El baile de los dinosaurios

Imagínese cómo sería un baile de dinosaurios… muy llamativo y peligroso para quien resultase pisado. En la frontera de UTA y Arizona, en Estados Unidos, se encontró una pista de baile de dinosaurios… bueno es un decir, lo que sucede es que hay tantas huellas que parece como si hubieran estado bailando hace decenas de millones de años.
En el lugar, en Vermilion Cliffs, se encontraron más de 1.000 huelas, hechas en el jurásico, cuando la región estaba cubierta, hace 190 millones de años, con tantas dunas como tiene hoy el desierto del Sahara.
Se pensaba que los huecos en el piso habían sido formados caprichosamente por el viento, pero el estudio minucioso permitió descubrir que fueron hechas por varias especies de dinosaurios, cuatro, según Marjorie Chan, profesora de Geología y Geofísica en la Universidad de Utah, quien participó en el estudio.
En la foto de Nicole Millar se ve al geólogo Wisnton Seiler junto al campo de las huellas.

Reptiles planeadores y paracaidistas

Cuando uno piensa en dinosaurios, el famoso amigo de malas pulgas, velociraptor viene a la cabeza. También el T. rex, mostrado muchas veces en el cine. Y, si se trata de dinosaurios voladores, está el Archaeopterix, conocido como el ave más antigua que voló.
Según científicos de la U. de Bristol en el Reino Unido, hubo un antes de eso. Cerca de 50 millones de años antes que el Archaeopterix, es decir, hace 225 millones de años, los cielos de la Tierra fueron surcados por otros animales.
Los reptiles llamados kuehneosaurios, emplearon las extraordinarias extensiones de sus costillas para formar largas superficies deslizadoras, según el estudio publicado en Paleontology.
El kuehneosaurio fue hallado en los años 50. Medía unos 70 centímetros y nunca se había estudiado su capacidad aerodinámica… hasta ahora.
Koen Stein, investigador, demostró que de los dos géneros hallados en las islas británicas, el kuehneosuchus podía deslizarse, mientras el kuehneosaurio era una especie de paracaídas.
Los estudios tendrán que ser confirmados luego, pero resulta llamativo saber que hace 225 millones de años había animales que se desplazaban por los aires.
En el dibujo se ve cómo luciría el kuehneosaurio. Cortesía George Olechinski.

123