Los elefantes son parceros

Inteligentes son. Su memoria es prodigiosa. Los lazos familiares entre madre e hijos muy estrechos. Los elefantes parecen especiales.

Foto LiveScience-TEI

Ahora un estudio sugiere que los elefantes asiáticos con ansiedad y desazón son reconfortados por otros tocándolos y hablándoles.

El estudio fue hecho en cautiverio, por lo que se requiere replicar el hallazgo en el medio natural en libertad.

En África los elefantes han sido más estudiados y se sabe que son muy sociales, tienen empatía y pueden pensar acerca de sus relaciones sociales y tomar decisiones que los impacten a ellos y los demás. Esto acaba de ser demostrado en Tailandia, reportó Josh Plotnik, de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido.

En la investigación los científicos observaron durante un año el comportamiento de 26 elefantes en cautiverio.

Observaron que cuando uno podría mostrar inquietud, los otros adoptaban el mismo estado -contagio emocional- algo que se aprecia en una reacción de empatía.

Luego los elefantes se movían hacia los otros, tocaban su rostro y genitales y ponían sus trompas en la boca de los otros y emitían un sonido.

“El toque que sucedía tras el evento de inquietud parecía presentarse muy pronto tras el evento, lo que sugiere que este comportamiento y las vocalizaciones deben estar relacionadas con esa ansiedad”, dijo Plotnik.

Una reacción parecida a la observada en chimpancés.

Para el experto Marc Bekoff, citado por LiveScience, quien no participó en la investigación, se trata de un estudio interesante pero limitado al estar en cautiverio los animales.

De todas maneras sirve para tener en cuenta a la hora de analizar el comportamiento de unos elefantes cada vez más comprometidos en conflictos con humanos a raíz de la reducción de su hábitat

Mis 10 noticias científicas de la semana (6-12)

1. Los diamantes son eternos

Los científicos planetarios Mona L. Delitsky de California Specialty Engineering en Pasadena, California, y Kevin H. Baines de la Universidad de Wisconsin-Madison, al realizar cálculos sobre las fases de carbono en los planetas gigantes Júpiter y Saturno encontraron que en las profundidades de esos cuerpos deben existir diamantes, diamantes incluso tan grandes como icebergs, que flotan en el hidrógeno líquido.

2. Estire la trompa y sígame

Aunque los grandes simios no lo comprenden, los elefantes entienden cuando alguien señala con el brazo un punto y lo siguen, señal que podrían ver como una pista para halar comida, dijeron investigadores en Current Biology. Los elefantes seguían el brazo sin entrenamiento alguno. Una demostración de la capacidad de estos grandes animales para interactuar con los humanos.

3. Una agradable visita

Partió en 2011 y va hacia Júpiter, a donde llegará en 2016. Pero pasó por la Tierra, no porque la añore, sino para darse un empujón gravitacional para aumentar su velocidad y encaminarse ahora sí hacia el mayor planeta del Sistema Solar. Es la nave Juno, que voló a solo 538 kilómetros de la superficie terrestre.

4. El vencejo no pide pista

Una ave suiza común en los Alpes vuela seis meses sin escala, durante el recorrido migratorio hacia África revelaron científicos en Nature Communications. A los pájaros, con una envergadura alar de unos 52 centímetros y longitud de 22-23, les colocaron equipos para seguirlos, los que registraron su movimiento durante la travesía, señales que se mantuvieron invariables durante 200 días. Las aves cazan en vuelo y duermen también. Todo un hito.

5. Perdido en el espacio

A qué se debe tanta soledad, no se sabe con seguridad. Lo cierto es que astrónomos en Hawai y del Max Planck Institute en Alemania reportaron el hallazgo de un planeta 6 veces mayor que Júpiter que vive solo. Sí, no tiene estrella madre. Fue hallado cuando buscaban enanas marrón, una especie de estrellas fallidas que no alcanzaron tamaño para quemar hidrógeno. El planeta, PSO J318.5-22 se encuentra a 80 años luz. ¿Es planeta o enana marrón? Mejor llamarlo objeto libre de masa planetaria.

