Pica que pica, duele que duele

Cosas que desesperan: una picazón en un punto de la piel difícil de alcanzar. Y aunque renegamos y lo aceptamos, pocas veces nos preguntamos: ¿por qué nos pica? Entonces nos rascamos, como lo hacen perros y gatos, como se ve en monos y grandes simios.

Paradójico: uno sí se pregunta, aunque con seguridad de presenta menos veces: me duele, ¿por qué me duele? ¿Qué me causa ese dolor?

Atérrense: un nuevo estudio ofrece apoyo adicional al número creciente de evidencias que sugieren que las señales químicas que nos hacen rascarnos son las mismas señales que nos hacen brincar por el dolor.

Las interacciones entre picazón y dolor no se comprenden bien, según Diana Bautista, profesora de biología celular y molecular de la Universidad de California en Berkeley. La piel contiene ciertas células nerviosas que responden sólo a la picazón y otras que sólo lo hacen con el dolor. Otras responden a los dos y se sabe que ciertas sustancias provocan tanto picazón como dolor.

Si picazón y dolor están muy relacionados, las implicaciones serían altas. Si ambos se valen de las mismas moléculas para comunicarse con el cerebro, las drogas que se desarrollan para aliviar el dolor serían útiles para la picazón difícil de tratar.

“Algunos tipos de picazón responden a los antihistamínicos, pero la mayoría, especialmente la picazón asociada a enfermedades crónicas de hígado y riñón, diabetes y cáncer, no lo hacen”, dijo.

Incluso la picazón alérgica a veces no responde a los antihistamínicos. “Hemos visto que una droga desarrollada para el dolor también bloquea algunos tipos de picazón independiente de las histaminas”.

Sólo del 5 al 20% de los nervios sensoriales de la piel son sensibles a la picazón y un grupo de ellos tienen receptores de histamina que pueden ser bloqueados por antihistaminas para detener la picazón. Pero tanto la cloroquina y la picapica (Stizolobium pruriens) provocan una picazón de histamina independiente, como los compuestos del opio, la inflamación por el asma y las alergias, y el eccema. Son prácticamente intratables.