Los endulzantes aumentarían el apetito (y la obesidad)

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

Buen punto para los fabricantes: consumir endulzantes artificiales, tan en moda hoy, aumenta el apetito tanto en animales no humanos y en humanos y se come más entonces.

Eso sugieren diferentes investigaciones, mientras un nuevo estudio publicado en Cell Metabolism acaba de revelar a qué se debe, dando luces sobre su acción en el cerebro en la regulación del apetito, afectando además las percepciones del gusto.

Los científicos identificaron un sistema nuevo en el cerebro que evalúa e integra el contenido de dulce y energía en los alimentos.

Luego de una exposición crónica a una dieta con el endulzante sucralosa, vimos que los animales comenzaban a comer más”, indicó el profesor Greg Neely, de la Universidad de Sidney en Australia.

A través de una investigación sistemática de ese efecto, encontramos que dentro de los centros de recompensa del cerebro, la sensación de dulce está integrada con el contenido de energía. Cuando el ducle y la energía están en desbalance por determinado tiempo, el cerebro recalibra y aumenta el total de calorías consumidas”.

En el estudio, las moscas de las frutas expuestas a una dieta con endulzante artificial por periodos prolongados (más de 5 días) consumían 30 % más calorías cuando se les daba alimentación con dulce natural.

Cuando investigamos porqué comían más siendo que tenían suficientes calorías, hallamos que el consumo crónico de aquel endulzante aumenta la intensidad dulce del azúcar realmente nutritivo, y eso incrementaba entonces la motivación del animal para comer más”.

Un hallazgo para tener en cuenta ahora que los endulzantes artificiales son prescritos como arma para tratar la obesidad.

¿No estarán engordando más?