ejercicio es potencialmente un camino importante para mantener un cerebro sano en cuanto a tamaño y para reducir daños.

También examinaron la materia blanca cerebral, esa conexión que transmite mensajes por todo el cerebro. Las personas de más de 70 años que eran más activas físicamente tenían menos áreas afectadas que aquellos que no lo hacían. Además los primeros tenían más materia gris.

Caso 2

El pobre desempeño físico en actividades como caminar se asoció con mayores posibilidades de demencia en un estudio con personas de 90 años y mayores, según un reporte en Archives of Neurology.

El estudio conducido por Szofia S. Bullain y colegas de la Universidad de California en Irvine involucró 629 participantes. El promedio de edad era 94 años y la mayoría eran mujeres.

“Nuestro estudio halló una fuerte asociación de dependencia entre el pobre desempeño físico y la demencia en los más ancianos”, dijeron los autores. “Los resultados sugieren que incluso modestas reducciones en el desempeño físico están vinculadas con mayores posibilidades de demencia”.

Caso 3

Tener estilos sanos como no fumar, consumir alcohol moderadamente y ejercitarse, así como comer frutas y verduras a diario lleva a que las personas tengan una mejor salud mientras envejecen, según un estudio en CMAJ.

“Nuestro estudio muestra el impacto acumulativo de las conductas saludables en un envejecimiento exitoso, con mayor beneficio mientras más conductas saludables se tengan”, escribió Séverine Sabia, del Department of Epidemiology and Public Health, UCL (University College London), junto a los coautores.

El envejecimiento exitoso es definido como mantener la habilidad de desempeñarse bien, con buena movilidad, capacidades cognitivas, función respiratoria, salud mental y sin enfermedades crónicas como diabetes, cáncer, insuficiencias cardiacas, derrame ni discapacidad a la edad de 60 o más años.

Suplementos de omega-3 serían poco útiles

Pese a tantos elogios y a ser tan recomendados por muchos médicos, los ácidos grasos omega 3 no serían nada benéficos para evitar las enfermedades del corazón.

No es que se haya hecho un nuevo estudio, aclaró un informe aparecido en Los Angeles Times, basado en un informe aparecido tan solo el miércoles en el Journal of the American Medical Association. No, lo que hizo un grupo de investigadores fue revisar 20 estudios de 1989 para acá, que involucraban cerca de 70.000 pacientes.

Tan recomendado ha sido este suplemento que en Europa, por ejemplo, si un médico no lo recomienda se considera como caso de mala práctica médica.

La revisión afirma con claridad que esos ácidos grasos poliinsaturados no reducen el riesgo de ataque al corazón, derrame ni muerte prematura.

Varios estudios recientes habían puesto en duda los beneficios de ese compuesto, creando confusión. Ahora llega este examen, de investigadores de la Universidad de Ioannina en Grecia, a la literatura que recomendaba los suplementos.

Entre las observaciones, los autores dijeron que los estudios más antiguos sobre los suplementos de omega-3 y la salud cardiovascular se mostraban sólidos, con un efecto significativo, pero cuando se hacían estudios al azar, los resultados no eran tan claros.

Una de las razones podría ser que los primeros estudios se realizaban con personas que sabían que estaban tomando esos ácidos grados, personas en su mayoría hombres que habían padecido un ataque cardiaco.

Uno de los debates sobre omega-3 tiene que ver con las recomendaciones clínicas. La Food and Drug Administration lo aprobó solo como agente reducidor de triglicéridos, mientras algunas autoridades europeas los recomiendan para pacientes que han sufrido un ataque u otros problemas cardiovasculares.

Las recomendaciones en la etiqueta, crean confusión, dijeron los autores.

Robert Bonow, citado por el diario, un cardiólogo de Chicago que no participó en el estudio, está de acuerdo con la conclusión de que no todos se benefician por ingerir ese suplemento.

Para él, cualquier efecto benéfico es poco frente a lo mucho que benefician el ejercicio, mantener un peso adecuado y controlar el colesterol alto así como la presión arterial. Sin embargo, aclaró, los suplementos parecen ser útiles para personas con corazones muy débiles, como lo reportó un estudio en JAMA.

También los omega-3 son útiles en reducir los peligrosos triglicéridos, grasas que circulan en la sangre y pueden ser nocivas en niveles altos.

