Comidas rápidas, ¿fuente de químicos nocivos?

Foto Wikipedia Commons

Foto Wikipedia Commons

Son apetitosas pero engordan y su contenido puede ayudar al desarrollo de ciertas enfermedades. Y ahora tienen otro componente negativo.

Un estudio en Environmental Health Perspectives sugiere que quienes ingieran comidas rápidas podrían estar ingiriendo los peligrosos ftalatos, unos químicos asociados negativamente a la salud, creando entre otros, desórdenes endocrinos.

No parece ser que se produzcan en el proceso de elaboración. No, se sugiere que esos químicos llegan mediante el contacto con plásticos, muchos d ellos cuales los poseen.

La exposición de las personas a esos compuestos es muy común pese a medidas para restringir su uso.

En el estudio, investigadores en salud pública de The George Washington University en Washington, D.C., analizaron información de más de 8.800 personas en una encuesta nacional de salud en la que respondían también acerca del consumo de comidas rápidas. Los participantes también suministraron muestras de orina, que fueron analizadas en busca de dos tipos de ftalatos.

Se encontró que las personas que habían ingerido más comidas rápidas el día previo tenían metabolitos de ftalatos en niveles 24 a 40 por ciento más altos que quienes no las habían consumido.

Esos químicos también han sido vinculados a un menor coeficiente intelectual en niños y a problemas reproductivos en los adultos.

Aunque son muchas las fuentes de las que provienen, que estén en las comidas rápidas, tan acostumbradas hoy por muchas personas.

Tal parece que los componentes de las comidas rápidas, como el pan, la pizza, los burritos y otros son los grandes contribuyentes a la ingestión de los químicos al estar en contacto con las bolsas plásticas de los empaques o los tubos de PVC usados en el procesamiento. También podrían provenir de los guantes de plástico de los operarios procesadores de alimentos.

El estudio, valga aclarar, es de asociación, pero falta definir con claridad si los residuos hallados en las muestras son efectivamente de las comidas rápidas.

Mujeres viven más si hay vegetación alrededor de sus casas

Foto Wikipedia Commons

Foto Wikipedia Commons

Verde intenso: las mujeres viven más años si residen en zonas con vegetación dice un estudio financiado por los Institutos de Salud de Estados Unidos.

Las mujeres que bien en las zonas con mayor verde cerca de sus hogares tienen una tasa de mortalidad 12 % menor en comparación con quienes viven en zonas con menos vegetación.

El estudio apareció en Environmental Health Perspectives.

Las diferencias fueron mayores en las tasas de mortalidad por enfermedades renales, respiratorias y cáncer.

Los investigadores también exploraron cómo un ambiente con árboles, arbustos y plantas puede reducir esas tasas. Demostraron que una mejor salud mental y las relaciones sociales son los factores más fuertes y en menor escala una mayor actividad física y la menor contaminación del aire.

Es importante saber que las plantas y los árboles entregan beneficios saludables en nuestras comunidades, así como belleza”, según Linda Birnbaum, directora del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental. “El hallazgo de una mortalidad reducida sugiere que la vegetación puede ser importante para la salud de muchas maneras”.

El estudio, conducido por científicos de Harvard y el Brigham and Women’s Hospital en Boston, examinó el verdor alrededor de los hogares de 108.300 mujeres. Mapearon los sitios y con imágenes satelitales de alta resolución para determinar el nivel de vegetación a 250 y 1.250 metros de las viviendas. Luego hicieron seguimiento a las mujeres de 2000 a 2008, rastreando los cambios en vegetación y las muertes ocurridas, 8.604 en el periodo.

De manera consistente hallaron menores tasas de mortalidad en mujeres a mayores niveles de árboles y plantas alrededor de sus hogares. Esa tendencia se vio en las distintas causas de muerte, así como por todas combinadas. Cuando compararon mujeres en las áreas más verdes con las menos verdes encontraron un 41 % de menor mortalidad por enfermedad renal, 34 % menor por enfermedad respiratoria y 13 % menos por cáncer en las zonas más verdes.