6. Agua en el infinito

Astrofísicos hallaron evidencias de que hubo un cuerpo rocoso lleno de agua alrededor de una estrella enana blanca a 170 años luz de la Tierra. Tras analizar restos de polvo alrededor de la estrella GD 61 detectados con el telescopio espacial Hubble y los del W. M. Keck, encontraron un exceso de oxígeno, señal de que los restos pertenecieron a un cuerpo que tenía un 26% de agua. La Tierra solo tiene 0,023%. El estudio apareció en Science.

7. Alivio cerebral

Cuando una persona es rechazada socialmente, el cerebro libera un analgésico con lo cual ayuda a lidiar con el ‘dolor social’, indicó un artículo publicado en Molecular Psychiatry. El hallazgo indica que esa liberación se produce no solo para el dolor físico, que ya había sido demostrado. En la acción entra en funcionamiento el sistema opioide con que cuenta el cerebro.

8. Viene lo más duro

Las áreas más biodiversas del planeta podrían sufrir los peores embates del cambio climático, de acuerdo con un estudio publicado en Nature. Los modelos sugieren que hacia 2047 se tendrían las peores consecuencias, que podrían retrasarse un poco si disminuye la emisión de gases de efecto invernadero. Una advertencia a tiempo para proteger la población: en el Trópico están muchos países de escasos recursos.

9. El número atómico mágico

34 es el número de los neutrones de acuerdo con un estudio publicado en Nature. Ese número corresponde a una subestructura particular del núcleo atómico, lo que podría ayudar a entender procesos astrofísicos como la creación de núcleos atómicos en las estrellas dijeron los investigadores.

10. Mejor táctica contra el cáncer

La mayoría de pacientes cuyo cáncer de mama se ha diseminado a los ganglios linfáticos se somete a la extirpación de casi todos los ganglios después de la quimioterapia para determinar si quedan restos del cáncer. Un estudio realizado dirigido por Judy Boughey, de la Clínica Mayo, revela que un procedimiento menos invasivo, cirugía del ganglio centinela, identificó si quedaban restos del cáncer en 91 por ciento de las pacientes. Esta cirugía requiere la extirpación de solamente pocos ganglios. Los resultados aparecen en Journal of American Medical Association.

Mis 10 noticias científicas de la semana (15-21)

1. Más listas que todos

En los últimos años más de 125 grupos de investigación en más de 35 países han tratado de desarrollar hongos y bacterias que ataquen las termitas, que cada año generan daños por más de 40.000 millones de dólares en todo el planeta. Hasta ahora no lo han logrado. ¿Qué pasa? Científicos, tras largo estudio, encontraron que las termitas mezclan sus excrementos con la madera creando un material para el cultivo de hongos y bacterias que les protegen. El estudio apareció en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences. Más listas que todos. Foto T. Chouvenc, Universidad de Florida

2. Un faro hacia el Alzheimer

Muy adentro del cerebro, un faro puede ayudar a encontrar la formación de sustancias bloqueadoras en el cerebro de personas con Alzheimer. Masahiro Maruyama y colegas reportaron en Neuron una clase de molécula que puede unirse a los cúmulos de la proteína tau, que ayuda a la proteína beta amiloide a formar obstrucciones que impiden la comunicación cerebral. Al ser ligadas a carbono radioactivo, esas moléculas iluminan la presencia de la tau en imágenes cerebrales, lo que permitiría no solo detectar antes su presencia sino desarrollar formas de control.

3. Póngale una X

Nuestra galaxia tiene su parte central, el bulbo, con forma de X, revelaron científicos del Max Planck Institute que utilizaron sondeos del programa Vista de la ESO. La región central de la Vía Láctea no se ve bien desde nuestro punto de observación a 27.000 años luz por la existencia de mucho polvo y gas en el camino. Por eso se debe mirar en otras longitudes de onda. El análisis tomó el movimiento de 400 estrellas en esa región. Nos vamos conociendo de a poco.

