Lo que pasa en la boca afecta los genitales

El buen aliento no solo es el único beneficio de tratar la periodontitis, sino que puede mejorar su vida sexual.

Estudios anteriores habían vinculado la disfunción eréctil con la periodontitis (inflamación de las encías, pero ahora un estudio turco muestra que el tratamiento parece disminuir los síntomas de esa disfunción luego de 3 meses.

“Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que evalúa un vínculo entre la severidad de la disfunción y el tratamiento de la enfermedad periodontal”, escribieron los autores de la Universidad Inonu en Malatya, Turquía.

El estudio incluyó 120 pacientes con disfunción moderada a severa y periodontitis crónica. La mitad recibió un tratamiento para el problema bucal, la otra mitad no. Todos llenaron formularios sobre su funcionamiento eréctil. Aquellos que recibieron tratamiento reportaron que a los tres meses su capacidad eréctil había mejorado.

El estudio del grupo turco no es el primero en relacionar las dos condiciones. Estudios anteriores en India, Israel y Taiwán las habían relacionado, pero mientras unos autores dicen que ambos males son provocados por la misma causa, otros sostienen que la periodontitis conduce a la disfunción.

Los nuevos hallazgos parecen ir en favor de esta hipótesis.

El tema es difícil de estudiar y no existe una explicación sólida de porqué la periodontitis podría provocar la disfunción eréctil. “Creo que existe una asociación”, dijo Andrew Kramer a LiveScience. Es profesor de Urología en la Universidad de Maryland.

No es fácil explicar cómo los dientes y las encías podrían afectar los nervios o el flujo sanguíneo en los genitales masculinos, pero parecen existir denominadores comunes detrás del aparente vínculo.

“Creo que el elemento causal es probablemente la enfermedad vascular, un pobre estado general de salud, falta de atención médica (enfermedad de las encías), que subyacen en la diabetes o la hipertensión. Están relacionadas y correlacionadas”, dijo Kramer.

Pero en verdad hacen falta más estudios para establecer cómo se relacionan los dos problemas. Lo que sí parece cierto es que lo que pase arriba (la boca) incide allá abajo (los genitales).

Bacteria bucal que daña el corazón

Aunque calmada, la fauna que tenemos en la boca puede jugarnos malas pasadas.

Una nueva bacteria, que se piensa es un habitante habitual de la cavidad oral, tiene el potencial de causar serias enfermedades si ingresa a la corriente sanguínea, reveló un estudio en el International Journal of Systematic and Evolutionary Microbiology.

Identificada por científicos del Institute of Medical Microbiology de la Universidad de Zurich, ha sido llamada Streptococcus tigurinus en honor a la región de Zurich donde se reconoció.

S. tigurinus fue aislada en la sangre de pacientes que sufrían endocarditis, meningitis y espondilodiscitis (inflamación e infección de la columna). Presenta una semejanza cercana a otros Streptococcus que colonizan la boca. Las encías sangrantes son una posible ruta de ingreso de las bacterias en la corriente sanguínea.

La similitud con otras bacterias relacionadas sugiere que ha existido sin ser identificada. Su identificación es importante clínicamente “para rastrear su esparcimiento”, indicó Andrea Zbinden, cabeza del estudio.

Si bien el descubrimiento es importante, no es señal de alarma. Su riesgo debe ser evaluado.

“Esta bacteria parece tener un potencial natural para provocar enfermedad severa y por eso es importante que médicos y microbiólogos conozcan su existencia”, dijo.

El próximo paso, agregó, es ver cuán común es en la cavidad oral y qué riesgo supone. La inmunosupresión, válvulas cardiacas anormales, cirugías dentales y las enfermedades crónicas son factores de predisposición para las infecciones sanguíneas en este grupo de bacterias.

Los factores específicos para S. tigurinus tendrán que ser determinados.

Foto: colonias de S. tigurinus, Adnrea Zbinden

Enfermedad periodontal dificulta embarazarse

Uno de los problemas de salud complicados es el de encías. No sólo por el aliento desagradable que es una verdadera tortura para quienes lo tienen y para quienes lo deben soportar.

No. Ese no es el asunto. No hace mucho se ligó el problema de encías a la enfermedad del corazón: unas bacterias de la boca pueden incidir en un problema del vital órgano.

La enfermedad periodontal también ha sido asociada a otras condiciones que uno no creería.

Bien, otra pata que le nace al cojo: los problemas de encías inciden en el embarazo. ¿Cómo así? Tal parece que las mujeres que tienen esa enfermedad demoran más en quedar embarazadas, reportó el profesor Roger Hart en el encuentro anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología.

El efecto negativo es de la misma magnitud que el que proporciona la obesidad.

Esta enfermedad es una situación crónica e inflamatoria de las encías y el tejido de apoyo que es provocada por una bacteria común a todas las bocas y que si se deja sin control origina inflamación alrededor del diente, la encía comienza a separarse de este dejando espacio (sacos periodontales) que se infectan.

La inflamación desencadena una cascada de eventos destructores del tejido que pueden pasar al sistema circulatorio. Por eso ha sido asociada, además de los problemas del corazón, a la diabetes tipo 2, enfermedad respiratoria y renal, y a problemas en el embarazo tales como el aborto y el parto prematuro.

Se cree que alrededor del 10 por ciento de la población tiene la enfermedad periodontal, que se puede prevenir con una buena cepillada varias veces al día y con el uso regular de la seda dental.

En el estudio el profesor Hart siguió un grupo de 3.737 mujeres preñadas y encontraron que aquellas con enfermedad periodontal tardaban unos 7 meses en embarazarse, frente a 7 de las demás. Las mujeres no caucásicas tardaban hasta un año.