Si quiere quemar grasa, aeróbicos es lo mejor

No quedan dudas, por si existía alguna o quedaban quienes piensan que solo a punta de dietas se adelgaza.

El entrenamiento aeróbico es la mejor forma de ejercicio para quemar grasa, según investigadores de Duke University que compararon el entrenamiento aeróbico, el de resistencia y una combinación de los dos.

El estudio que apareció el fin de semana en el Journal of Applied Physiology es la prueba más grande, según los autores, para analizar los cambios en la composición corporal de esas tres formas de ejercicio en adultos con sobrepeso y obesos sin diabetes.

Se ha demostrado que el ejercicio aeróbico -incluyendo caminar, correr y nadar- es una manera efectiva de perder peso. Algunas guías recientes han sugerido que el entrenamiento de resistencia, que incluye levantamiento de pesos para fortalecer y mantener masa muscular, puede ayudar también con la pérdida de peso aumentando la tasa metabólica en descanso.

Investigaciones han demostrado los beneficios para la salud del entrenamiento de resistencia, como mejorar el control de glucosa, pero los estudios sobre la quema de grasa han sido poco concluyentes.

“Dado que cerca de 2/3 de los adultos (en Estados Unidos) tienen sobrepeso por al exceso de grasa corporal, queríamos ofrecer recomendaciones claras basadas en evidencias para perder grasa corporal”, dijo Leslie H. Willis, líder del estudio en Duke.

Los investigadores enlistaron 234 adultos con sobrepeso u obesos y fueron asignados al azar a alguno de los tres grupos de ejercicio: resistencia, con 3 veces por semana de levantamiento de pesas, 3 sets por día con repeticiones de 8-12 en cada una; aeróbico con 20 kilómetros por semana; o aeróbicos más resistencia 3 días a la semana en aquellas dosis.

Al final, el grupo de resistencia había ganado peso por la mayor masa corporal, mientras que los de aeróbicos y aeróbicos más resistencia habían perdido más peso.

El ejercicio aeróbico fue también el método más eficiente para perder grasa. El grupo aeróbico pasó en promedio 133 minutos a la semana entrenándose y perdiendo peso, mientras que el de resistencia gastó 180 sin perder peso

El grupo mixto, que requirió el doble del tiempo, arrojó resultados mixtos: el régimen les ayudó a perder peso y masa de grasa, pero no redujo más que el aeróbico solo la masa corporal ni la grasa. Este grupo tuvo la mayor reducción de circunferencia abdominal, lo que se atribuye a la cantidad de tiempo que pasaron entrenándose.

La tasa metabólica, que determina cuántas calorías se queman en descanso, no fue medida en el estudio.

Aunque toda clase de ejercicios es buena para la salud, el aeróbico es ideal para jóvenes o adultos sanos que quieren perder peso, mientras que para quienes padecen atrofia muscular la resistencia puede serles benéfica.

Cangrejos que escojen la comida por el color

No pueden vivir como nosotros y los demás animales sobre la tierra o cerca de la superficie. Los cangrejos que viven a unos 800 metros de profundidad, donde no llega la luz solar, tienen un tipo de visión que combina la sensibilidad a la luz azul y ultravioleta. Sí, su detección de longitudes de onda más cortas le da una forma de ganarse la vida alimentando bien y no con veneno.

“Llámelo codificar la comida mediante el color”, dijo Sönke Johnsen, biólogo de Duke. Explicó que estos animales pueden estar utilizando su sensibilidad a aquellos tipos de luz para “diferenciar los corales tóxicos donde residen, los cuales resplandecen con bioluminiscencia, verde-azul y verde, del plancton que comen que resplandece en azul”.

El descubrimiento explica cómo algunos animales de las profundidades marinas usan sus ojos y cómo su sensibilidad a la luz moldea sus interacciones con su ambiente.

“Algunas veces estos hallazgos conducen a innovaciones útiles años más tarde”, como un telescopio de rayos X puesto en los ojos de una langosta, dijo Tamara Frank, biólova de Nova Southeastern University. Ella y sus colaboradores reportaron el hallazgo en Journal of Experimental Biology.

Frank, quien condujo el estudio, había mostrado antes que ciertas criaturas de mar profundo pueden ver en longitudes de onda ultravioleta, pese a vivir a menos profundidad.

Este estudio es de los primeros en examinar la respuesta a la luz de animales que viven en el fondo.

La investigación se realizó cerca a Bahamas. Los científicos tomaron videos e imágenes de las regiones, grabando cómo los crustáceos comían y las longitudes de onda de luz, o color, a las que resplandecían los animales circundantes por la bioluminiscencia. También capturaron y examinaron los ojos de 8 crustáceos en esos sitios y en otros de anteriores cruceros.

Frank disparó distintas intensidades de luz y colores sobre los crustáceos y grabó la respuesta de sus ojos con un electrodo. Los animales habían sido subidos en cámaras con aislamiento de temperatura y luz.

Todas las especies eran extremadamente sensibles a la luz azul y dos tanto a la azul como a la ultravioleta.

Luego en otra inmersión se comprobó la manera como se alimentaban los cangrejos, demostrando que tenían un código de color para su comida.

En al foto de Johnsen se aprecia un crustáceo con bioluminiscencia.

Ojo: ¿producen derrames las gaseosas dietéticas?

Las gaseosas dietéticas no serían tan saludables después de todo. Se les han hecho reparos porque han sido vinculadas en el pasado a un mayor riesgo de diabetes y de contribuir al desarrollo del síndrome metabólico.

Ahora, en la Conferencia Internacional de Derrames en Los Ángeles, la semana pasada la investigadora Hannah Gardener reveló una asociación entre las gaseosas dietéticas y el riesgo vascular.

Gardener es epidemióloga de la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami en Florida.

“Quienes consumen estas bebidas todos los días experimentan un riesgo 61 por ciento mayor de eventos vasculares que aquellos que no beben gaseosa alguna”, dijo.

Lo que es peor, el riesgo persiste luego de controlar el síndrome metabólico, la enfermedad vascular periférica y la historia de problemas cardiacos de las personas.

“Este es el primer reporte de esta asociación”, dijo Larry Goldstein, vocero de la American Stroke Association. “Pienso que siempre es bueno tomar las cosas con moderación. La gente debería mirar esta información y considerarla en el contexto de otros factores de riesgo”.

Los investigadores trabajaron con más de 2.500 personas del estudio multiétnico del norte de Manhattan. Se les preguntaba cuánta gaseosa dietética bebían.

Durante un promedio de 9,3 años, ocurrieron 559 eventos vasculares, incluyendo derrames isquémicos y hemorrágicos.

Se observó también un incremento significativo en el riesgo de eventos vasculares entre quienes consumieron la gaseosa de manera moderada o a diario.

Es la primera vez que se vinculan las gaseosas dietéticas con el riesgo vascular.

“Es un estudio observacional y no prospectivo”, dijo Goldstein, del Duke Stroke Center en Durham. “Es una asociación y no una relación causal comprobada.

La investigación reconoce que se requieren estudios adicionales. Los mecanismos detrás de esta asociación no son aún conocidos.

Para Steven Greenberg, de Harvard medical School en Boston, las personas deberían centrarse en una dieta saludable y en el ejercicio continuo.