Trasplantan a niña vena hecha con células madre

Una a una han caído las barreras: primero las vejigas, luego las arterias pulmonares. Siguieron las uretras y el canal entre arterias y venas. Las tráqueas también.

Ahora en otro logro sin precedentes, cirujanos suecos trasplantaron con éxito una vena hecha por bioingeniería a una niña de 10 años que sufría de obstrucción.

“Es un buen comienzo para demostrar que el impacto de la medicina regenerativa puede tener en los pacientes utilizando una matriz biológica alimentada con las propias células de la persona”, dijo Juliana Blum, de Humacyte, una compañía americana que desarrolla vasos sanguíneos por bioingeniería para pacientes en diálisis, citada por Nature.

El equipo sueco liderado por Suchitra Sumitran-Holgersson, de la Universidad de Gotemburgo, tomó 9 centímetros de vena de un donante fallecido, removieron todas las células y el tubo vacío fue rellenado con células madre tomadas de la médula ósea de la paciente. Dos semanas después, los cirujanos le trasplantaron el conducto modificado. La niña permaneció sana durante un año, pero se requirió un segundo procedimiento para alargar la vena luego de que comenzara a contraerse. Desde el segundo trasplante en febrero pasado, los niveles de energía de la menor han mejorado y el flujo sanguíneo a sus riñones es normal.

“La niña está saltando ahora”, dice Sumitran-Holgersson, quien reportó los hallazgos en The Lancet. “Sus padres me dijeron: tenenos una niña completamente diferente”.

Por lo general, cuando los adultos sufren la condición que padecía la pequeña, en la cual la vena que transporta la sangre del bazo al hígado se bloquea, los cirujanos optan por trasplantar una vena de la pierna del propio paciente. Esta opción no es posible en niños por los potenciales problemas de crecimiento de un trasplante en un injerto en un cuerpo aún inmaduro.

Christopher Breuer, cirujano pediátrico de Yale University School of Medicine en New Haven, Connecticut, dijo que el estudio es un paso importante la tecnología de tejidos modificados. “Es la primera vez que una vena modificada ha sido usada en la circulación”.

Un problema que persiste es que el uso de células madre en implantes modificados genera desconfianza y reticencias en su aprobación por el posible riesgo de que se produzcan tumores.