4. Felinos al descubierto

Hasta ahora solo se había secuenciado el genoma del gato doméstico en la familia de los felinos. En Nature Communications científicos reportaron la secuenciación del tigre siberiano o Amur, así como de otros felinos como el león africano, con lo cual se comienza a saber más las características de estos animales: cómo logran su gran fuerza muscular y digerir cantidades altas de carne, así como su gran sentido del olfato.

5. Olvidémonos de ellos

La Nasa informó que el robot Curiosity no ha encontrado señales de metano en la atmósfera marciana. Este gas es emitido, entre otras fuentes, por procesos biológicos, lo que indicaría que no existe vida en el planeta rojo, aunque hay en la Tierra microbios que no lo emiten. 6 veces de octubre a junio pasados, el robot tomó muestras de la atmósfera y no encontró nada, lo que indica que ese gas estaría presente en condiciones mínimas, mucho menos de lo que se creía hasta ahora. O sea: no hay marcianitos.

6. 25 años del IPCC

No es un descubrimiento en sí, pero su trabajo ha permitido que todo el mundo conozca lo que está sucediendo con el planeta: se está calentando de una manera casi que aterradora. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático cumple 25 años, tiempo durante el cual ha producido 4 informes sobre la situación, uno cada 6 años en promedio (hoy se presentan cada 7). El próximo será en 2014 y será el documento más esperado por todas las dolorosas verdades que seguro presentará dado que la situación en vez de mejorar empeora.

7. 9 metas y un cerebro

En 2014 el proyecto Brain que desarrollan los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos por mandato del presidente Barack Obama, tendrá 9 metas para cumplir, de acuerdo con el reporte liberado esta semana: desde generar un censo de los tipos de células, a crear mapas estructurales del cerebro, pasando por vincular la actividad de las neuronas con el comportamiento y otras. Un esfuerzo nunca intentado en su campo.

8. Nos queda mucha vida por delante

Un nuevo estudio de científicos de la Universidad de East Anglia publicado en Astrobiology reveló que el tiempo de vida que le queda a la Tierra es de al menos 1.750 millones de años. En un momento entre 1.750 millones de años y 3.250 millones dejará de ser habitable pues se encontrará entonces en la zona caliente del Sol, con temperaturas tan elevadas que los océanos se extinguirán y no será posible ninguna forma de vida. El Sol entrará en su fase de gigante roja y acabará con el planeta.

9. Elefantes cazados

Investigadores de la Universidad de Southampton en el Reino Unido descubrieron restos del antiguo elefante europeo, un enorme animal, que murió posiblemente cazado por primitivos humanos hace decenas de miles de años, lo que indicaría que pese a su rudimentaria cultura podían cazar en grupos. En el sitio se encontraron artefactos que sugieren manipulación del animal hace unos 420.000 años, después de la glaciación angliana.

10. Una superaglomeración

Un grupo de astrónomos descubrió los enormes brazos del cúmulo de galaxias Coma gracias al telescopio espacial Chandra. Esas estructuras se extienden medio millón de años luz ayudan a entender cómo ha crecido gracias a la fusión con galaxias y otros cúmulos, conformado hoy una de las estructuras más enormes del universo mantenidas por gravedad. Coma es inusual porque contiene no una sino dos galaxias elípticas gigantes cerca al centro. El hallazgo fue publicado en Science.

Mis 10 noticias de la semana

1. El Higgs sí es el Higgs

En la conferencia de física de Moriondi en Italia, científicos de los experimentos Atlas y CMS del Gran Colisionador de Partículas del CERN en Suiza confirmaron que la partícula hallada el año pasado sí es el esperado bosón Higgs, que faltaba para completar el Modelo Estándar de partículas elementales. El bosón es el que explica porqué las demás partículas, esas que constituyen el mundo y el universo que vemos y sentimos, adquirieron y tienen una masa.

2. Jugando a las escondidas

Astrónomos de Penn University descubrieron un par de estrellas enanas marrón a tan solo 6,5 años luz de nosotros. Es el tercer sistema más cercano, tras el de Alfa Centauri y el de la estrella de Barnard. Ahora se buscarán planetas en ellas, una idea que no se descarta.

