Las 10 noticias científicas de la semana

Fumigación de cultivos. Foto Jaime Pérez

1. La química de la muerte

La exposición continua y en distintos ambientes a químicos tóxicos está cobrando no solo muchas vidas sino la salud de muchas personas y problemas de reproducción a las personas, reveló un informe de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (Figo). Los abortos, nacimientos prematuros, fetos con malformaciones y menor desarrollo neurológico están entre las consecuencias. La exposición está en el aire, el agua y los alimentos. Solo por contaminación del aire cada año mueren 4 millones de personas.

2. Calcio para qué

No se gaste el dinero en eso: dos estudios publicados en el BMJ concluyeron que la ingestión de calcio mediante dieta o suplementos no mejora la salud ósea ni impide las fracturas en los ancianos, o sea que no debe recomendarse para ese fin. La recomendación ha sido tomar 1.000 a 1.200 miligramos/día de calcio para mejorar la densidad ósea y prevenir fracturas. Muchos toman suplementos para seguir la recomendación. Pero no, no funciona según los dos estudios.

3. Nuestras diferencias

El Proyecto 1.000 genomas revela hallazgos. Establecido en 2008 para secuenciar genomas de más de mil personas de las Américas, África, Europa, este y sur de Asia, Se encontró que el tipo más común de variación genética, el 99%, con los polimorfismos de nucleótido simple, un solo cambia de letra en el alfabeto. Además, las 2.100 a 2.500variantes estructurales detectadas afectan más el ADN a través del genoma. Se encontró además que un genoma típico difiere del genoma modelo en unos 4,1 a 5 millones de sitios. El estudio apareció en Nature.

4. Gasolina que no hace ¡pum!

Científicos de Caltech y el JPL de la Nasa encontraron un polímero que como aditivo de la gasolina reduce la capacidad explosiva de esta cuando ocurre un accidente, por ejemplo de un avión, que empeora las consecuencias. El aditivo cumple su papel sin afectar el desempeño del combustible, reveló el artículo publicado en Science. El polímero posee unas supermoléculas que evitan que el combustible se disperse violentamente y explote, esto sin alterar sus propiedades energéticas y densidad.

5. Muéstrame tu huella

Un estudio reveló que es posible identificar el origen ancestral de una persona con base solamente en sus características y aunque se necesita profundizar más en la investigación. En el estudio publicado en American Journal of Physical Anthropology se analizó de dos formas la huella del índice derecho de 243 individuos de distintas procedencias. No hallaron diferencias entre hombres y mujeres pero sí en cuando al ancestro americano-europeo o americano-africano. Un tema con muchas implicaciones.

6. Borrachos y envenenados

Un estudio en el Journal of Environmental Health presentó el análisis de 65 marcas de vino de Estados Unidos, de diferentes regiones. En todas, salvo una, halló rastros de arsénico por encima de los límites permitidos allí. La agencia ambiental EPA permite no más de 10 partes por mil millones pero se encontró entre 10 y 76, con promedio de 24. Bajo determinadas condiciones en la dieta, pueden ser dañinas esas concentraciones. Si eso es allá…

7. Que no se les olvide

No ha sido publicado aún en revista, pero científicos de la Universidad del Sur de California y el Centro Médico Bautista Wake Forest desarrollaron un dispositivo con electrodos pequeños que implantado en el cerebro ayudan en problemas de pérdida de memoria. Examinado bien con animales, ahora comienza su ensayo con humanos. En pérdida de memoria no se pueden transmitir bien las señales para crear recuerdos, por lo que personas con problemas como alzheimer recuerdan bien algo de hace mucho tiempo pero no reciente. Eso trata de remediar el dispositivo.

8. Fuego cruzado

La evidencia clara hasta el momento apunta a que un gran asteroide impactó con la Tierra, en el Golfo de México y lo que siguió produjo la extinción de los dinosaurios. Un estudio en Science complementa el panorama: el asteroide produjo una activación de volcanes en India durante cientos de miles de años, lo que contribuyó fuertemente a la gran extinción masiva que hubo entonces. El papel de los volcanes ha sido sugerido en distintas oportunidades, pero esta vez las pruebas parecen más firmes.

