Droga fulmina la malaria en ratones

Transmisor de malaria. Foto NIH

Soñar no cuesta nada. Y soñar despierto. Tampoco. más si se tienen los pies en la tierra: científicos probaron un compuesto antimalárico que erradicaba la enfermedad en solo 48 horas, de acuerdo con el reporte presentado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

No solo destruye las células rojas infectadas con el parásito de la malaria sino que no ataca las células sanas.

Se trata del compuesto denominado (+)-SJ733, desarrollado a partir de una molécula identificada en un estudio previo por investigadores del St. Jude Children’s Research Hospital.

La malaria es transmitida por la hembra de varias especies de zancudo Anopheles. El parásito, plasmodium, ingresa al cuerpo y provoca la enfermedad que según al forma va de malestar general y escalofrío hasta la muerte. Cada año fallecen más de 700.000 personas en el mundo por esa causa, en zonas tropicales.

El compuesto empela un mecanismo novedoso para matar el parásito al reclutar al sistema inmunitario para eliminar las células infectadas. En un modelo de ratón una sola dosis eliminó 80% de los parásitos en 24 horas. Luego de 48 horas no se detectó.

¿Qué sigue? La idea de los científicos es comenzar pruebas en humanos adultos sanos.

Las evidencias sugieren que la velocidad y el modo de acción del compuesto trabajan juntos para suprimir el desarrollo de parásitos resistentes a las drogas. Este ha sido uno de los problemas con los medicamentos en uso.

La intención, de funcionar en humanos, es elaborar una medicina que elimine el parásito con una dosis única.

La secuenciación completa del parásito Plasmodium falcíparum, la forma más mortal del parásito, reveló que (+)-SJ733 interrumpía la actividad de una proteína fundamental, que actúa como una bomba de la que este depende para mantener el balance del sodio.

Hay que seguir soñando.

Revierten parálisis en micos

Si se rompió la comunicación entre el cerebro y la mano ¿cómo restablecerla?

El sueño de toda persona paralizada, volver a mover sus miembros, podría estar un paso más cerca.

Científicos presentaron en Nature una manera de recuperar el movimiento restableciendo las conexiones rotas tras una lesión en la columna. El procedimiento resultó exitoso en simios.

Los científicos implantaron electrodos en un centro de control del movimiento en el cerebro, conectándolos con electrodos unidos a los músculos del brazo.

El avance se vale de dos logros de los últimos años: las prótesis desarrolladas para que una persona pueda controlar con la mente el cursor de un computador o manipular un brazo robótico, implantes aún en experimentación; y las prótesis que se valen del movimiento residual del hombro para estimular los músculos del brazo permitiendo asir objetos con la mano.

En el nuevo desarrollo, Lee Miller, de Northwestern University Feinberg School of Medicine en Chicago, Illinois, y colegas, implantaron redes de electrodos en la corteza motriz primaria de dos simios. Es la región cerebral que imparte órdenes de movimiento a los músculos del cuerpo, permitiéndoles registrar la actividad de cerca de 100 neuronas en ese punto.

En otra cirugía, se implantaron hasta 5 electrodos en tres músculos del brazo usados para agarrar objetos con la mano. Al grabar simultáneamente los electrodos en cerebro y músculos cuando los monos cogían objetos, se desarrollaron algoritmos computarizados de descodificación que predecían cómo las señales del cerebro se traducían en actividad eléctrica en cada uno de los tres músculos. Luego se esperaba demostrar que los algoritmos podían interpretar órdenes del cerebro en un mico paralizado y entregar el estímulo adecuado a los músculos para provocar el movimiento deseado.

Para eso, inyectaron una droga que bloquea los nervios para paralizar temporalmente una mano y el brazo de los simios. Estos no podían hacer una tarea simple ya aprendida, coger una pelota y meterla por un tubo para obtener un jugo como recompensa. Cuando se encendió la neuroprótesis, lo pudieron hacer con éxito el 80% de las veces.

Se espera que funcione en humanos. No hay impedimentos técnicos para hacer ensayos, pero recibir la aprobación y reclutar voluntarios tardará unos años, dijo Miller.

De todas maneras, la parálisis inducida en los simios no es idéntica a la que sufre una persona paralizada de verdad, que exige activar muchos músculos más. Es la duda que tendrá que ser resuelta en los ensayos.

Dibujo cortesía Nature

Surge una esperanza contra el Alzheimer

Decenas de millones de humanos padecen Alzheimer, una enfermedad ligada en muchos casos a la etapa final de la vida y sin mayores esperanzas.

Pero neurocientíficos de la Escuela de Medicina de Case Westen Reserve University presentaron esta semana en la revista Science un increíble logro: mostraron cómo el medicamento bexaroteno reversa con rapidez en ratones los déficits cognoscitivos, patológicos y de memoria que provoca el desarrollo de la enfermedad.

¿Funcionará en humanos?

El bexaroteno fue aprobada para el tratamiento del cáncer por la FDA hace más de 10 años y ahora se mira su uso contra el Alzheimer.

Este mal aparece en cierta medida por la incapacidad del cuerpo de eliminar la presencia de los péptidos beta-amiloides en el cerebro, sustancia que se produce de manera natural.

Gary Landrethh y colegas usaron la droga al tener ciertas pistas sobre la acción de esa medicina en la limpieza de los péptidos y se mostraron sorprendidos por la velocidad con la cual mejoraba la memoria, la conducta e incluso reversaba la patología del Alzheimer.

