OMS dice: hay que rebajarle al azúcar

El consumo diario de azúcar libre no debe constituir más del 10% de la ingestión energética y si es de menos del 5% podría ser mejor.

Esa es la nueva recomendación de la Organización Mundial de la Salud tanto para niños como para adultos.

Los azúcares libres con los monosacáridos, como glucosa y fructosa, y los disacáridos como sucrosa o azúcar de mesa, agregados a los alimentos y bebidas por el fabricante, el cocinero o el consumidor, y los azúcares que se dan naturalmente en la miel, jarabes, juegos de fruta y concentrados de fruta.

“Tenemos evidencias sólidas de que si se mantiene la ingestión de azúcares libres a menos del 10% del consumo energético diario, se reduce el riesgo de sobrepeso, obesidad y caries”, dijo Francesco Branca, director del Departamento de Nutrición para la Salud y Desarrollo de la OMS.

Eso ayudará además a los países a reducir los topes de enfermedades no comunicables.

La nueva guía no se refiere a los azúcares en las frutas frescas y las verduras y los presentes en la leche puesto que no hay evidencia de efectos adversos por su consumo.

Mucha parte de los azúcares consumidos hoy están ocultos en los alimentos procesados que no son vistos como dulces. Para citar un caso: una cucharada de salsa de tomate contiene unos 4 gramos (cerca de una cucharadita) de azúcares libres. Una lata de gaseosa contiene más de 40 gramos, unas 10 cucharaditas.

En Europa la ingestión de esos azúcares constituye del 7 al 8% del consumo energético diario en países como Hungría y Noruega, pero con grandes disparidades, del 17% en España y el Reino Unido y 25% en Portugal.

Las recomendaciones están basadas en análisis de las últimas evidencias científicas. Adultos que consumen menos tienen menos peso, y niños que consumen más bebidas gaseosas son más obesos.

La reducción al 5% la plantea la OMS como condicional, por la falta de estudios numerosos sobre esa cantidad y sus efectos. Tres estudios nacionales sí revelan que con 5% se reduce mucho la incidencia de caries, pero son pocos.

Solo 25 gramos máximos de azúcar al día

Reduzca el azúcar, no solo por su cuerpo, también por… sus dientes. Para eso hay un límite.

Los azúcares en la dieta no deben responder por más del 3% de la ingestión diaria de energía con el fin de reducir la incidencia de caries.

Eso dice un estudio del University College London y la London School of Hygiene & Tropical Medicine, publicado en BMC Public health.

La investigación concluyó que los azúcares son la única causa de caries tanto en niños como en adultos.

Los azúcares libres para el Grupo Consejero de Nutrición de la Organización Mundial de la Salud “incluyen monosacáridos y disacáridos adicionados a los alimentos por el fabricante, cocinero o consumidor, y los azúcares presentes de manera natural en la miel, jarabes, jugos de fruta y concentrados de fruta”.

La caries a la más común de las enfermedades no comunicables en el mundo. Afecta a entre el 60 y el 90% de los escolares y la gran mayoría de adultos. El tratamiento representa del 5 al 10% de los gastos en salud en países industrializados.

Los investigadores se valieron de registros de países de todo el planeta para comparar la salud dental y la dieta y hallaron que la incidencia de caries era mucho más alta en adultos que en niños y aumentaba de forma dramática con cualquier consumo de azúcar por encima de cero. Incluso en niños un aumento entre 0 y 5% de la energía basada en azúcares doblaba la prevalencia de caries.

Hoy la OMS recomienda un máximo del 10% de la energía diaria proveniente de azúcares, con el 5% como meta. Eso son unos 50 gramos de azúcares libres como máximo y 25 mínimo. El nuevo estudio sugiere que 5% debe ser el máximo y lo ideal menos de 3%.