9. Sed marciana

En Marte hay agua, cuento viejo. Lo que no se sabía es que podía estar en estado líquido y eso reveló un artículo en Nature Geoscience que analizó datos espectrográficos de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter de varios sitios del planeta en los cuales aparecen manchas de las laderas de los montes. Se trata de agua salada dijeron los investigadores. Eso abre nuevas posibilidades para la exploración del planeta en un futuro lejano.

10. Positivos ante todo

Las personas que son positivas frente a la vida se diferencian no solo por eso sino por poseer unas conexiones cerebrales diferentes a las de quienes son negativos, reveló un estudio de la Universidad de Oxford publicado en Nature Neuroscience. El hallazgo se hizo tras estudiar imágenes cerebrales de 461 personas y analizar unas 200 formas de conexión entre áreas en el cerebro.

Electricidad para acabar con los mareos

Foto Wikipedia

Si se marea cuando viaja en barco o en una juego mecánico que da vueltas, en unos 5 a 10 años podría tener un alivio si tiene éxito una propuesta presentada en Neurology.

Aunque no se conoce con precisión a qué se debe ese mareo, no pocos científicos creen que se debe a mensajes confusos que recibe el cerebro de oídos y ojos cuando estamos en movimiento.

Se estima que 3 de cada 10 personas sufren mareos, náuseas y sudan frío en aquellas situaciones.

El estudio del Imperial College London revela que una corriente eléctrica leve aplicada sobre el cuero cabelludo puede disminuir las respuestas en un área del cerebro responsable de procesar las señales de movimiento, con lo que se reduce el impacto de esos mensajes confusos que recibe y por lo tanto previene los síntomas del mareo.

Una técnica sencilla que podría estar disponible para cualquiera en un futuro.

“Tenemos la esperanza de que en 5 a 10 años la gente pueda adquirir un dispositivo antimareo. Puede ser algo como lo que se usa para el dolor de espalda, pero esperamos que incluso pueda integrarse con un teléfono celular que podría aplicarle la descarga eléctrica requerida por medio de los audífonos, para lo cual tendría que adherirse pequeños electrodos al cuero cabelludo antes del viaje”, dijo Qadeer Arshad, del Departamento de Medicina y quien condujo la investigación.

En el estudio, unos voluntarios usaron electrodos en sus cabezas durante unos 10 minutos, luego se sentaron en una silla giratoria que también ondeaba para simular el movimiento de un bote. Tras el tratamiento, sentían menos náuseas y se recuperaban más rápido.

Michael Gresty, coautor, explicó que “el problema con los tratamientos de los mareos por movimiento es que los efectivos son por lo general pastillas que ponen somnolientas a las personas. Eso está bien si se va en un viaje corto o de pasajero, pero si tiene que estar activo trabajando y necesita lidiar con el matero, ¿qué?”

Por ahora, los investigadores comenzaron a hablar con la industria para hacer realidad el dispositivo.

Un invento para escucharte mejor

Qué bueno oír de nuevo. Desde los 70 los implantes cocleares ayudaron a muchas personas a recuperar el oído a muchísimas personas , pero no han avanzado mucho desde entonces. Hasta ahora.

Hoy los implantes poseen hasta 22 electrodos, permitiendo escuchar 22 tonos diferentes. Pero…

Un grupo de investigadores publica en Science Translational Medicine un avance para mejorar la comunicación entre los electrodos y las neuronas. Un avance diferente que alentó un nuevo crecimiento del nervio auditivo. Con eso se cierra la brecha entre el nervio y el implante y mejora la comunicación entre los dos.

El procedimiento fue el siguiente. El grupo implantó oídos biónicos, por llamarlos así, en conejillos de indias sordos. Estos tienen un sistema auditivo similar al de los humanos.

Con el dispositivo suministraron ADN que codificaba por una proteína, el factor BND, que alienta a los nervios a crecer. El ADN fue recibido por las células en la cóclea y luego de dos semanas los nervios habían crecido mucho hacia los electrodos. Cuando se examinó de nuevo su escucha, encontraron que los animales que eran sordos por completo tenían sus niveles de escucha restaurados casi a normalidad.

No se sabe si el tratamiento funcionará con el tiempo: la producción de neuronas en los animales cayó seis semanas luego de la terapia genética. Tampoco hay seguridad si los tonos escuchados tras el tratamiento reflejaban con precisión cómo sonaban con un oído normal.

La técnica está cerca de ser ensayada en personas, en donde se resolverían varias de esas dudas. Si resulta exitosa, la técnica de combinar la terapia genética con el dispositivo coclear podría ser usada para otros implantes como la prótesis retinal y la estimulación del cerebro.