Foto Wikipedia Commons

Hay que consumir mucha más vitamina C

Vitamina C hay que ingerir y mucho más de lo que se recomienda hoy. Eso es lo que dicen investigadores en Critical Reviews in Food Science and Nutrition al considerar que existen evidencias contundentes de que la ingestión debería subirse a 200 mg diarios para un adulto, contra los 75 recomendados hoy para mujeres y 90 para hombres.

En vez de prevenir la falta de esa vitamina, se deben buscar los niveles óptimos que llenen las células, no poseen riesgo y tienen efectos importantes en la salud pública a un costo muy bajo.

“Es hora de manejar esto con sentido común, analizar toda la evidencia científica e ir más allá de algunos ensayos clínicos que son débiles”, dijo Balz Frei, profesor y director del Linus Pauling Institute en Oregon State University y uno de los expertos mundiales en el rol de la vitamina C en la buena salud.

“Un número significativo de personas en todo el mundo tiene deficiencia de vitamina C y hay gran evidencia de que más de esta vitamina ayudaría a prevenir enfermedades crónicas”, dijo, cuestionando además la forma como se elaboran los estudios sobre micronutrientes.

Los efectos de la vitamina C en reducir los riesgos de enfermedad crónica aparecen luego de años o incluso décadas de consumo óptimo, un factor no considerado en los estudios clínicos de corto tiempo.

Muchos estudios metabólicos, farmacokinéticos, de laboratorio y demográficos sugieren que altos niveles de vitamina C ayudarían a reducir las enfermedades crónicas que matan la mayoría de gentes en el mundo desarrollado –enfermedades del corazón, derrame, cáncer, y las afecciones que conducen a ellas, como la presión alta, la inflamación crónica, la deficiente respuesta inmunitaria y la aterosclerosis.

“Creemos que sólidas investigaciones muestran que debería incrementarse la dosis”, opinó Frei.

Una dosis diaria de 200 mg no supone riesgo alguno y podría entregar sustanciales beneficios de salud.

Una dieta  con 5 a 9 porciones diarias de frutas y vegetales crudos o cocinados, con 6 onzas de jugo de naranja, podría proveer esos 200 mg.

Beber café reduce riesgo de muerte

¿Será que el café aleja la muerte? Descafeinado o con cafeína parece ser buen aliado de quienes lo consumen. La idea general de un estudio del National Cancer Institute de Estados Unidos es que los adultos que lo beben tienen menor riesgo de muerte que quienes no.

Era menos probable que los consumidores habituales de café en el estudio murieran por enfermedades del corazón, respiratorias, derrame, lesiones y accidentes, diabetes e infecciones. La asociación no se encontró en el caso del cáncer.

Pero, ojo: los científicos no están diciendo que esa asociación signifique que quienes toman café viven mucho más.

Los resultados fueron publicados en la reciente edición del New England Journal of Medicine.

Neal Freedman, de la División de Epidemiología del Cáncer y Genética del NCI y colegas examinaron la asociación entre consumo de café y el riesgo de muerte en 400.000 hombres y mujeres de E.U. De 50 a 71 años. La información sobre el consumo de café fue recogida una vez por cuestionario en un estudio de 1995-96. Los participantes fueron seguidos hasta que murieron o hasta el 31 de diciembre de 2008, lo que sucediera primero.

Se encontró que la asociación entre café y la reducción del riesgo de muerte aumentó con la cantidad de café consumido. En relación con hombres y mujeres que no tomaban café, quienes consumían 3 o más pocillos al día tenían cerca de un 10% menos riesgo de muerte. Tomar la bebida no se asoció con mortalidad por cáncer en las mujeres, pero hubo una ligera y marginal estadísticamente hablando asociación entre los que tomaban mucho café y el mayor riesgo de muerte por cáncer en los hombres.

“El café es una de las bebidas más consumidas, pero la asociación entre su consumo y el riesgo de muerte no ha sido clara. Hallamos que ingerirlo está asociado con un menor riesgo de muerte en general por diferentes causas”, dijo Freedman.

“Aunque no podemos inferir una relación causal entre tomar café y un menor riesgo de morir, creemos que los resultados entregan cierta seguridad de que el café no afecta adversamente la salud”.

