Más cerca del anticonceptivo masculino

Vale la pena insistir en esta noticia, pues ha sido de gran revuelo esta semana:

Científicos encontraron al fin un compuesto que puede ofrecer por primera vez la ansiada píldora anticonceptiva masculina libre de hormonas.

La revelación la hace un estudio publicado en el journal Cell, que revela que una pequeña molécula vuelve infértiles ratones, de modo reversible, sin afectar su desempeño sexual.

Cuando los animales dejaban de tomar la nueva forma de anticonceptivo, sus espermatozoides recuperaban su capacidad y podían concebir descendientes sanos.

“Este compuesto produce un decrecimiento rápido y reversible en el número de espermatozoides y en su movimiento con profundos efectos en la fertilidad”, dijo James Bradner, del Dana-Farber Cancer Institute, cabeza de la investigación.

Hasta ahora ha sido muy difícil lograr un anticonceptivo masculino en gran parte por la dificultad para cualquier droga de cruzar la barrera sangre-testículos, donde puede llegar hasta las células germinales.

Esta carencia de un anticonceptivo masculino es la causa de muchos embarazos no planificados.

A pesar de las opciones no muy agradables de contracepción masculina, cerca de un tercio de las parejas dependen de los métodos de control del hombre.

El compuesto, conocido como JQ1, fue desarrollado en el laboratorio de Bradner apuntándole a una proteína específica de los testículos denominada BRDT esencial en la fertilidad.

Cuando a los ratones se les daba la molécula inhibidora de BRDT, comenzaban a producir menos espermatozoides y los que producían no nadaban muy bien.

“Es una buena razón para estar entusiasmados sobre el bajo conteo de espermatozoides”, dijo Martin Matzuk, del Baylor College of Medicine, otro autor del reporte. Sus estudios confirmaron que JQ1 sí trabaja como un anticonceptivo efectivo.

Lo que es mejor: sus efectos son reversibles y sin consecuencias adversas para los niveles de testosterona de los animales y su comportamiento.

Tampoco parece que haya efectos adversos sobre los futuros descendientes.

“Desde el invento del condón no hay un método anticonceptivo reversible para machos”, anotó William Bremner, de la Universidad de Washington en Seattle, en un comentario adjunto a la publicación del estudio.

“Creemos que nuestros hallazgos pueden ser trasladados a los hombres entregándoles una estrategia novedosa y eficacia para la anticoncepción masculina”, dijeron los autores, advirtiendo sobre el alto grado de conservación entre las proteínas BRDT en humanos y ratones.

Esos efectos poco deseados de la píldora

Tantas décadas después de su aparición y aunque los anticonceptivos de hoy no son los mismos que tomaron las mujeres cuando aparecieron, se detectan problemas relacionados con el placer femenino en las relaciones sexuales.

Un estudio de la Universidad de Indiana reveló que la píldora puede afectar aspectos como la excitación, la lubricación y el orgasmo, pese a los otros beneficios que trae como que ellas puedan planificar la familia.

“Si ellas experimentan esos efectos negativos, pueden dejar de usar los anticonceptivos. Necesitan saber que existen opciones como los lubricantes u otros productos para mejorar el desempeño sexual que les pueden ayudar a aliviar los efectos negativos que estén experimentando”, dijo Nicole Smith, coordinadora del Centro para la Promoción de la Salud Sexual de esa universidad.

También podrían pasarse a otro método de planificación para ver si les funciona mejor

El estudio de Smith involucró 1.101 mujeres activas sexualmente que usaban bien la píldora, el parche, el anillo o una inyección, mientras en otro grupo estaban las que no empleaban métodos hormonales como el condón, el diafragma, la abstinencia.

En la investigación halló que las mujeres reportaron niveles similares de satisfacción, incluyendo el romance y la intimidad, pero aquellas que empelaban métodos hormonales experimentaban menos excitación, menos orgasmos, dificultades con la lubricación, menos placer y sexo menos frecuente.

“Se ha hecho un gran esfuerzo para hacer los condones más agradables para los hombres, pero no se escucha lo mismo acerca de reducir el impacto negativo de la anticoncepción en el funcionamiento sexual de las mujeres”, dijo Smith.

Estudios sobre el tema son por lo general viejos y poco concluyentes y se centraron en mujeres europeas más que todo.

No embarazos sí, pero a costa del placer del buen sexo.

.