Hoy la comunidad científica es que pequeñas formas solubles de beta-amiloides provocan los problemas de memoria en modelos animales y humanos con la enfermedad. A las 6 horas de suministrado el bexaroteno, los niveles solubles del péptido se redujeron25%; y hay más: el efecto duraba hasta 3 días. Este cambio fue correlacionado con un rápido mejoramiento en una amplia gama de conductas en tres modelos de ratones distintos.

“Es un hallazgo sin precedentes”, dijo Paige Cramer, candidato a doctor en esa universidad y principal autor del estudio. “Antes, el mejor tratamiento para el Alzheimer en ratones requería varios meses para reducir la placa (de beta-amiloides) en el cerebro”.

El bexaroteno es una droga segura y con buen perfil en cuanto a efectos secundarios.

Se espera comenzar ensayos clínicos con personas.

Pacientes salen de coma con una medicina para dormir

Una droga utilizada para ayudar a dormir las personas serviría para despertar aquellos de un sueño profundo: en coma.

Ambien, y su genérica contraparte, zolpidem, han sido empleadas durante muchos años para que aquellos a los que les es difícil dormirse, pasen una buena noche. Pero en los últimos 12 años, algunos reportes anecdóticos han sugerido que podría tener otro uso insospechado: revivir pacientes con coma mínimamente consciente.

El hallazgo es curioso e importante. El primer reporte fue casi imposible de creer y no recibió un reconocimiento unánime.

El caso es el siguiente: en 1999, Louis Viljoen fue golpeado por un camión y declarado en estado vegetativo. Varios equipos médicos lo mantuvieron vivo durante tres años, hasta que su médico le prescribió zolpidem, pensando que así podría dejar de rasguñar el colchón a medianoche. 20 minutos tras recibir la primera dosis, despertó y comenzó a hablarle a su madre. Durante un tiempo pasaba de un estado consciente a uno inconsciente. Pasó varios días así, despertando por periodos más prolongados cada vez luego de recibir la medicina, hasta que comenzó a permanecer despierto sin necesidad de ella.

Desde entonces otras historias similares han sido reportadas, así como otros casos interesantes y los médicos se están comenzando a preguntar ahora ¿pueden tener un chance pacientes supuestamente en estado vegetativo? El mes pasado, científicos reportaron, según The New York Times, que los cerebros de personas en estado vegetativo mostraban actividad en respuesta a órdenes simples en las regiones cerebrales esperadas.

El caso intriga. ¿Cómo medicinas como zopidem trabajan en el cerebro para revivir pacientes con grado mínimo de conciencia?

Si bien es cierto que los efectos colaterales incluyen casos de sonambulismo extremo, como comer, hablar e incluso conducir auto dormido, no es claro cómo provoca tales conductas, como es que una ayuda para dormir puede causar actividad cerebral en pacientes que no parece que fueran a despertar jamás.

No se ha informado si la medicina funciona en todos los casos, en cuáles sí o en cuáles no. Lo cierto es que renacen las esperanzas para aquellos muertos en vida.

La epoc puede esperar

Epoc: Las personas que padecen epoc aumentan. Aunque se puede manejar, es progresiva cuando no se maneja de manera adecuada. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, un mal en auge. Pues bien, un estudio de Terence Seemungal y Jadwuiga Wedzicha, acaba de mostrar que el uso prolongado del antibiótico macrolida puede reducir la frecuencia de las exacerbaciones en los pacientes con epoc moderado a severo en alrededor de un 35 por ciento, lo cual es un avance importante, de corroborarse.
Este es el primer estudio largo sobre los efectos de la droga y fue publicado en el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.
El anuncio llega cerca de la celebración del día de la epoc, el pasado martes.

Ancianos, pero bien fuertes

Adultos y ancianos fuertes. Eso es lo que podría desprenderse de una nueva droga en ensayo.
Investigadores del sistema de salud de la Universidad de Virginia reportaron que la ingestión oral, diariamente, de una droga en ensayo, conocida como MK-677, incremento la masa muscular en brazos y piernas de adultos saludables sin efectos secundarios serios, probando su efectividad para reducir la fragilidad que traen los años.
El estudio, publicado en Annals of Internal Medicine, demostró que niveles de la hormona del crecimiento GH y del factor I de crecimiento tipo insulina en adultos mayores que tomaron MK-677 se incrementó al punto de lo hallado en adultos jóvenes. La droga restauró 20 por ciento de la pérdida de masa muscular asociada con el envejecimiento normal.

Inventan droga que remplaza el ejercicio

 

Parece ciencia ficción: investigadores identificaron dos drogas que imitan muchos de los efectos fisiológicos del ejercicio, drogas que incrementan la capacidad de las células de quemar grasa y son los primeros compuestos que aumentan la resistencia al ejercicio.
Las drogas se pueden suministrar vía oral y trabajan al reprogramar genéticamente las fibras musculares de modo que emplean mejor la energía y se contraen repetidamente sin fatiga.
En experimentos de laboratorio, ratones que tomaron las drogas corrían más rápido y más largo que los otros.
Los que recibieron Aicar, una de las drogas, corrieron 44 más largo que los animales sin tratamiento. El segundo compuesto, GW1516, tuvo un impacto más dramático en la resistencia, pero solo cuando se combinó con ejercicio.
La investigación corrió por cuenta de Ronald Evans, del Howard Hughes Medical Institute.
Evans indicó que las drogas que imitan el ejercicio podrían ofrecer protección contra la obesidad y desórdenes metabólicos relacionados. También ayudarían contra los efectos de devastadoras enfermedades musculares como la distrofia.
El estudio fue publicado esta semana en el journal Cell.
Una de las preocupaciones a futuro, sería el abuso por parte de personas que deseen aumentar su rendimiento, como deportistas, por lo que debería diseñarse una prueba para su detección en ellos.