Mis 10 noticias científicas de la semana (2-8)

1. Con solo pensarlo ¡vuelas!

Investigadores de la Universidad de Minnesota encabezados por Bin He informaron un gran avance hacia la manipulación de objetos con la mente: varios estudiantes pudieron, gracias a una especie de casco con 64 electrodos, hacer volar un quatricóptero y dirigirlo hacia distintos puntos de un gimnasio en la Facultd de Ingeniería. El aparato no estaba conectado con los electrodos. Las ‘señales mentales’ fueron enviadas vía WiFi. El adelanto es un paso para que personas tetrapléjicas puedan ganar autonomía. En estudios previos de otros grupos voluntarios habían movido brazos robóticos y cursores en una pantalla, pero mediante una complicada red de electrodos y alambres.

2. ¡Diga wiski!

Astrónomos que usaron el Very Large Telescope de ESO en los Andes chilenos fotografiaron un planeta a 300 años luz alrededor de la estrella joven HD 95086, cuerpo 4 a 5 veces mayor que Júpiter. El logro es que hasta ahora es el exoplaneta menos masivo observado de manera directa. Se encuentra de su estrella a unas 56 veces la distancia Tierra-Sol (150 millones de kilómetros). La estrella es muy joven, de solo 10 a 17 millones de años, en comparación con el Sol que tiene cerca de 4.600 millones de años. Todo un logro.

3. Nuestro tatara-tatara-tatarabuelo

No llamaría la atención saber que hace 55 millones de años merodeaba por lo que hoy es China un pequeño animal tipo ratón. Lo que sí es sorprendente es que ese es nuestro ancestro más antiguo, reveló un estudio publicado en Nature. Se trata de una criatura denominada Archicebus (antiguo mono). El esqueleto hallado ayuda a explicar las ramificaciones que se sucedieron en la base del árbol evolutivo de los primates. Eran animales que andaban por las copas de los árboles, unos pocos de millones de años después de la extinción de los dinosaurios. El Archicebus era ágil, pequeño y comía insectos.

4. Abracadabra ¡desaparecí los datos!

Si desea borrar un evento de su historial, no estaría lejos de lograrlo. Ingenieros eléctricos reportaron en Nature que usaron láseres para crear un ‘manto’ que puede ocultar comunicaciones en una especie de ‘hueco del tiempo’, de modo que pareciera que nunca fueron enviados. El método es el primero que puede borrar datos enviados a la velocidad vista en los sistemas de telecomunicaciones y abre la puerta a la transmisión de esquemas ultrasecretos, a la vez que podría proporcionar una forma mejor de blindar información del ruido de la corrupción. ¡Nunca existieron!

5. ¿Cómo así, cáncer en aquellos tiempos?

De hace 4.000 años más o menos se conocían casos de cáncer. Ahora se encontró un caso 30 veces más antiguo: ¡cáncer en un neandertal! Sí, un individuo que vivió en lo que hoy es Croacia hace unos 120.000 años. Una enfermedad que parece muy antigua, que hoy se achaca a problemas como la contaminación o los preservativos en los alimentos que no existían entonces. El cáncer se encontró en una costilla hallada entre 1899 y 1905 en una excavación en Kaprina, una cueva al norte del país donde se han hallado miles de restos de antiguos humanos. Un simple análisis a ojo reveló que en el hueso había un espacio donde hubo un cáncer, lo cual fue confirmado con imágenes de tomografía. El estudio apareció en Plos One.

6. El hambre todo lo puede

Cada quien hace lo que sea con un regalo, pero hay algunas formas extrañas, para nosotros, de disponer de ellos. Una de ellas corre por cuenta de la hembra del calamar cola de botella según un estudio publicado en Biology letters: durante el apareamiento, el macho coloca una bolsa con el esperma en la cavidad donde está la boca de la hembra. La mayoría de las veces el regalo temrina como ¡un comestible! Sí, una manera de proporcionar nutrientes para los huevos no fertilizados, con lo cual los machos estarían contribuyendo a la fertilización que haga otro macho, quién creyera. Tiempo perdido.