3. Marte fue favorable para la vida

La Nasa confirmó que el robot Curiosity halló señales de que en Marte pudo haber condiciones favorables para la vida. Tras analizar las muestras de una roca taladrada, se encontraron elementos indispensables para el desarrollo de la vida que conocemos. La misión no busca vida en sí, sino si pudieron existir condiciones para su desarrollo en el planeta rojo. Y parece que sí.

4. El Alma del universo

En las alturas de los Andes chilenos, en el Atacama, fue inaugurado el radiotelescopio Alma, el más poderoso instrumento para el estudio del universo. Un proyecto de varios países, liderado por ESO (European Southern Observatory). Consta de 66 antes que trabajan en interferometría, con lo cual su campo de acción llega a límites no vistos hasta ahora.

5. Los destellos del cometa Panstarrs

Esta semana por fin se dejó ver el cometa Panstarrs en los cielos del Hemisferio Norte. En Colombia fue reportado en sitios despejados, como el desierto de La Tatacoa. La llegada del invierno podría estropear su observación, teniendo en cuenta que comenzó a alejarse de nosotros y cada vez será muy débil. Se aprecia por occidente, luego de caer el sol. Es el primero de los cometas esperados para este año.

6. Antibióticos encienden alarma

Una nota editorial en Nature recordó que cada vez es mayor la resistencia de las bacterias a los antibióticos, lo que sería una catástrofe de orden mundial. Historias de súperbacterias se hacen cada vez más comunes a lo largo y ancho del planeta. La alarma se disparó tras un informe en el Reino Unido sobre el aumento de esa resistencia. El reporte sugiere 17 formas e enfrentar lo que es ya una crisis seria.

7. Defensa de la vida

La Conferencia de las Partes de Cites (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Salvaje) terminó sesiones en Bangkok con la aprobación de 55 propuestas para frenar la disminución de las maderas tropicales y de varias especies de tiburones, mantarrayas y otras plantas y animales. En la cita se rechazaron 9 propuestas y se pospusieron 6. La Conferencia acordó por primera vez tomar acciones para detener la cacería de elefantes y rinocerontes que ha diezmado sus poblaciones a límites críticos. La próxima cita será en 2016 en Sudáfrica.

8. La plantas corren hacia el norte

El aumento de temperatura en latitud norte ha hecho que las plantas estén creciendo más hacia esa región, mostró un estudio de Nasa presentado en Nature Climate Change. En ese Hemisferio el clima es más templado hoy, el Ártico se está derritiendo, la duración de la nieve es menor y la estación propicia para las plantas se está extendiendo, por lo que están creciendo más.

9. Salados la cosa es peor

Tres estudios publicados a la par en Nature mostraron algo que no se había establecido y que pone a pensar: las enfermedades autoinmunes como la esclerosis y la diabetes 1 han aumentado en distintos países, estableciendo los científicos los mecanismos para su desarrollo, encontrándose que existe un gran culpable: el consumo de sal, que es alto.

10. Abejas contra el sida

En estudio presentado en Antiviral Therapy es otra esperanza para detener algún día al VIH. Científicos cubrieron una toxina que se halla en el veneno de las abejas y encontraron que detiene al virus sin afectar las células sanas. Es suministrado mediante nanopartículas. El estudio se hizo in vitro. Se trata de un gel diseñado para aplicar en la vagina y evitar que comience la infección.

El pulpo está entre animales con conciencia

Se sabe que los elefantes cooperan para resolver problemas; los chimpancés enseñan a sus jóvenes a elaborar herramientas. ¿Y los pulpos? Pues parece que son capaces de planear.

Estos animales marinos fueron incluidos en la lista de animales con conciencia según un grupo de neurocientíficos cognitivos y computacionales, que suscribieron la Declaración de Conciencia de Cambrigde reportó Katherine Harmon en Scientific American.

La Declaración sostiene que el privilegiado estado de autoconciencia no es exclusivo del Homo sapiens.

“El peso de la evidencia indica que los humanos no son los únicos que poseen los sustratos neurológicos que generan la conciencia”, escribieron los científicos. “Animales no humanos, incluyendo todos los mamíferos y aves, y muchas otras criaturas, incluyendo los pulpos, también poseen esos sustratos neurológicos”.

