Nueva carta de comidas diarias: una revolución

No se recomienda mucha leche al día, tampoco más de un jugo y más bien poca papa

Muy poca carne roja y nada de carnes procesadas es otra recomendación

 

Comer más sano puede ser posible si se sigue el Plato de la Comida Saludable que acaban de presentar expertos de la escuela de salud pública de Harvard, un plato basado en la mejor evidencia científica disponible y provee a los consumidores con la información que necesitan para elegir lo que afecta profundamente su salud y bienestar, dijo Walter Willett, profesor y jefe del Departamento de Nutrición.

El nuevo plato deja de lado ciertas creencias recomendadas por distintas publicaciones, entre ellas la guía MyPlate del gobierno de Estados Unidos.

El plato oficial no dice que los granos integrales son mejores que los procesados; no indica que algunos alimentos con muchas proteínas como pescado, pollo, leguminosas y nueces son más saludables que las carnes rojas y las procesadas; recomienda leche en cada comida, pero hay poca evidencia de que ayude contra la osteoporosis y su ingestión sí puede resultar dañina; no menciona las grasas benéficas; no dice nada de las bebidas con azúcar. La nueva guía le recuerda a la gente que debe mantenerse activa, un factor importante para controlar el peso.

El Plato de Comida Saludable está basado en evidencias científicas que muestran que una dieta con base en vegetales, granos integrales, grasas saludables y proteínas sanas disminuye el riesgo de ganar peso y de enfermedad crónica.

Se pretende que la guía sea usada por adultos y sus hijos en casa o en un restaurante, como forma de alimentarse sanamente, dijo Eric Rimm, profesor de Epidemiología y Nutrición.

El plato recomienda, por ejemplo:

Vegetales: coma en abundancia y con variedad; mientras más, mejor. Recomienda bajo consumo de papas pues tiene efecto sobre el azúcar en la sangre tal como los dulces y los granos procesados. Al final, derivan en sentir más hambre y comer de más, ganar peso en el largo plazo y desarrollar diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y otros desórdenes crónicos.

Frutas: elija un amplio abanico diario.

Granos integrales: elija avena, pan de trigo integral, arroz dorado.

Proteínas saludables: escoja pescado, pollo, leguminosas o nueces, que tienen nutrientes saludables. Limite el consumo de carnes rojas y evite las procesadas pues incluso una pequeña cantidad de manera regular aumenta el riesgo de enfermedad del corazón, diabetes tipo 2, cáncer de colon y sobrepeso.

Aceites sanos: utilice oliva, canola o aceites vegetales al cocinar, en ensaladas, pues reducen el colesterol malo y son buenos para el corazón. Limite la mantequilla y evite las grasas trans.

Agua: beba agua, té o café (con poca o sin azúcar). Limite la leche y sus derivados a 2 porciones al día. También limite el juego: un pequeño vaso diarios y evite las bebidas azucaradas.

Los tamaños de las secciones sugieren proporciones relativamente aproximadas de cada uno de los grupos de alimentos. No se basan en una cantidad específica de calorías y no están dirigidas a prescribir determinadas calorías a comidas por día, pues esos números varían de persona en persona

“Uno de los campos más importantes de la ciencia médica en los pasados 50 años es la investigación que muestra cómo nuestra salud es afectada poderosamente por lo que comemos. Saber qué comidas ingerir y en qué proporciones es crucial para la salud”, recordó Anthony Komaroff, profesor de Medicina en esa escuela.

Enfermedad periodontal dificulta embarazarse

Uno de los problemas de salud complicados es el de encías. No sólo por el aliento desagradable que es una verdadera tortura para quienes lo tienen y para quienes lo deben soportar.

No. Ese no es el asunto. No hace mucho se ligó el problema de encías a la enfermedad del corazón: unas bacterias de la boca pueden incidir en un problema del vital órgano.

La enfermedad periodontal también ha sido asociada a otras condiciones que uno no creería.

Bien, otra pata que le nace al cojo: los problemas de encías inciden en el embarazo. ¿Cómo así? Tal parece que las mujeres que tienen esa enfermedad demoran más en quedar embarazadas, reportó el profesor Roger Hart en el encuentro anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología.

El efecto negativo es de la misma magnitud que el que proporciona la obesidad.

Esta enfermedad es una situación crónica e inflamatoria de las encías y el tejido de apoyo que es provocada por una bacteria común a todas las bocas y que si se deja sin control origina inflamación alrededor del diente, la encía comienza a separarse de este dejando espacio (sacos periodontales) que se infectan.

