Escoja: sordo o… ardiente

Trabajando bien, pero sordo. ¿Qué prefiere?
Un estudio presentado la semana pasada confirmó que el Viagra, medicamento para la disfunción eréctil, y quizás otros medicamentos similares, podrían causar pérdida de audición a largo plazo entre las personas que los toman.
En la edición del 18 de mayo de Archives of Otolaryngology — Head and Neck Surgery, investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham debaten sobre las pruebas que apoyan una relación entre la aparición de problemas auditivos y el Viagra, medicamento que pertenece a la familia de inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE-5i), que también incluye a Cialis y Levitra.
El hallazgo sigue a la decisión adoptada en 2007 por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos de modificar el etiquetado de los medicamentos con el objetivo de destacar mejor las advertencias sobre los riesgos de pérdida de la audición.
La medida se derivó de los informes de ese año con respecto a la pérdida repentina de la audición que se observó entre consumidores.
“Se desprende de estos hallazgos que la advertencia del gobierno actual con respecto a la pérdida auditiva y el uso de medicamentos de la PDE-5i es justificada”, dijo en un comunicado de prensa el autor del estudio Gerald McGwin, profesor de epidemiología de la Facultad de salud pública de la Universidad de Alabama en Birmingham.
“Aunque este estudio tiene limitaciones, es prudente que los pacientes que utilicen estos medicamentos sean advertidos de los signos y síntomas de deficiencia auditiva y animados a buscar atención médica inmediata para evitar posibles daños permanentes”.
La conclusión surge tras un análisis de los datos de una encuesta con más de 11.500 hombres mayores de 40 años recogidos por la Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención de Salud (AHRQ) entre 2003 y 2006.
McGwin y su equipo encontraron que los hombres que informaron que tomaban medicamentos PDE-5i tenían el doble de riesgo de desarrollar pérdida de audición en comparación con los que no los tomaban.

Levanta el ánimo, pero…

Lanzado como un medicamento para ayudar a los hombres con disfunción eréctil, ante su éxito pronto se convirtió en estrella del mercado, al punto de que se amplió su uso: para todo aquel que quisiera, salvo contraindicaciones médicas.
Sí, el popular fármaco para la disfunción eréctil Viagra ha sido relacionado con una serie de efectos colaterales, pero faltan datos sobre los daños que puede causar a largo plazo, mostró una revisión de 49 estudios publicados.
El equipo de Alexander Tsertsvadze, del Instituto de Investigación de la Salud de Ottawa (Canadá), informó que los hombres que consumieron Viagra, también llamado sildenafil, eran un 56 por ciento más propensos que los que recibieron placebo a experimentar algún efecto colateral.
Los resultados de la revisión fueron publicados en la revista Urology.
Los efectos secundarios específicos comúnmente reportados por los hombres eran dolor de cabeza, dificultad para respirar y problemas visuales.
Los hallazgos mostraron además que el riesgo de padecer estos efectos colaterales aumentaba a medida que lo hacía la dosis de Viagra.
Por esto, los investigadores consideran que se necesitan más estudios con seguimientos más prolongados, dado que en los estudios revisados el lapso estudiado no superaba las 12 semanas.
“Deberían dirigirse más esfuerzos a lograr un equilibrio óptimo entre el grado de efectividad y la seguridad del uso de sildenafil en hombres con disfunción eréctil”, concluyó el equipo.
“Una opción sería considerar un régimen de dosis de sildenafil flexible para minimizar la aparición de efectos adversos”, escribieron los autores.