Más bacterias que en la casa

Ilustración de bacterias siguiendo a alguien. Cortesía Argonne vía Sciencedaily

No hay nada como llegar a casa y… ¡encontrarse con millones de millones de bacterias!

Un estudio publicado en Science revela que nuestro hogar está repleto de bacterias de toda clase, que nos siguen por la casa.

El estudio se hizo siguiendo a 18 personas de 7 familias en las que había 3 perros y 1 gato.

Al analizar las muestras se encontró que las personas afectaban las bacterias: cuando se iban de la casa por unos días, disminuían casi de inmediato las asociadas a ellas.

El contacto físico entre los miembros de la familia también incidía: las parejas compartían más microbios que los demás, aunque estas y sus hijos tendían a poseer la misma comunidad de bacterias.

Las manos tenían más o menos los mismos microbios, pero las narices presentaban una variación individual.

Perros y gatos alteraban el ambiente: aquellos que salían de la casa llevaban a ella en sus patas más bacterias relacionadas con plantas y con el suelo.

En un caso al menos se encontró una cepa potencialmente patógena del género Enterobacter que apareció primero en las manos de una persona, luego en el poyo de la cocina y después en las manos de otro, aunque no quiere decir que ese sea el método de contagio común.

Es muy posible que en la misma casa neustra estemos expuestos a peligrosas bacterias, pero por lo general no infectan a las personas si tienen buen sistema inmunitario, pero si este se ha debilitado aprovechan.

Hogar, dulce hogar.