El pulpo es el único invertebrado en la lista gracias a una copiosa serie de investigaciones que respaldan la aseveración. En 2009 un estudio mostró que algunos recogen conchas del coco y las usan como habitación portátil, un ejemplo de uso de herramientas. Otro estudio documentó su sofisticada navegación espacial y su memoria. Reportes anecdóticos de científicos, como Jennifer Mather, describen pulpos que vagan por el piso marino para recoger el número exacto de rocas que permiten hacer más pequeña la entrada a su cueva. Y experimentos en laboratorio muestran que pulpos mantenidos en tanques cambian su comportamiento por la ausencia de un ambiente rico que los mantenga estimulados.

Los científicos aceptan la existencia de conciencia en otros especies por una razón básica: la anatomía cerebral: muchas redes nerviosas involucradas en la atención, el sueño y la toma de decisiones parece haber surgido en el proceso evolutivo tan temprano como la gran radiación de invertebrados, siendo evidente en insectos y moluscos cefalópodos como el pulpo.

Incluso las emociones, dice la declaración, no dependen de que el animal tenga una estructura cerebral particular, como nuestra corteza. De hecho, muchas otras regiones neuronales se activan cuando nos emocionamos y son muy importantes en la generación de conductas emocionales en los animales, dice la declaración.

Las palomas saben matemáticas

Las palomas pueden aprender reglas matemáticas abstractas, algo que se creía reservado para los primates, reportaron científicos.

No se crea que son capaces de resolver complejos problemas matemáticos, pero sí tienen cierta habilidad para el razonamiento numérico.

Distintas especies, de las abejas a los elefantes, dice un artículo en Science, pueden discriminar entre cantidades de artículos, sonidos u olores y representan números mentalmente. Solo los primates (desde los lemures a los chimpancés) razonan numéricamente, según se ha demostrado.

En 1998, por ejemplo, se mostró que los monos rhesus pueden coger el concepto de número ordinal. Es decir, dados dos conjuntos con de 1 a 9 objetos, pueden determinar que, por decir, un set de una cosa debería ser colocado antes de uno con dos cosas y así por el estilo.

Desde entonces esa capacidad se ha demostrado en distintas especies de primates, indicó Damian Scarf, psicólogo comparativo de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda, cabeza del nuevo estudio sobre las palomas. “Siempre ha existido una pregunta: si esa habilidad es exclusiva de los primates”.

Scarf y colegas hicieron el test con 3 palomas. Pasó un año entrenándolas para ordenar 3 sets conteniendo de 1 a 3 objetos, tal como un set con un rectángulo amarillo, dos óvalos rojos y tres barras amarillas. Los conjuntos aparecerían en una pantalla de computador y las aves tenían que picotearlas en la secuencia ascendente correcta para tener una recompensa en comida. “Tenían que aprender que era el número de cosas lo que importaba, no el color ni la forma”.

Luego se les pedía a las palomas colocar dos sets conteniendo entre 1 y 9 ítems en la secuencia correcta, ascendente, para ver si entendían el principio básico detrás de los números ordinales. En el entrenamiento solo habían aprendido de 1 a 3, pero no fallaron cuando se les presentaron los otros números con formas, como 5 óvalos o 7 rectángulos.

El resultado estuvo por encima de la mera casualidad.

“Esto sugiere que a pesar de una organización cerebral completamente distinta y a pesar de cientos de millones de años de divergencia evolutiva, palomas y monos pueden resolver el problema de una manera similar”, opinó Elizabeth Brannon, de Duke University, neurocientífica cognitiva que había liderado el estudio de los rhesus.

Logran ver en el cerebro lo que ven las personas

Reconstrucción desde la actividad cerebralMediante un sofisticado experimento, científicos lograron ver en el cerebro de personas, lo que ellos estaban viendo en la realidad.

Los investigadores reprodujeron una película especial de la mente que comienza con un escáner del cerebro, un programa de computador sofisticado y millones de videos de YouTube.