La información proporcionada por las personas solo se tomó una vez y por tanto puede que no refleje patrones de consumo por un periodo prolongado. Tampoco se conoció cómo preparaban el café. Los investigadores piensan que es posible que el método de preparación puede afectar los niveles de algunos componentes protectores del café.

Esta bebida contiene más de 1.000 compuestos que peuden afectar potencialmente la salud. El más estudiado es la cafeína.

El cerebro se protege a sí mismo

Estudios presentados hoy mostraron la increíble capacidad del cerebro para repararse a sí mismo. Los estudios en animales, con el propósito de prevenir o limitar el daño causado por la falta de oxígeno o sangre y coágulos de sangre. se presentaron en el encuentro anual de la Sociedad de Neurociencias de E. U.

El derrame es la causa número uno de discapacidad de largo plazo y la tercera causa de muerte en el mundo desarrollado. Limitar el daño mejoraría la prognosis de los pacientes.

Entre los hallazgos reportados figuran:

-La estimulación sensorial protege contra el daño si se administra dentro de las dos primeras horas tras el derrame, estuvieran despiertos o anestesiados los animales.

-Un estudio sugiere que la estimulación auditiva pronto tras el derrame, protege contra el daño.

-Otro estudio, también con animales, identificó un mecanismo celular que los vasos sanguíneos usan para limpiar sus propios coágulos.

-La falta de oxígeno en niños prematuros nacidos antes de que sus pulmones estuvieran bien desarrollados puede interferir con la mielina, esa estructura protectora de las células nerviosas.

-Un estudio en personas identificó que la proteína AXIN2 es afectada por las lesiones de materia blanca en niños. Estudios adicionales en ratones mostraron que suministrándoles una droga previniendo la destrucción de esa proteína repararon la mielina más rápido.

“El cerebro es muy fuerte”, dijo Mark Paul Goldberg, neurólogo de University of Texas Southwestern Medical Center, experto en lesiones cerebrales. “Muchos de los sistemas cerebrales tienen mecanismos que les permiten protegerse o repararse. Con futuras investigaciones podremos entender mejor esos mecanismos y hallar nuevas aplicaciones para tratar las lesiones cerebrales”.

Peras y manzanas reducirían riesgo de derrame

Muchas frutas y vegetales, de carne blanca tendrían un buen final: reducir el riesgo de derrames cerebrales, de acuerdo con investigación holandesa publicada en el Journal of the American Heart Association.

Científicos evaluaron la relación entre el color de las frutas y vegetales con el derrame, hallando que aquellas de carne blanca protegen más.

El color de la porción comestible del fruto refleja la presencia de fitoquímicos benéficos como carotenoides y flavonoides.

Los investigadores examinaron el vínculo entre el consumo de frutas y vegetales por grupo de color con una incidencia de derrames cerebrales de 10 años en una población de 20.069 adultos, con edad promedio de 41. Los participantes estaban, al comenzar estudio, sin problemas cardiovasculares y completaron un cuestionario de 178 ítems sobre la frecuencia de alimentos el año previo.

Las frutas y verduras fueron clasificados en cuatro grupos de colores:

Verde: vegetales de hoja verde, más lechuga y repollo.

Naranja/amarillo: cítricos.

Rojo/púrpura: vegetales rojos.

Blanco: 55% eran peras y manzanas.

Durante los 10 años de seguimiento, se documentaron 233 derrames. Las frutas y vegetales verdes, rojos y naranja no estuvieron relacionados con los derrames, pero el riesgo de padecer un evento de esa clase era 52% más bajo en personas con un alto consumo de frutas y vegetales blancos, en comparación con quienes ingerían pocos.

Cada 25 gramos por día de incremento en las frutas y vegetales blancos fue asociado con un riesgo un 9% menor. Una manzana promedio tiene 120 gramos.

“Para prevenir derrames, puede ser útil consumir cantidades considerables de vegetales y frutas blancas”, dijo Linda M. Oude Griep, cabeza del estudio y estudiante de postdoctorado en nutrición humana en Wageningen University en Holanda.

“Por ejemplo, comer una manzana diaria es manera fácil de incrementar el consumo de esa clase de vegetales y frutas”.

No hay que olvidar, aclaró, que “otros grupos de color de frutas y vegetales pueden proteger contra otras enfermedades crónicas. Por eso es muy importante consumir muchas frutas y vegetales”.

