Hielo seco deja surcos en Marte

No, Marte no es ese planeta solitario y quieto. No. Hay movimiento. Extraño. Nasa informó que pedazos de hielo seco o CO2 congelado, se podría estar deslizando sobre algunas dunas de arena en una especie de cojines de gas similares a los de un deslizador en miniatura, haciendo surcos sobre el suelo.

Con esa hipótesis, al menos, se explicarían los enigmáticos canales vistos al examinar imágenes de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter (MRO).

“Siempre he soñado con ir a Marte”, dijo Sereina Diniega, científica planetaria en el Jet Propulsion Laboratory de la Nasa y directora de un estudio aparecido online en el journal Icarus. “Ahora sueño con esquiar en una duna marciana sobre un bloque de hielo seco”.

Los canales en las colinas en Marte, canales lineales, muestran una amplitud constante, de unos pocos metros o yardas, con bancos a los lados. A diferencia de los surcos que deja el agua en la Tierra, no muestran material al final sino huecos.

Imágenes de una cámara de alta resolución del MRO revelan dunas con canales lineales cubiertos por CO2 congelado durante el invierno. Al comparar fotografías del antes y el después, los investigadores determinaron que los surcos se forman en primavera. Algunas imágenes muestran también objetos brillantes en los canales.

Estos podrían ser pedazos de hielo seco que se habrían resquebrajado de las partes altas de la colina. Los huecos podrían ser el resultado de los bloques de hielo seco sublimados en gas de CO2 luego de haber detenido su marcha.

En la foto, los canales tomados por MRO, cortesía Nasa

El suelo de Marte se mueve

Algo se mueve sobre la superficie de Marte: imágenes del Mars Reconnaissance Orbiter mostraron que las dunas de arena y las arrugas del terreno se están moviendo en el planeta rojo en docenas de sitios, desplazándose varias yardas, lo que sugiere que la superficie arenosa del planeta es más dinámica de lo que se creía.

“O Marte tien más ráfagas de viento de lo que conocíamos, o los vientos son capaces de transportar más arena”, dijo Nathan Bridgers, científico planetario de del John Hopkins University’s Appplied Physics Laboratory y autor principal de un artículo aparecido en Geology.

“Pensábamos que esas arenas eran más o menos inmóviles, por lo que las nuevas observaciones cambian nuestra perspectiva”.

De hace tiempo se conoce que el polvo rojo revolotea en tormentas alrededor del planeta, pero los granos negro son más grandes y difíciles de mover. Hace menos de una década no se creía que las dunas y arrugas del terreno se movieran de modo que pudieran ser detectadas.

Imagen cortesía Nasa de una de las dunas que se mueven.