7. Desiertos poblados

No todo lo que parece solo lo está. El telescopio espacial Spitzer, que mira en infrarrojo, detectó un show estelar en regiones consideradas desiertas en la Vía Láctea, alejadas del atiborrado y convulsionado centro galáctico. En su afán por hacer un mapa de la galaxia, los astrónomos analizan diferentes regiones y han identificado unas 130 en las que aparecen chorros de material brotando de estrellas en su fase de juventud, como sucede con más de 30 estrellas hacia la constelación del Can Mayor.

8. Solo andaba de vacaciones

Una rana que se consideraba extinguida y que fue redescubierta en 2011 acaba de regresar al mundo de los vivos como un fósil viviente según un estudio en Nature Communications. De la rana pintada de Hula en Israel no se había sabido en 60 años hasta que un guardabosques la encontró en un pantano. Desde entocnes otros 11 ejemplares han sido descubiertos. Al analizarla se encontró que es una especie con rasgos muy primitivos, similar a fósiles de millones de años. Parece que es pariente de un grupo de anfibios que se extinguieron hace unos 15.000 años Los anfibios Latonia fueron comunes en Europa durante millones de años, pero ya no queda sino la rana de Hula.

9. Se les extravió el pene

La mayoría de las aves no tiene pene. Machos y hembras se unen frotando la cloaca para pasar el esperma, lo que se llama el beso cloacal. Algunas como los patos y gansos sí lo poseen. Científicos reportaron en Current Biology la causa de la desaparición de ese apéndice: se trata de un gen, Bmp4, fundamental para que el falo se desarrolle. Ese gen tiene además un papel activo en el desarrollo de rasgos como pico y plumas. Para los científicos, quizás la evolución favoreció formar otro rasgo, desapareciendo el pene.

10. Se fabrican cometas

Con el observatorio Alma, científicos observaron el sistema Oph-IRS 48 en la constelación del Ofiuco y detectaron una región de granos grandes de polvo que pueden crecer debido a la colisión, alcanzado el tamaño de un cometa. “Es probable que estemos mirando una fábrica de cometas dado que las condiciones son adecuadas para que las partículas alcancen ese tamaño”, dijo Nienke van der Marel, autor principal del estudio. Ese sistema se encuentra a unos 400 años luz de la Tierra.

Telepatía: humanos y ratas unen sus cerebros

Estaríamos a un paso de controlar la mente de otra persona gracias a la telepatía. Mediante interfaces cerebro-computador, voluntarios fueron capaces de provocar con su mente el movimiento de la cola de ratas (http://bcove.me/fuvz3ccf).

Estaríamos a un paso de controlar la mente de otra persona gracias a la telepatía. Mediante interfaces cerebro-computador, voluntarios fueron capaces de provocar con su mente el movimiento de la cola de ratas.

Y hace poco, científicos habían unido los cerebros de dos de estos roedores para que trabajaran juntos en la solución de una tarea.

Seung-Schik Yoo de la Escuela Médica de Harvard y colegas crearon un sistema que conecta un humano con una rata por medio de un computador sin la necesidad de implantes cerebrales.

Las personas utilizaron cascos con electrodos que monitoreaban su actividad cerebral mediante electroencefalografías. Mientras tanto, una rata anestesiada era puesta en un dispositivo que hacía que las neuronas del animal se activaran cuando suministraba un pulso ultrasónico a la corteza motriz de la rata.

Al monitorear la actividad cerebral humana, se miraba un patrón específico conocido por responder a la estimulación visual. . Mientras los voluntarios seguían una luz titilando en una pantalla, la onda de la EEG era sincronizada con la frecuencia de la luz.

Cuando se concentraban en mover la cola de la rata, el cambio en su foco interrumpía el EGG, activando una señal para enviar al computador. El computador la convertía en un pulso de ultrasonido que estimulaba la corteza matriz de la rata, haciendo que moviera su cola.

Con ese sistema, los seis voluntarios hicieron mover con facilidad la cola.

Yoo cree que en el futuro será posible que dos humanos usen un sistema similar, que por ejemplo podría ayudar a una persona paralizada a reaprender el uso de sus extremidades.

Empero, otros investigadores como Ricardo Chavarriaga, del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausana, creen que el experimento es interesante pero no dice mucho sobre la unión de los dos cerebros. Al estar la rata anestesiada, no se sabe si un cerebro con plena conciencia sería estimulado.

Y hace poco, científicos habían unido los cerebros de dos de estos roedores para que trabajaran juntos en la solución de una tarea.