El estudio es una evidencia más en la lista de investigaciones que demuestran los beneficios que para la salud traen los espacios verdes, naturales.

Las 10 noticias científicas de la semana

Foto cortesía A. Loveridge

1. El destino del león

Perseguido sin desmayo, emblema casi mundial, icono de su región. El león africano se extingue sin compasión humana. Un estudio aparecido en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) en el que se evaluaron 47 poblaciones de leones estimó que África Oriental perderá al menos 37% de sus leones en las próximas dos décadas y África Occidental perderá la mitad, mientras que en el sur, donde la mayoría vive en áreas protegidas, tiende a crecer el número de individuos, mostrando la importancia de crear esas zonas. El estudio sugiere declararlo como críticamente amenazado en África del oeste y regionalmente amenazado en la del este.

2. ¡Cánteme mejor!

Cuando al bebé se le habla para calmarlo no se logran tan buenos resultados. Es mejor cantarle, según un nuevo estudio publicado en Infancy. En el estudio el canto tuvo el doble de efectividad que hablarle para que se calmara. Aunque no hay una razón clara, los investigadores creen que el canto ayuda a los bebés a aprender el autocontrol emocional.

3. La tentación de la carne

El instituto de investigación del cáncer de la Organización Mundial de la Salud concluyó que el consumo continuo de carnes procesadas es cancerígeno, mientras que las carnes rojas de distintos animales probablemente lo sean pero no hay suficientes evidencias. El organismo no llamó a evitar su consumo sino a hacerlo de manera moderada, de todas maneras la carne contiene elementos nutritivos de alto valor.

4. El fósil de los pequeños simios

Científicos reportaron el hallazgo de un fósil de hominoideo Pilobates cataloniae que vivió hace 11,6 millones de años y que ayuda a resolver el misterio sobre la divergencia de los simios, ofreciendo pistas firmes sobre el origen de los actuales gibones. El estudio fue publicado en Science. Aunque se extinguió, no se habían hallado hominoides de ese tamaño, y tenía rasgos parecidos a algunos de los actuales primates, heredados tal vez de un ancestro común que vivió antes que él.

5. Oxígeno, por favor

Una de las sorpresas mayores en el análisis del cometa Churyumov-Gerasimenko hecho por los instrumentos de la sonda Rosetta que aún va detrás de él, fue encontrar tan elevada proporción de moléculas de oxígeno en su atmósfera. Toda una sorpresa considerando que se descartaba su presencia en esos viajeros del espacio. El oxígeno es el cuarto gas más común en el cometa según el estudio en Nature.

6. El golfo será un horno

Sobrevivir seis horas expuesto a temperaturas de 35°C es casi imposible según estudios recientes. Pues bien, esa será la temperatura media del Golfo Pérsico en unas décadas de acuerdo con estudio publicado en Nature Climate Change. Ese límite casi lo alcanza este verano Bandahr Mashrahr en Irán, con 34,6°C. Los modelos sugieren que ciudades grandes como Doha, Qatar, Abu Dhabi y Dubai en los Emiratos Árabes Unidos, así como Bandar Abbas en Irán podrán alcanzar esas temperaturas varias veces en un periodo de 30 años.

7. Pica que pica

Cuando un zancudo se posa en los vellos de la piel, surge la necesidad de rascarse. Científicos revelaron en Science un hallazgo sorprendente: las neuronas involucradas en esa sensación son distintas a las relacionadas con el dolor y a la picazón que produce un elemento químico. Es decir, hay una red neuronal exclusiva para esta sensación en la médula espinal. Un mecanismo muy complejo.

8. Se creció la casa

Astrónomos descubrieron un componente no observado antes de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Al hacer un mapa de ubicación de las estrellas variables Cefeidas encontraron un disco de estrellas jóvenes detrás de una densa capa de polvo en el bulbo central. Hallaron 655 Cefeidas, estrellas que varían de brillo al contraerse y expandirse, de las cuales 35 son más jóvenes de lo que se pensaba, de menos de 100 millones de años, un hallazgo que sugiere que en esa región sí se están formando nuevas estrellas. El estudio fue publicado en Astrophysical Journal Letters.

