Mataron al 80% de elefantes en Gabón

Foto Pixabay

Foto Pixabay

¿Cómo queda un elefante detrás de un poste? ¡Mal escondido! Pero es que no tiene dónde estar a salvo, ni en el parque más remoto de Gabón, África, lo están: entre 2004 y 2014 la población de elefantes se redujo de 35 000 a solo 7000, una reducción del 80% debido a los cazadores ilegales.

Eso reveló un estudio publicado en Current Biology.

Una mala noticia, sabido que ya en 2013 un estudio mostró que el elefante africano del bosque Loxodonta cyclotis se había reducido 62% desde 2002.

Se pensaba que los elefantes podrían sobrevivir en sitios apartados, como el Parque Nacional Minkébé, pero no.

“La pérdida de elefantes en este lugar es aún más grave de lo que pensábamos”, dijo Fiona Maisels, científica de Wildlife Conservation Society en New York, quien hizo parte del estudio de 2013, citada por Science.

Este estudio fue más extenso e incluyó zonas de amortiguación.

“Sus últimos bastiones están siendo penetrados”, en palabras de George Wittemyer, de la Universidad de Colorado, conservacionista.

Este bastión incluye 7570 kilómetros cuadrados de ese parque, establecido en 2002 para proteger los elefantes, y 2403 kilómetros cuadrados de las zonas de amortiguación. Aislado de ciudades y villorios por la densa selva, el parque está a 48 kilómetros de la carretera más grande en Gabón. “Tenía la densidad más alta de elefantes en África Central y era difícil llegar allí”, comentó John Poulsen, ecólogo tropical de Duke University, coautor del nuevo estudio.

Para estimar la población, los científicos contaron en 2004 las pilas de excrementos en 43 sectores, cada uno de 1 kilómetro. Una década después repitieron la prueba, adicionando 66 sectores, para 106.

Los datos sugieren que en 10 años el número de elefantes se redujo, en el parque y zonas de aledañas, de 35 000 a solo 7000 si acaso.

“Sabíamos que había una reducción, pero no esperábamos que fuera tan drástica”, agregó.

El gobierno de Gabón no conoce la magnitud de la cacería ilegal.  Los guardas del parque registraron 161 restos de elefantes, que son difíciles de hallar en la espesura de la selva.

RIP.

¿Pueden los genes predecir el éxito?

Foto Pixabay

Foto Pixabay

¿Pueden estar el éxito en los negocios y en la vida profesional ligados a los genes?

La respuesta, para un estudio aparecido en Psychological Science es… ¡sí!

De acuerdo con la investigación, que se basó en el seguimiento de 1.000 personas durante 4 décadas, algunas características psicológicas vinculan los genes con la movilidad social hacia arriba. Según eso, varios factores psicológicos desempeñan un rol en vincular el perfil genético con varios resultados importantes en la vida, como el logro profesional, la seguridad financiera, la movilidad geográfica y la movilidad social hacia arriba.

El estudio de Daniel W. Belsky de Duke University School of Medicine, se apoyó en estudios previos que muestran un continuo genético que predice el logro educativo de una persona.

En este, se examinaron millones de variantes genéticas de más de 100.000 personas para hallar que esas variantes podían ser reunidas en un marcador poligenético que se relacionaba con el logro educativo. Aquellos con un marcador sobre 0 eran más dados a completar más años de educación.

En el nuevo estudio se encontró que los vínculos genéticos con el resultado educativo también predecían logros más allá.

Se halló que era más probable que aquellos con más altos marcadores poligenéticos dejaran su hogar en busca de oportunidades profesionales, construían carreras más exitosas, manejaban mejor el dinero y tenían parejas con niveles de educación e ingresos más altos.

También se encontró que esos marcadores más altos se asociaban con la movilidad social, los niños con marcadores poligenéticos mayores tendrían a tener más éxito socioeconómico así provinieran de familias relativamente pobres.

No se encontró una relación entre esos marcadores altos y la salud física.

Pero en general los investigadores advirtieron que el aporte genético al éxito personal es de todas maneras pequeño.

Crean un par de ratas compinches

Dos ratas son mejores que una. Y funcionan mucho mejor también.

