Moverse: terapia siquiátrica

Si tiene mal humor, padece problemas mentales como el desorden bipolar, depresión o esquizofrenia… un poco de actividad física al día le haría bien. Eso se desprende de un estudio de Brian MacCormick, profesor e investigador de la Universidad de Michigan, publicado en el Internacional Journal of Social Psychiatry.
La actividad física ayuda en la atención siquiátrica. En el estudio se consideró cualquier tipo de movimiento sostenido, como el aseo de la casa, actividades en el jardín, caminatas y también el ejercicio formal.
El reto es motivar a esas personas para involucrarse todos los días en esta clase de tareas y actividades.

Diez razones de peso

Ejercicio. Nadie niega que hacer ejercicio es saludable, aunque a la hroa de la verdad, muchos se aguanten las ganas de hacerlo. O vayan en contravía de lo que piensan.
Los médicos del Hospital Metodista en Houston se reunieron para establecer las 10 razones por las que una persona debería hacer ejercicio. Este es el top ten.
1. Ayuda a mantener las arterias flexibles y maleables, lo que previene las enfermedades del corazón.
2. Si se tiene el síndrome metabólico, perder tan poco como el 6,5 por ciento del peso corporal deriva en una reducción sustancial de la presión sanguínea, la glucosa, los triglicéridos y el colesterol total, factores incidentes en la enfermedad del corazón.
3. Previene el crecimiento de grasa alrededor de la cintura, que es una grasa molesta y dinámica que contribuye activamente con la diabetes, la pérdida de visión y la amputación de extremidades.
4. La grasa en el abdomen está asociada con la inflamación que conduce a daño en los vasos sanguíneos, a enfermedades del corazón y del hígado y al Alzheimer.
5. El ejercicio mejora el ánimo y el buen genio, lo que incrementa los niveles de serotonina en el cerebro.
6. El ejercicio puede ser una actividad social, lo que se relaciona con una sensación más alta de felicidad.
7. El fortalecimiento mejora la firmeza de los huesos y previene la osteoporosis.
8. El fortalecimiento y la flexibilidad ayuda a prevenir lesiones causasas por las actividades diarias, como levantar objetos o saltar sobre los charcos.
9. Los participantes en deportes de conjuntos como fútbol, baloncesto o voleiplaya mejoran la coordinación mano-ojo y los reflejos.
10. El ejercicio tonifica los músculos y hace que la persona sea más ágil y ligera.

¿Ya miró cómo tiene sus dedos?

Mírese los dedos: ¿son largos? o ¿están algo cortos? Pues bien:
Según un estudio publicado en PloS One por Meter Hurd y colegas, el tamaño de los dedos ayudaría a diferenciar entre las personas sedentarias y las que practican ejercicio. La investigación fue hecha en… ratones. Pero algo podría tener. Otras investigaciones en el pasado han vinculado el tamaño del dedo índice, en especial en comparación con el dedo anular, y ciertas conductas y características de la personalidad, como la agresión, la capacidad atlética y las habilidades académicas.
¿De ahora en adelante mirará las manos de quien esté frente a usted? No es así de sencillo. Ni los amantes a las sillas pueden culpar al tamaño de sus dedos, según Hurd, profesor en la Universidad de Alberta (Canadá), ni se puede adivinar esa predisposición con solo mirar los dedos de alguien: la influencia es mínima y, además, se requeriría analizar cientos de personas.

Inventan droga que remplaza el ejercicio

 

Parece ciencia ficción: investigadores identificaron dos drogas que imitan muchos de los efectos fisiológicos del ejercicio, drogas que incrementan la capacidad de las células de quemar grasa y son los primeros compuestos que aumentan la resistencia al ejercicio.
Las drogas se pueden suministrar vía oral y trabajan al reprogramar genéticamente las fibras musculares de modo que emplean mejor la energía y se contraen repetidamente sin fatiga.
En experimentos de laboratorio, ratones que tomaron las drogas corrían más rápido y más largo que los otros.
Los que recibieron Aicar, una de las drogas, corrieron 44 más largo que los animales sin tratamiento. El segundo compuesto, GW1516, tuvo un impacto más dramático en la resistencia, pero solo cuando se combinó con ejercicio.
La investigación corrió por cuenta de Ronald Evans, del Howard Hughes Medical Institute.
Evans indicó que las drogas que imitan el ejercicio podrían ofrecer protección contra la obesidad y desórdenes metabólicos relacionados. También ayudarían contra los efectos de devastadoras enfermedades musculares como la distrofia.
El estudio fue publicado esta semana en el journal Cell.
Una de las preocupaciones a futuro, sería el abuso por parte de personas que deseen aumentar su rendimiento, como deportistas, por lo que debería diseñarse una prueba para su detección en ellos.

Estire su corazón

Hay una fórmula para rejuvenecer el corazón. Y no se trata de revivir amores. No. Si bien la ausencia puede hacerlo sensible, el ejercicio fuerte vuelve joven el corazón. Así lo sugiere una investigación de la Escuela de Medicina de Washington University.
El ejercicio continuo hace que el corazón sea metabólicamente más joven y son las mujeres las que más se benefician.
“Sabemos que el corazón se deteriora a medida que envejece la persona y eso es en gran medida porque no estamos tan activos como acostumbrábamos”, dijo Pablo Soto, primer autor del estudio e instructor de la División Cardiovascular. “Investigaciones anteriores habían sugerido que el ejercicio podía revertir algunos de los efectos del envejecimiento y queríamos ver qué efectos tenía sobre el corazón”.
El estudio fue presentado en el American Journal of Physiology. Los participantes, personas de 60 a 75 años, se entrenaron durante 11 meses.