Seung-Schik Yoo de la Escuela Médica de Harvard y colegas crearon un sistema que conecta un humano con una rata por medio de un computador sin la necesidad de implantes cerebrales.

Las personas utilizaron cascos con electrodos que monitoreaban su actividad cerebral mediante electroencefalografías. Mientras tanto, una rata anestesiada era puesta en un dispositivo que hacía que las neuronas del animal se activaran cuando suministraba un pulso ultrasónico a la corteza motriz de la rata.

Al monitorear la actividad cerebral humana, se miraba un patrón específico conocido por responder a la estimulación visual. . Mientras los voluntarios seguían una luz titilando en una pantalla, la onda de la EEG era sincronizada con la frecuencia de la luz.

Cuando se concentraban en mover la cola de la rata, el cambio en su foco interrumpía el EGG, activando una señal para enviar al computador. El computador la convertía en un pulso de ultrasonido que estimulaba la corteza matriz de la rata, haciendo que moviera su cola.

Con ese sistema, los seis voluntarios hicieron mover con facilidad la cola.

Yoo cree que en el futuro será posible que dos humanos usen un sistema similar, que por ejemplo podría ayudar a una persona paralizada a reaprender el uso de sus extremidades.

Empero, otros investigadores como Ricardo Chavarriaga, del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausana, creen que el experimento es interesante pero no dice mucho sobre la unión de los dos cerebros. Al estar la rata anestesiada, no se sabe si un cerebro con plena conciencia sería estimulado.

El estudio fue publicado en Plos One.

Mente mueve brazo robótico y choca esos cinco

Ya van como cinco casos reportados, aunque pueden ser más: cuadripléjicos que mueven con su pensamiento un brazo robótico y realizan una tarea que por años no han podido: tomar una bebida o, ahora, hasta tocar otra persona.

El último reporte acaba de aparecer en Plos One. Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh y el UPMC describieron cómo una red de electrodos conectados al cerebro le permitieron a un hombre paralizado de 30 años de edad controlar el movimiento de un carácter en una pantalla de computador en tres dimensiones solo con su pensamiento. El hombre pudo mover también un brazo robótico para tocar la mano de un amigo por primera vez en 7 años luego de un accidente en motocicleta.

Mediante una interfaz cerebro-computador, los pensamientos de Tim Hemmes, quien tiene una lesión de la médula que le dejó incapaz de mover su cuerpo de los hombros para abajo son interpretados por algoritmos de computador y traducidos en intenciones de movimiento de un cursor de computador y luego un brazo robótico, explicó Wei Wang, profesor del Departamento de Medicina Física y Rehabilitacio´n del Pitt School of Medicine

“Cuando Tim logró chocar esos cinco con el brazo robótico, supimos que la tecnología tenía el potencial de ayudar a la gente que no podía mover sus propios brazos para ganar independencia”, agregó Wang.

Seis semanas antes de la cirugía de implante, el equipo procedió con imágenes de resonancia magnética funcional del cerebro de Hemmes mientras él veía videos del movimiento del brazo. La información fue luego usada para colocar un marco de electrocortigrafía con una red de 28 electrodos del tamaño de una estampilla de correo sobre la superficie de la región cerebral que las imágenes mostraron que controlaban el movimiento del brazo y la mano derechos.

Los alambres del dispositivo fueron conducidos bajo la piel de su cuello para emerger en el pecho, donde se podían conectar a los cables de un computador. Pronto fue capaz de moverlo.

¿En cuánto estarán disponible estas tecnologías? Aunque han demostrado su utilidad y funcionalidad, falta superar problemas como la red de alambres que se debe disponer entre el cerebro y los aparatos.

Pero se ha avanzado.

En la foto de Plos One, sitio donde se colocó la red de electrodos.

Logran que ciegos lean

Por primera vez investigadores proyectaron patrones braille directamente en la retina de paciente ciego permitiéndole leer con precisión palabras de 4 letras de manera rápida con un dispositivo ocular neutroprostético.

El dispositivo, Argus II, ha sido implantado en más de 50 pacientes, muchos de ellos cuales ahora pueden ver color, movimiento y objetos. Todos utilizan una pequeña cámara montada en un par de lentes, un procesador portátil para convertir la señal de la cámara en un estímulo eléctrico, y un microchip con electrodos implantado directamente en la retina.