La inflamación desencadena una cascada de eventos destructores del tejido que pueden pasar al sistema circulatorio. Por eso ha sido asociada, además de los problemas del corazón, a la diabetes tipo 2, enfermedad respiratoria y renal, y a problemas en el embarazo tales como el aborto y el parto prematuro.

Se cree que alrededor del 10 por ciento de la población tiene la enfermedad periodontal, que se puede prevenir con una buena cepillada varias veces al día y con el uso regular de la seda dental.

En el estudio el profesor Hart siguió un grupo de 3.737 mujeres preñadas y encontraron que aquellas con enfermedad periodontal tardaban unos 7 meses en embarazarse, frente a 7 de las demás. Las mujeres no caucásicas tardaban hasta un año.

Vino tinto contra la diabetes

Aquel viejo consejo de que no debes beber alcohol, podría quedar revaluado a la luz de un nuevo estudio. Bebe, pero con moderación, claro.

Científicos descubrieron que el vino rojo o tinto contiene propiedades contra la diabetes tipo 2, de acuerdo con una información en New Scientist.

Alois Jungbauer y colegas de la University of Natural Resources and Life en Viena (Austria) examinaron 10 vinos tintos y dos blancos para averiguar cuán fuerte se unían a una proteína llamada PPAR-gamma, que es el objetivo del medicamento contra la diabetes rosiglitazone, conocido comercialmente como Avandia y que se vende en Estados Unidos, aunque fue prohibido en Europa.

Es una clase de proteína receptora, que regula la absorción de glucosa en las células grasas (lipocitos).

Varios estudios han demostrado que el consumo moderado de vino tinto reduce el riesgo de diabetes tipo 2. Jungbauer y colegas encontraron una afinidad entre los vinos rojos y esa proteína y compararon los resultados con los efectos de Avandia.

Hallaron que mientras los vinos blancos tenían poca afinidad para unirse a aquella proteína, mientras que todos los rojos se unían sin falta: 100 mililitros de vino tinto, cerca de medio vaso, para unirse a PPAR-gamma es cerca de cuatro veces tan poderosa como el uso diario de rosiglitazone.

El flavonoide epicatequina galata, que también se encuentra en el té verde, tenía la más alta tasa de unión con la proteína, seguido por el polifenol ácido elágico, que proviene de los barriles de roble en donde es guardado el vino.

El estudio fue publicado en Food and Function.

La pregunta ahora es: ¿servirá para todos? De todas maneras, un poco de vino no cae mal.

¡Salud!

Un café contra el riesgo cerebrovascular

Beber café de forma regular parece reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, según un estudio reciente que corrobora pasados hallazgos.
El estudio de 23.0000 hombres y mujeres, seguidos durante un promedio de 12 años, encontró que el consumo de café referido por los mismos pacientes se relacionó de manera inversa con el riesgo de accidente cerebrovascular, comentó la autora principal del estudio Yangmei Li, epidemióloga de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra.
Li presentará mañana los hallazgos en la conferencia anual sobre accidente cerebrovascular de la American Stroke Association, en Chicago.
En general, la gente que reportó cualquier ingesta de café tenía un riesgo 27 por ciento menor que los que dijeron que nunca lo consumían, informaron los investigadores. Beber más café no se asoció con una mayor reducción en el riesgo de accidente.
“Esta asociación se mantuvo en un subgrupo de análisis estratificados por sexo, edad, clase social, nivel educativo, estatus de tabaquismo, consumo de alcohol, consumo de té, actividad física, y el estatus de vitamina C en plasma y de diabetes”, afirmó Li según despacho de prensa.
Y la reducción en el riesgo fue “independiente del tipo de café que se consumía, ya fuera con cafeína, descafeinado, instantáneo o molido”.
Daniel Lackland, profesor de epidemiología de la Universidad de Medicina del Sur de California, y vocero de la American Stroke Association, señaló que la nueva información no es totalmente innovadora, pero que confirma hallazgos anteriores.
“Es congruente con otros estudios que han analizado el consumo de café”, dijo Lackland.
Otros estudios han demostrado que beber café se asocia con un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, un importante factor de riesgo del accidente cerebrovascular y con un menor riesgo de enfermedad cardiaca. Pero esos estudios por lo general se han llevado a cabo sin métodos rigurosos, lamentó Lackland.
En general, dependen de lo que los mismos pacientes refieren, es decir, cuánto café la persona afirma beber. “Pero dos tazas para mí tal vez sean completamente distintas a dos tazas para otro”.
Por eso no hay sugerencias oficiales de que la gente beba café para reducir su riesgo de accidente cerebrovascular, dijo Lackland. “Ningún estudio ha sido diseñado para producir el tipo de prueba necesaria para hacer recomendaciones”, concluyó.

12