Las manzanas y las peras tienen alto valor de fibras y de un flavonoide, llamado quercetina. En el estudio otros alimentos de la categoría blanca fueron el banano, la coliflor, el pepino y la achicoria.

Las papas no fueron clasificadas como blancas.

Los resultados deben ser confirmados por otros estudios, pero no sobra recomendar la ingestión de frutas y vegetales blancos. Y de todos los colores.

Tras un derrame, videojuegos son útiles

No es que haya perdido la cabeza. Tampoco son problemas de la edad. ¿Se imagina al abuelo entusiasmado con la consola de videojuegos?

La próxima generación de jugadores serán aquellos que requieran recuperarse de un derrame. Sí, los videojuegos no son solo apra los niños y jóvenes.

Un estudio publicado en el journal Neuroengineering and Rehabilitation, publicación de acceso público de BioMed Central, muestra que los juegos pueden acelerar la velocidad de recuperación de la parálisis luego de un derrame.

No es sencillo para esa clase de víctimas recuperar el movimiento de brazo y mano y 80-90% de quienes los sufren aún tienen problemas seis meses después del accidente.

Científicos analizaron un grupo de personas que tenían limitaciones en el uso de un brazo tras un derrame y encontraron que las simulaciones de computador y las técnicas avanzadas de la industria fílmica para producir acciones en computador, podrían restaurar la función perdida.

Parece claro: las rutinas actuales de entrenamiento se concentran en ganar el movimiento del brazo y la mano por separado, mientras que los juegos computarizados y el entrenamiento robótico usados en el ensayo intentaban mejorar la función de ambos al mismo tiempo. Para mejorar la coordinación mano-brazo, la precisión y la velocidad se emplearon los juegos Plasma Pong y Hammer Task; las simulaciones de Piano Virtual y Hummingbird Hunt ayudaron a devolver la precisión de agarre y el movimiento individual de los dedos.

Luego de un entrenamiento de dos a tres horas diarias por ocho días, todos los pacientes presentaron mayor control de mano y brazo. Tenían además mayor estabilidad del miembro afectado y mayor suavidad y eficiencia en el movimiento.

El análisis kinemático mostró que también habían mejorado el control sobre sus dedos y eran más rápidos en todas las pruebas de control.

En contraste, el brazo no afectado y los brazos de jugadores de control que tenían funcionamiento normal de la extremidad, no mostraron mejoría alguna.

“Los pacientes que jugaron estos juegos mostraron un mejoramiento promedio de sus marcadores clínicos de 20-22% en ocho días”, dijo Alma Merians, miembro del equipo investigador.

A jugar se dijo.

Ojo: suplementos de calcio pueden matar

Lo recomiendan los médicos, lo alientan diversas instituciones. Y, lógico, lo sostiene el mercado que manda tomar hasta lo no recomendable.

Un nuevo estudio sugiere que los suplementos de calcio afectan de manera negativa a las mujeres adultas, produciéndoles infartos y otros eventos cardiovasculares.

La investigación fue presentada en el British Medical Journal.

El uso de los suplementos de calcio para enfrentar la osteoporosis debería, al menos, ser revisada.

Al mirar en internet se encuentra todo tipo de literatura y productos que recomiendan el calcio. Uno de ellos es la guía de extensión de la Universidad de Arizona, que recomienda a las personas mayores de 51 años ingerir 1.200 miligramos diarios, principalmente a través de la dieta, pero si no lo logra, mediante el uso de suplementos.

Los suplementos se prescriben con frecuencia a mujeres postmenopáusicas para mantener la salud ósea y algunas veces se combinan con vitamina D, aunque no está claro si ingerirlos con o sin ese acompañamiento pueden afectar la salud.

Bueno, al menos hasta ahora.

Un equipo encabezado por el profesor Ian Reid, de la Universidad de Auckland revisó un amplio estudio previo sobre los efectos del calcio con o sin esa vitamina en el riesgo de un evento cardiovascular.

Analizaron datos de 16.718 mujeres que no tomaban suplementos al comienzo del estudio y hallaron que aquellas a las que se les administró calcio con vitamina D estaban en mayor riesgo de sufrir un problema cardiovascular, en especial un infarto.