El estudio fue hecho por investigadores en Second Sight, la compañía que desarrolló el dispositivo y fue publicado en Frontiers in Neuroprosthetics.

“En esta prueba clínica con un solo paciente ciego, omitimos la cámara, que es el suministro usual para el implante y estimulamos así directamente la retina. En vez de sentir el braille en la punta de sus dedos, el paciente pudo ver los patrones que proyectamos y luego leer las letras en menos de un segundo con una precisión del 89%”, expresó Thomas Lauritzen, principal autor del artículo.

Con un concepto similar a los exitosos implantes cocleares, el implante visual utiliza una red de 60 electrodos -adheridos a la retina- para estimular los patrones directamente sobre las células nerviosas. Para el estudio, los científicos usaron un computador para estimular seis de esos puntos en la red para proyectar las letras braille. Luego se hicieron pruebas con letras solas así como palabras de 2 a 4 letras. Al paciente se le mostró cada letra durante medio segundo y tuvo una precisión del 80% en las palabras cortas.

“No hubo corriente diferentes a la estimulación de electrodos y el paciente reconoció las letras braille con facilidad. Esto demuestra que tiene buena resolución espacial dado que pudo distinguir entre señales en sobre electrodos individuales diferentes”, dijo Lauritzen.

Argus II, inicialmente para quienes padecen le enfermedad genética retinitis pigmentaria, ha mostrado que restaura una capacidad limitada de lectura de grandes letras convencionales y palabras cortas cuando se usan en la cámara. Si bien leer puede mejorar con futuras mejoras de Argus II, este estudio muestra que el dispositivo podría ser adaptado para brindar un método alternativo más rápido de leer textos con la adición de un software de reconocimiento de letras.

Foto cortesía Second Sight

Revierten parálisis en micos

Si se rompió la comunicación entre el cerebro y la mano ¿cómo restablecerla?

El sueño de toda persona paralizada, volver a mover sus miembros, podría estar un paso más cerca.

Científicos presentaron en Nature una manera de recuperar el movimiento restableciendo las conexiones rotas tras una lesión en la columna. El procedimiento resultó exitoso en simios.

Los científicos implantaron electrodos en un centro de control del movimiento en el cerebro, conectándolos con electrodos unidos a los músculos del brazo.

El avance se vale de dos logros de los últimos años: las prótesis desarrolladas para que una persona pueda controlar con la mente el cursor de un computador o manipular un brazo robótico, implantes aún en experimentación; y las prótesis que se valen del movimiento residual del hombro para estimular los músculos del brazo permitiendo asir objetos con la mano.

En el nuevo desarrollo, Lee Miller, de Northwestern University Feinberg School of Medicine en Chicago, Illinois, y colegas, implantaron redes de electrodos en la corteza motriz primaria de dos simios. Es la región cerebral que imparte órdenes de movimiento a los músculos del cuerpo, permitiéndoles registrar la actividad de cerca de 100 neuronas en ese punto.

En otra cirugía, se implantaron hasta 5 electrodos en tres músculos del brazo usados para agarrar objetos con la mano. Al grabar simultáneamente los electrodos en cerebro y músculos cuando los monos cogían objetos, se desarrollaron algoritmos computarizados de descodificación que predecían cómo las señales del cerebro se traducían en actividad eléctrica en cada uno de los tres músculos. Luego se esperaba demostrar que los algoritmos podían interpretar órdenes del cerebro en un mico paralizado y entregar el estímulo adecuado a los músculos para provocar el movimiento deseado.

Para eso, inyectaron una droga que bloquea los nervios para paralizar temporalmente una mano y el brazo de los simios. Estos no podían hacer una tarea simple ya aprendida, coger una pelota y meterla por un tubo para obtener un jugo como recompensa. Cuando se encendió la neuroprótesis, lo pudieron hacer con éxito el 80% de las veces.

Se espera que funcione en humanos. No hay impedimentos técnicos para hacer ensayos, pero recibir la aprobación y reclutar voluntarios tardará unos años, dijo Miller.

De todas maneras, la parálisis inducida en los simios no es idéntica a la que sufre una persona paralizada de verdad, que exige activar muchos músculos más. Es la duda que tendrá que ser resuelta en los ensayos.