Monitoreando los cerebros de personas mientras veían películas y recreando entonces lo que vieron, los investigadores dieron un paso hacia una tecnología que permita leer la mente mediante la decodificación de actividades mentales.

El estudio es publicado en Current Biology.

“Es dramático. Es como el Minority Report”, dijo James Haxby, de Darmouth College, refiriéndose a la película de Tom Cruise en 2002 en el cual las visiones decodificadas de cerebros ayudaba a identificar los criminales antes de que cometieran el crimen.

En el estudio, los investigadores encabezados por Jack Gallant, de la Universidad de California en Berkeley, usaron un escáner fMRI para grabar la actividad cerebral de tres personas (todas coautoras del reporte) mientras veían horas de trailers de películas. Las señales cerebrales fueron alimentadas en un programa de computador que aprendió entonces cómo el sistema visual de cada persona respondía a las escenas en las películas.

Una vez el programa tenía un buen manejo de esas respuestas, los científicos fueron atrás e intentaron recrear lo que los individuos estaban viendo, sólo con base en las señales cerebrales.

Y funcionó. La técnica reprodujo clips de películas que mostraban un pájaro rojo que pasaba por la escena, unos elefantes marchando por el desierto y las graciosas posiciones del actor Steve Martin.

Las reproducciones reflejaban solo detalles visuales tales como una pluma roja, la forma de un rostro o de un avión, no las reacciones emocionales a las películas que veían las personas.

El experimento funcionó gracias a la profunda comprensión del sistema visual que tenían los científicos.

Todo un suceso.

Mamuts ayudarían en las salas de cirugía

Aunque se extinguieron hace miles de años, los mamuts vienen en ayuda de la medicina moderna, de acuerdo con un artículo publicado en Biochemistry.

Una proteína de la tolerancia al frío que tenían esos animales prehistóricos puede ser la próxima ayuda en aquellas intervenciones quirúrgicas que requieren inducir hipotermia artificial, un tratamiento médico que reduce el riesgo de daño isquémico en los tejidos luego de periodos de flujo insuficiente de sangre.

Los mamuts vivieron en tiempos fríos, en la edad de hielo del Pleistoceno hace más de 1 millón de años. Estos enormes mamíferos acumularon mutaciones genéticas en el gen de la hemoglobina, que codifica la proteína sanguínea que transporte el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo.

Para comparar esa hemoglobina prehistórica con la de los elefantes modernos, científicos sintetizaron en el laboratorio la proteína sanguínea de mamut usando para ello secuencias de ADN fragmentadas de tres mamuts diferentes que vivieron hace 25.000 a 43.000 años en Siberia.

La hemoglobina resultante tenía una más fuerte tolerancia a la temperatura que la de los elefantes asiáticos y los humanos, indicando que aún podría conservar tejidos con oxígeno bajo condiciones de congelamiento.

Los investigadores piensan que esa hemoglobina tolerante al frío podría ser útil para los médicos que realizan operaciones de corazón y cerebro que requieren inducir hipotermia artificial, que reduce drásticamente la temperatura corporal del paciente.

Habiendo identificado dos mutaciones en el gen de la hemoglobina de los mamuts que podría responder por esta adaptación, argumentan que la proteína antigua podría servir como un modelo para una nueva línea de portadores de oxígeno basados en hemoglobina artificial para emplear en las operaciones.

¡Qué cuento!

Curiosidades se ven

Cerebro que se cansa. Los músculos exhaustos son la imagen viva de un gimnasio, pero ¿qué pasa con el cerebro? Un estudio acaba de demostrar que el cansancio físico agota el cerebro también. En el estudio, los participantes elegidos mantenían una pesa con su brazo extendido tanto como podían. Inmediatamente después se les pedía imaginarse apuntando a tres objetivos mientras los científicos contabilizaban el tiempo. cuando el brazo estaba cansado, los participantes se imaginaban a sí mismos acelerando a través de la tarea, sugiriendo que la el cansancio había alcanzado el cerebro. Los resultados obtenidos pueden ayudar a los entrenadores deportivos a diseñar técnicas más efectivas, de acuerdo con lo expuestos por los investigadores franceses en el Journal of Neuroscience. Bien curioso.