Los autores sospechan que el cambio abrupto en los niveles sanguíneos de calcio luego de tomar un suplemento, provoca el efecto adverso, en vez de relacionarse con la cantidad total de calcio consumido. Los elevados niveles sanguíneos de calcio están vinculados al endurecimiento o calcificación de las arterias, algo que también puede ayudar a explicar los resultados.

Análisis más extensos, agregando datos de otros 13 estudios sumando 29.000 personas, también encontraron incrementos consistentes en el riesgo de ataques al corazón y de derrames asociados con tomar suplementos de calcio, con o sin vitamina D, lo que induce a los autores a concluir que los datos justifican revisar el uso de suplementos de calcio en las personas adultas.

El debate se agita. Mientras tanto, esa conversación usual de las mujeres mayores, preguntando cuánto calcio toma la amiga, podría estar fuera de lugar.

Más estudios se requerirán, pero queda uno con cierto susto.

Una inyección contra infartos y derrames

Qué tal: usted sufre un infarto o un derrame y, táquete, le ponen una inyección y… se recupera.

Esta historia podría ser verdad un día. Un nuevo estudio revela que una simple inyección podría limitar las devastadoras consecuencias de un ataque al corazón o un derrame.

El desarrollo comenzó a ser trasladado a novedosas terapias clínicas.

El logro fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, luego de un trabajo internacional liderado por la Universidad de Leicester (Reino Unido).

El profesor Wilhelm Schwaeble y colaboradores identificaron una enzima, llamada Mannan Binding Lectin-Associated Serine Proteasa-2 (Masp-2) se encuentra en la sangre y es un componente clave de la conexión de la lectina, un componente del sistema inmune innato.

Esa conexión es responsable de la respuesta inflamatoria del tejido potencialmente desastrosa que puede presentarse cuando un tejido corporal u órgano es reconectado al suministro de sangre tras una isquemia (una pérdida temporal del suministro de sangre y del oxígeno que transporta). Esa respuesta inflamatoria excesiva es responsable por la morbilidad y mortalidad asociada con el infarto del miocardio y los accidentes cerebrovasculares.

El estudio halló una manera de neutralizar la enzima incrementando los anticuerpos terapéuticos contra ella. Una simple inyección de esos anticuerpos en animales ha demostrado ser suficiente para interrumpir el proceso molecular que deriva en la destrucción de órganos y tejidos tras un evento isquémico, lo que deja menores daños y mejores perspectivas de recuperación.

“Es un logro fascinante en la búsqueda de tratamientos novedosos para reducir significativamente el daño de tejidos y la afectación en el funcionamiento de órganos que ocurre tras una isquemia en muchas situaciones serias como infartos y derrames”, dijo el profesor Schwaeble.

Los estudios en pacientes serán conducidos en el hospital de la universidad.

Calcio adicional, infarto en ciernes

De una: los suplementos de calcio que ingieren por lo común adultos contra la osteoporosis, fueron asociados a un mayor riesgo de infarto cardíaco, reveló un estudio publicado por el British Medical Journal.
Los resultados sugieren que debería revisarse el papel del calcio suplementario en el manejo de la osteoporosis.
Aunque con prescritos con frecuencia para la salud del esqueleto, un ensayo reciente sugiere que pueden aumentar el riesgo de ataque del corazón y otros eventos cardiovasculares en mujeres adultas.
Para ir más allá, un grupo internacional de investigadores analizó los resultados de 11 estudios tomados al azar de estudios controlados sobre los suplementos de calcio (sin coadministración de vitamina D) que involucraban 12.000 pacientes.
Hallaron que esos suplementos estaban asociados con cerca de un riesgo un 30 por ciento mayor de un ataque al corazón y un riesgo más pequeño, casi insignificante, de derrame cerebral y mortalidad.
Los hallazgos fueron consistentes en los estudios, independiente de edad, sexo y tipo de suplemento.
Aunque el incremento del riesgo puede ser modesto, el uso diseminado de los suplementos de calcio significa que incluso un pequeño incremento puede traducirse en un gran aumento de la enfermedad en la población, alertan los autores.
El profesor John Cleland analizó en un editorial que si bien continúa la incertidumbre sobre la incidencia de la suplementación con calcio en los infartos, también existen muchas dudas sobre los suplementos en la reducción de las fracturas, por lo que las personas no deberían recibir los suplementos de calcio solos o con vitamina D a menos que reciban otro tratamiento adicional contra la osteoporosis.