Dibujo cortesía Nature

Otro paso para leer la mente

Más cerca de leer el pensamiento y entender lo que una persona que no puede comunicarse piensa, quedó la ciencia tras una investigación publicada en Plos Biology

Mediante la grabación de impulsos nerviosos en las regiones cerebrales que procesan el sonido, los científicos pudieron recrear las palabras en las que pensaba una persona.

Científicos de la Universidad de California en Berkeley demostraron que la actividad eléctrica del cerebro puede ser decodificada para reconstruir qué palabras está escuchando una persona.

Brian Pasley, neurocientífico, y colegas, grabaron la actividad cerebral de 15 personas bajo evaluación antes de distintos procedimientos neuroquirúrgicos. Colocaron electrodos en la superficie del giro superior temporal, parte del sistema auditivo del cerebro, para grabar la actividad neuronal de esos sujetos en respuesta a palabras y frases pregrabadas.

Se cree que el giro participa en las etapas intermedias del procesamiento del discurso, como es la transformación de los sonidos en fonemas, o sonidos del habla, pero poco se sabe acerca de los rasgos específicos, como la tasa de sílabas o el volumen de las fluctuaciones que representa.

Para analizar los datos de las grabaciones con electrodos, emplearon un algoritmo diseñado para extraer rasgos claves de las palabras habladas, como el tiempo del periodo y el cambio de volumen entre las sílabas.

Luego entraron los datos en un modelo computacional para reconstruir los diagramas de la voz (¿‘vozgramas’?) mostrando cómo cambiaban los rasgos en el tiempo para cada palabra. Hallaron que esos diagramas podían reproducir los sonidos que los pacientes escuchaban con la suficiente precisión para reconocer cada palabra.

“Si podemos entender cómo participa cada área del cerebro en este proceso, podemos comenzar a entender cómo funcionan mal estos mecanismos neuronales en desórdenes de la comunicación como la afasia”, dijo Pasley.

El grupo de científicos está interesado en las similitudes entre el discurso percibido y el imaginado. “Hay alguna evidencia de que percepción e imaginación pueden ser muy similares en el cerebro”.

Esas similitudes podrían llevar eventualmente al desarrollo de interfaces cerebro-computador que decodifiquen la actividad cerebral asociada con el discurso imaginado de las personas que son incapaces de comunicarse, como aquellas afectadas por derrames o enfermedades neuromotrices o síndromes.

Implantan cerebelo robótico en una rata: ¡y funcionó!

En un avance sorprendente y que raya con lo increíble, científicos israelíes implantaron con éxito un cerebelo robótico en el cráneo de un roedor con caño cerebral, restaurando su capacidad de movimiento.

Este cerebelo cibernético consiste de un chip de computador eléctricamente conectado al cerebro de la rata con electrodos, colocándose el chip por fuera del cráneo..

El cerebelo es responsable de coordinar el movimiento, explicó el profesor Matti Mintz, del Departamento de Psicología en la Universidad de Tel Aviv. Cuando se conecta con el cerebro, este cerebelo robótico recibe, interpreta y transmite información sensorial del tallo cerebral, facilitando la comunicación entre el cerebro y el cuerpo.

Para examinar esta interfaz robótica entre cuerpo y cerebro, los investigadores enseñaron a una rata anestesiada y con daño cerebral a parpadear cuando escuchaba un sonido y recibía un soplo. La rata sólo respondía cuando el cerebelo robótico estaba conectad, no pudiendo parpadear cuando estaba desconectado..

Según el investigador, el chip está diseñado para imitar la actividad natural de las neuronas. “Es una prueba del concepto de que podemos grabar información del cerebro, analizarla de una manera similar a la red biológica y entonces regresarla al cerebro”, dijo Mintz, quien presentó su investigación en el encuentro Strategies for Engineered Negligible Senescence en Cambridge, Reino Unido.

Este cerebelo podría conducir en un futuro aún lejano a implantes electrónicos que remplacen tejidos dañados en el cerebro humano, habiéndose probado ya, en distintas ocasiones, que extremidades prostéticas e implantes cocleares pueden conectarse al cerebro, aunque son dispositivos de una sola vía de comunicación.

El dispositivo podría incluso servir para mejorar el poder de cerebros sanos.

La próxima etapa será modelar un área más grande del cerebelo que aprenda una secuencia de movimientos y ensayar el chip en un animal consciente, un enorme reto.

Un paso más, de todas maneras, hacia la inteligencia artificial.

En la imagen, rata de laboratorio.

12