Oiga, ¿y eso de abajo sí se puede alargar?

Una pregunta que se formulan muchos: ¿puedo agrandar mi pene? Un tema analizado por lo general bajo la mirada superficial y charlatana, pero que puede tener respaldo científico detrás.

¿Se puede? Y: ¿cómo?

Hay hombres insatisfechos con el tamaño de su miembro viril, un pene dismorfofóbico (la dismorfofobia es una afección en la que hay un defecto imaginario en la apariencia física). Hombres con un tamaño normal, pero que no se sienten seguros.

Científicos analizaron la literatura científica para ver los métodos más seguros de alargamiento del pene y revisaron cinco estudios quirúrgicos basados en evidencias de 121 hombres y seis estudios no quirúrgicos de 109 hombres publicados entre 2000 y 2009.

Para la doctora Elizabeth Cavaler, uróloga del Lenox Hill en Nueva York, citada por Health Day News, los hombres juegan con fuego si manipulan el tamaño sólo por vanidad.

Paolo Gontero, coautor del estudio, reveló que los urólogos reciben con frecuencia consultas de hombres preocupados por el tamaño, a pesar de que la mayoría son de tamaño promedio: 2,5 a 10 centímetros en estado de flacidez.

En la revista British Journal of Urology International, Gontero y colegas encontraron que los extensores de pene funcionan mejor que los dispositivos al vacío, los ejercitadores y las inyecciones de botox, y que la satisfacción psicológica es igual de importante que cualquier cambio físico.

Una revisión de las técnicas quirúrgicas mostró que aumentaban el tamaño del falo en promedio alrededor de 1,27 a 2,5 centímetros, aunque la cirugía más segura que corta el ligamento suspensorio del pene para alargarlo, a menudo falla.

Los procedimientos de alargamiento más complejos se consideran experimentales y pueden entrañar peligros.

En un estudio, más de 70 machos usaron extensores de pene y alcanzaron un aumento de 0,5 a 2,5 centímetros. Los tratamientos al vacío no ofrecen resultados tras seis meses, mientras que los ejercicios de alargamiento carecen de evidencia científica.

Para el urólogo E. Douglas Whitehead, la cirugía de ligamentos suspensorios junto a técnicas de estiramiento suele ser más eficaz.

En el cuerpo, incluso los huesos pueden estirarse, de modo que si se estira el pene por el tiempo suficiente, puede funcionar.

Otra opción es la terapia cognitivo conductual para mejorar la confianza de algunos hombres que se sienten mal con su pene, pese a tener un tamaño promedio.

De todas maneras: consulte siempre con el urólogo. No vaya a ser que se meta en líos.