Así actúan ellos cuando las mujeres escasean

Cuando escasean las mujeres, los hombres se tornan más impulsivos, ahorran menos y aumentan los créditos de acuerdo con un estudio de University of Minnesota’s Carlson School of Management.

“En otros animales vemos que cuando las hembras escasean, los machos se tornan más competitivos, compiten por un mayor acceso a las hembras”, explicó Vladas Griskevicius, profesor y cabeza del estudio. “¿Cómo compiten los humanos para acceder a parejas? Lo que se halla a través de las culturas es que los hombres a menudo lo hacen mediante el dinero, el estatus y diversos productos”.

Para examinar cómo la relación entre sexos afecta las decisiones económicas, los investigadores realizaron diversos experimentos en los que se creaban historias en las que había menos mujeres en su ciudad, o se disponían filas de fotos con mujeres y hombres en distintas cantidades.

En los distintos casos, ellos ahorraban menos, gastaban más y pedían más créditos en los casos en los que había menos mujeres.

“La economía nos dice que los humanos hacen decisiones midiendo cuidadosamente las opciones, no son como los animales”, dijo el investigador. “Pero tenemos mucho en común con otros animales. Algunas de nuestras conductas son más reflexivas y subconscientes. Vemos que hay más hombres que mujeres en nuestro ambiente y eso cambia automáticamente nuestros deseos, nuestros comportamientos, toda nuestra psicología”.

El estudio fue publicado en el Journal of Personality and Social Psychology.

Mientras que la relación entre los sexos no influyen en las decisiones económicas de las mujeres, sí moldean las expectativas de cómo los hombres deberían gastar su dinero al cortejarlas. Tras leer un artículo informándoles a mujeres que había más hombres que mujeres, ellas esperaban que los hombres gastaran más en citas para cenar, regalos del Día de San Valentino y anillos de compromiso.

“Cuando hay escasez de mujeres, ellas sentían que los hombres debían hacer algo diferente para conquistarlas”, dijo Griskevicius

En un ambiente con más hombres, ellos sentían que necesitaban gastar más en sus esfuerzos por conseguir pareja.

La industria del cabello genera beneficios billonarios cada año

Las empresas relacionadas con la industria del cabello están en auge, cada año aumentan en número y en beneficios. Un negocio que a priori podría parecer extraño se ha convertido en una especie de “boom” que le convierte en uno de los sectores más pujantes actualmente. La principal explicación radica en que la caída del cabello supone una de las principales preocupaciones en la sociedad occidental.

La India es uno de los lugares donde esta industria se ha hecho más fuerte. Los hindúes se rapan la cabeza al menos tres veces en su vida ya que su creencia religiosa afirma que los pecados de la otra vida se albergan en el cabello. En los templos se pueden ver más de 500 barberos rapando cabezas de miles de personas durante 24 horas al día, en algunos de los templos más importantes llegan a generarse 25 millones de dólares gracias a la venta del cabello.

El aumento de empresas dedicadas a este sector hace que sea cada vez más difícil conseguir coletas largas que son, precisamente, las necesarias para fabricar pelucas de calidad. Rusia fue durante un tiempo otro de los mayores exportadores de pelo pero actualmente, y debido a la mejora de la economía y las condiciones de vida en el país, la venta de pelo en el país ha descendido notablemente.

Uno de los mayores problemas con los que han de enfrentarse las empresas dedicadas a este sector son los monopolios y las mafias que se han creado en torno a ello. Todo esto ha supuesto una subida de precios y al mismo tiempo, ha potenciado las investigaciones en la creación de pelo (muy similar al natural) pero a un coste notablemente inferior.

Hombres más promiscuos en crisis económicas

No parecen buenos tiempos para nadie: las épocas de dificultad económica provocarían que los hombres busquen más compañeras sexuales para tener más oportunidades de reproducirse, de acuerdo con un estudio de Omri Gillath publicado este mes enel Journal of Experimental Social Psychology.

La teoría de la selección sexual basada en la psicología evolutiva sugiere que es más probable que los hombres se embarquen en relaciones de corta duración cuando se enfrentan a un ambiente amenazante.

Cuando deben pensar acerca de su propia muerte, lo que imita condicioens de baja supervivencia, Gillath y colegas hallaron que los hombres responden con más vigor a fotos sexuales y tenían una mayor tasa cardiaca cuando las veían que cuando pensaban sobre el dolor de muelas.

“Estamos diseñados biológicamente para reproducirnos y el medio ambiente nos revela la mejor estrategia para asegurar la transmisión de nuestros genes”, dijo el investigador.

“Si usted piensa que morirá pronto, es una gran ventaja desarrollar estrategias de relaciones de corto plazo para estar seguros de que habrá más descendientes y la esperanza de que algunos sobrevivan, pero las mujeres no pueden hacer lo mismo.

“La señal final de las bajas oportunidades de sobrevivir es la muerte”. “Tras amenazar (a los hombres en el estudio) con su propia muerte, les pedimos mirar un computador con imágenes sexuales y no sexuales, para ver si la muerte torna a los hombres más interesados en el sexo”.

Los que veían imágenes sexuales en vez de otras sobre el dolor de muela, se entusiasmaban más. Ninguno de los grupos mostró diferencia en las respuesta a las imágenes no sexuales.

Gillath relacionó su estudio con los temores alrededor de la actual situación económica. Algunos analistas predicen que podría venir una era prolongada con baja empleabilidad, bajas expectativas y un estándar menor de calidad de vida.

¿Podría tan difícil situación de la economía mover a hombres a moverse fuera de sus relaciones de pareja estables y seguir un modo de vida más promiscuo?

Gilath cree que es posible.

“La economía nos está diciendo que hay pocas chances de sobrevivir. No hay tanto dinero, no sabemos si conservaremos nuestros empleos, no sabemos si podemos respaldar a nuestros hijos. Es como vivir en la sabana y no tener suficientes frutas y tener escasez de animales. En tales momentos, los hombres pueden estar más inclinados a diseminar sus genes y por lo tanto estar más preparados para tener sexo”.