9. Evolución de afán

La evolución a veces no tarda tanto. Al estudiar un grupo de gallinas de pedigrí, científicos encontraron mutaciones en el genoma de la mitocondria, dos de las cuales se formaron en solo 50 años. Se estimaba que esos cambios eran menos de 2% por millón de años. También encontraron un ejemplo de ADN mitocondrial transmitido por el padre, cuando siempre han sido las hembras las que lo transmiten. El estudio apareció en Biology letters.

10. Aire en la oficina

Las personas que trabajan en oficinas bien ventiladas e índices bajos de CO2 y otros contaminantes en el interior tienen resultados cognitivos más altos reveló una investigación publicada en Environmental Health Perspectives, un hallazgo significativo dada la cantidad de horas que por lo general pasan los empleados en el lugar de trabajo y que da pautas para mantener ambientes óptimos de trabajo y bienestar.

Otro cancerígeno más

Foto Wikipedia

Pueden hacer daño aunque vengan en dosis pequeñísimas. Un controvertido grupo de químicos, que se encuentran en lociones y otros productos de cuidado personal, pueden ser más dañinos de lo que se creía.

Sí, los parabenos, a la luz de un estudio de investigadores de la Universidad de California en Berkeley publicado en Environmental Health Perspectives afectarían más la salud de lo que se ha creído.

Están en los champús, en distintos cosméticos y en bloqueadores solares. Hace tiempo generan inquietud porque imitan los estrógenos que han sido ligados a un riesgo mayor de cáncer de seno y problemas reproductivos.

Pese a ello, algunos han sugerido que su efecto es muy débil para hacer daño, dijo Dale Leitman, principal investigador del nuevo estudio. “Pero puede que esto no sea cierto cuando se combinan con otros agentes que regulan el crecimiento celular”. Los parabenos son examinados por lo general aislados, no en interacción con otros tipos de moléculas en las células para aumentar el riesgo de cáncer de seno.

En el estudio realizado demostraron que pueden ser más poderosos en dosis bajas de lo que sugerían estudios previos, lo que debería llevar a repensar su papel.

Los hallazgos también cuestionan los métodos de evaluación de seguridad de los productos que podrían no predecir la real potencia de los parabenos y sus efectos en la salud humana.

Resumen científico de la semana

1. ¡Magia!

Podría ser un buen número para un mago, pero no, se trata de física y la aplicación de conceptos de óptica y metamateriales: científicos crearon un nuevo manto de la invisibilidad, que cubre totalmente un objeto y lo desaparece de la vista, El artículo apareció en Science y dice que por ahora solo se experimentó en el nivel microscópico pero que los principios desarrollados también podrían aplicarse al mundo macro. ¡Desapareció! En la imafen un concepto del neuvo desarrollo, cortesía del Laboratorio de Berkeley/Ziang Zhang

2. Un mar inerte

Un nuevo reporte de WWF reveló que las poblaciones de vertebrados marinos en los océanos del planeta se ha reducido 49% entre 1970 y 2012, con algunas especies de peces reducidas hasta en un 75%. Además reportó un declive en manglares, arrecifes coralinos y pastos marinos, una situación seria para el futuro del planeta y de quienes viven del mar, cientos de millones de personas.

3. Morir en la ciudad

En un provocativo estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B, investigadores encontraron que una ave habitante de la ciudad, un gorrión, tiene sus telómeros más cortos por la exposición al ruido. Esas estructuras, que cubren las puntas de los cromosomas están ligadas a la expectativa de vida. Los gorriones que viven en otros ambientes no tienen ese problema reveló la investigación. Las ciudades afectan la naturaleza.

4. Si Humboldt viviera

En 1802 Alexander von Humboldt en su expedición al Chimborazo en Ecuador dibujó la distribución de especies sobre las laderas del célebre monte. Investigadores visitaron la zona y analizando lo descrito por el sabio alemán encontraron que muchas de esas especies vegetales han subido 400 o 500 metros debido al calentamiento global. Un estudio de valor no solo histórico sino climático. Fue publicado en Proceedingas of the National Adademy of Sciences.