Científicos hicieron algo parecido a una fusión de ratas de laboratorio, ligando electrónicamente sus cerebros para que pudieran trabajar juntas resolviendo un problema. Y esa conexión cerebro-cerebro permaneció fuerte aún cuando las ratas estuvieran separadas por más de 3.000 kilómetros.

El estudio fue publicado en Nature Scientific Reports.

Los experimentos fueron encabezados por Miguel Nicolelis, neurobiólogo de Duke University, mejor conocido por su trabajo en prótesis controladas por la mente.

“Nuestros estudios con las interfaces cerebro-máquinas nos convenció de que el cerebro era mucho más plástico de lo que creíamos”, dijo. “En esos trabajos, el cerebro se adaptaba con facilidad para aceptar un impulso de dispositivos fuera del cuerpo y aprendía incluso cómo procesa luz infrarroja invisible generada por un sensor artificial. Por eso nos preguntamos si podía asimilar señales de sensores artificiales, ¿podría asimilar la información de sensores de un cuerpo distinto?”

Para sus experimentos, entrenaron pares de ratas para presionar cierta tecla cuando una luz se encendiera en su jaula. Si presionaban la tecla correcta, obtenían agua como recompensa.

Cuando una rata del par, denominada codificadora, realizaba la tarea, el patrón de su cerebro era traducido a una señal electrónica enviada a su compañera, la decodificadora, que estaba separada de la primera. La luz no se apagaba en su jaula, por lo que el animal tenía que recibir el mensaje de la codificadora para saber cuál tecla presionar para tener la recompensa.

La decodificadora presionó la tecla correcta el 70% de las veces.

En los experimentos los cerebros de las ratas estaban conectadas vía microelectrodos por lo que cuando una presionaba la tecla, la otra sabía hacer lo mismo. Si los animales realizaban la tarea cooperativa correctamente, recibían la recompensa.

Los electrodos fueron conectados en la región cerebral que procesa la información motriz. Y la interfaz cerebro-cerebro que Nicolelis describe como un computador orgánico, funcionaba de dos formas: si la decodificadora elegía la tecla que no era, la codificadora no recibía recompensa, lo que animaba a las dos a trabajar en conjunto

“Vimos que cuando la decodificadora cometía un error, la codificadora cambiaba su función cerebral y conducta para hacerle más fácil la tarea a su compañera”.

Imagen cortesía Duke U.-Nicolelis

Quien no duerme bien, malas decisiones financieras toma

Si quiere mantenerse sabio y quizás no perder su trabajo, no tome decisiones cuando no haya dormido lo suficiente.

Científicos de Duke University mostraron, mediante imágenes de resonancia, que una noche sin dormir conduce a una mayor actividad cerebral en regiones que evalúan los resultados positivos, llevando además esa noche de vigilia a una menor actividad en las áreas cerebrales que procesan los resultados negativos.

En un estudio, individuos privados del sueño tendían a hacer elecciones que enfatizaban las ganancias monetarias y era menos probable que realizan elecciones que redujeran las pérdidas. Aunque no fue real con todos los sujetos, el resultado es para tener en cuenta.

Se ha demostrado antes que la falta de un sueño adecuado afecta nuestra capacidad de tomar decisiones, pero esto se ha atribuido con frecuencia a los efectos en la atención y la memoria, y a la incapacidad de integrar la retroalimentación de la manera adecuada.

Este, según los autores, es el primer estudio que parece demostrar que no dormir bien puede cambiar la manera como el cerebro considera el valor económico, independiente de sus efectos en la atención vigilante.

El estudio demuestra también que la privación del sueño incrementa la sensibilidad a las recompensas positivas mientras disminuye la sensibilidad a las consecuencias negativas.

Los investigadores examinaron 29 voluntarios adultos con edad promedio de 22 años para averiguar cómo no dormir bien puede afectar la toma de decisiones. El estudio fue publicado en Neuroscience.

“Aún si alguien toma decisiones financieras riesgosas pero que suenan bien, tras una noche de sueño normal, no es garantía de que esa persona no lo expondrá a usted a un riesgo inconveniente si se priva de dormir”, dijo Michael Chee, coautor y profesor en el Neurobehavioral Disorders Program en Duke-Nus en Singapur.

Cuando lleguen sus empleados, pregúnteles si durmieron bien o…