 

Ojos más grandes en los Polos. Tal como se sabe de algunas aves y primates, el ojo humano y tamaño del sistema visual varía de acuerdo con los niveles de la luz ambiente en determinada situación. En un estudio publicado en Biology letters, se demostró que cerca de los Polos terrestres, donde la duración promedio del día y los niveles de luminosidad se reducen, los habitantes han desarrollado volúmenes orbitales más grandes, que se sabe corresponden a un globo ocular más grande así como a un mayor volumen de la corteza visual. Sin embargo, la agudeza visual no varía con la latitud, lo que sugiere que los cambios en el tamaño ocular compensa exactamente el nivel de la luz para mantener un desempeño visual promedio. Es la primera vez que se precisa tal variación en humanos, sabido que algunas aves y otros primates activos al amanecer y en la noche tienen un tamaño visual distinto. Ojos más grandes con córneas mayores y pupilas y más conos y bastones permiten una sensibilidad y precisión más alta. Qué curioso.

Orangutanes felices viven más. Los orangutanes en cautiverio que tienen una mirada más positiva viven más años. Los grandes simios calificados por sus cuidadores en los zoológicos como de tener buen genio, de ser capaces de interactuar bien con otros animales y exitosos al lograr las metas diarias, vivían más de 7 años más que los que recibían menor calificación, reportó el psicólogo Alexander Weiss, de la Universidad de Edimburgo en Escocia. La ventaja para los orangutanes más felices sobre los más malgeniados era equivalente a si los individuos en el grupo de los felices tuvieran 11 años menos, se informó en un artículo en Biology letters. Curioso.

Gigante con miedo. Puede que a los elefantes, contrario al cuento, no les de miedo de un ratón, pero hay un animalito más pequeño al que sí le tienen fobia: un insecto. La abeja. Esto ha servido (nadie sabe para quién trabaja) para que los agricultores de Kenya protejan sus cultivos. En el último número de The African Journal of Ecology, científicos instalaron 1.700 metros de barreras a lo largo de los linderos de 17 granjas en el norte de ese país, con una colmena cada 10 metros y compararon tal montaje con el de los 1.700 metros que protegían otra granja, que poseían sólo palos como defensa. En dos años, sólo un elefante traspasó la barrera con las abejas, mientras que 31 no respetaron las barreras con palos. Muy, pero muy curioso

El animal más bulloso del mundo mide 2 mm

Hay grillos que hacen una bulla horrible. También chicharras. ¿Quién se aguanta un perro ladrando por horas? ¿Qué tal los loros y guacamayas? Animales que hace bulla los hay. Y muchos, como elefantes y ballenas.

Pero ¿cuál es el animal más bulloso de todos? No crea que alguno de los citados lo es. No. El animal más bulloso del planeta mide apenas, atérrese, 2 milímetros.

Sí. Se trata de Micronecta scholtzi, un insecto acuático, llamado también el pene cantor.

El sonido que emite alcanza los 99,2 decibeles, como escuchar una orquesta en primera fila.

La frecuencia del sonido, de unos 10 kHz está dentro del rango audible para los humanos. JamesWindmill, de la University of Strathclyde explica que pese a que puede ser percibido por los humanos, un 99 por ciento del sonido se pierde al pasar del agua al aire.

La ballena azul alcanza 188 decibeles en su canto y el elefante117, pero este insecto de río no mide tanto, por lo que en proporción al tamaño es el más bulloso del planeta, según el estudio publicado en Plos One.

Los machos de M. scholtzi cantan tan alto al competir por acceso a hembras.

Muchos insectos no cantan tan alto para llamar las hembras para no ser víctimas de depredadores, pero este no parece tener depredadores que se guíen por el sonido.

El ruido lo producen al frotar dos partes del cuerpo, un proceso llamado estridulación. El área del cuerpo usada es de solo 50 micrómetros, el ancho de un cabello humano. Con eso es suficiente para tal escándalo.

Menos mal vive en los ríos.