5. Lávese como sea, pero lávese

Se desviven por limpiarse las manos con antibacterial, pero un momento: una investigación en el Journal of Antimicrobial Chemotherapy no encontró diferencias significativas entre el aseo logrado con esa clase de jabones y uno común usados bajo condiciones seguras. Se evaluó una lavada de manos durante 20 segundos y una temperatura tibia de 40°C.

6. Dino colombiano

En el Journal of Vertebrate Paleontology se reportó el hallazgo del primer dinosaurio colombiano confirmado, que vivió hace 130 millones de años en lo que hoy es Villa de Leyva, que entonces pudo ser una isla. Se trata de un braquiosaurio saurópodo herbívoro de cuello largo que medía hasta 18 metros y pesaba 10 toneladas. Fue bautizado como Padillasaurus leivaensis.

7. La Luna se relaja

Un estudio publicado en Geology reveló que la Luna es masajeada suavemente por la Tierra, lo que explica que las fallas surgidas en distintos sitios del satélite natural tengan la misma orientación, fallas nacidas el encogimiento de la Luna en el proceso de enfriamiento. Si no fuera por la influencia de la Tierra, esas hendiduras no tendrían una orientación homogénea según los investigadores.

8. Sí, sí mata

El material particulado del tamaño de 2,5 micrómetros sí puede provocar la muerte por fallas cardiovasculares reportó un estudio en Environmental Health Perspectives. El material también causa muerte por infecciones respiratorias. Ingresa al cuerpo y se aloja en los pulmones, donde genera diversa clase de inconvenientes, comenzando porque puede portar químicos que afectan la salud.

9. Y el hielo se esfumó

Un nuevo reporte de la Nasa reveló que la extensión de hielo en el Ártico durante el verano fue la cuarta más pequeña desde hace 35 años que se llevan registros meticulosos, lo que indica que cada vez pierde más hielo. El mínimo alcanzó 1,81 millones de kilómetros cuadrados, menos que el promedio del 80 al 10. Este año, además, no hubo factores extras que redujeran la cantidad de hielo. Para preocuparse.

10. Con ganas de mar

Bajo la superficie congelada de la luna Encelado de Saturno yace un océano que rodea todo el satélite, reveló un estudio publicado en Icarus con base en datos aportados por la sonda Cassini. En ese cuerpo hace años se conocen unos géiseres. Se precisó que por ellos sale el agua y el vapor de agua expulsados desde ese mar interior.

El aire contaminado sí mata el corazón

Foto Jaime Pérez

Confirmado: esas pequeñas partículas en el aire, que llamamos polvo, pero que puede contener muchos elementos, material particulado en términos más académicos, pueden producir la muerte por problemas cardiovasculares.

Eso dice un estudio publicado en Environmental Health Perspectives, relacionado con partículas de 2,5 micrómetros.

Los científicos concluyeron que incluso aumentos minúsculos en la cantidad de esas partículas (10 microgramos por metro cúbico de aire por ejemplo) deriva en un aumento de riesgo de muerte del 3% y 10% de aumento en el riesgo de muerte por problemas cardíacos.

Para los no fumadores el riesgo es 27% en casos de muerte por enfermedades respiratorias.

“Nuestros datos se suman al creciente número de evidencias de que el material particulado es realmente dañino para la salud, aumentando la mortalidad total en su mayoría muertes por enfermedad cardiovascular así como por enfermedades respiratorias en no fumadores”, dijo el líder de la investigación, el epidemiólogo George Thurston de NYU en Langone.

En el estudio se utilizaron datos de fuentes oficiales e independientes.

Las partículas finas contribuyen al desarrollo de enfermedades potencialmente peligrosas de corazón y pulmón al pasar las defensas del cuerpo y ser absorbidas por el flujo sanguíneo. No son expulsadas mediante la tos o los estornudos como otras partículas y contienen químicos nocivos como arsénico, selenio y mercurio. También pueden transportar contaminantes gaseosos a los pulmones, como los óxidos de nitrógeno y azufre.

El estudio involucró 566.000 hombres y mujeres. Y algo significativo fue que no se halló diferencias entre sexos, edad o nivel educativo.