Cuando la Tierra estuvo dos años a oscuras

Dibujo de la extinción de los dinosaurios. Cortesía NSF/Zina Deretsky

Dibujo de la extinción de los dinosaurios. Cortesía NSF/Zina Deretsky

Una cantidad inimaginable de partículas y hollín producido por incendios en todo el globo se levantó por el aire y cubrió todo el planeta, que vivió dos años en el Hades.

Continuar leyendo

Encontraron un continente perdido

El profesor Ashwal estudia las rocas donde se encontraron los circones. Foto Susan Webb/Wits University

El profesor Ashwal estudia las rocas donde se encontraron los circones. Foto Susan Webb/Wits University

Tanto que se ha especulado del continente perdido y fue hallado. Bueno no es el que tanto dicen las leyendas, es otro. Continuar leyendo

Hoy el día durará 1 segundo más

Hoy será un largo día. No por las tareas que haya que cumplir, sino porque al final se le agregará 1 segundo a los relojes para cuadrar el día con el día solar medio.

Todo porque la rotación de la Tierra se está haciendo más lenta cada vez. Se requiere compensar, como explica Daniel MacMillan, del Centro Goddard de la Nasa.

Un día dura 86.400 segundos según el tiempo estándar que usamos. La duración de un segundo está basada en las predecibles transiciones electromagnéticas de los átomos de cesio, tan confiables que un reloj de cesio solo pierde 1 segundo cada 1.400.000 años.

Pero el día no está durando eso. La duración promedio de lo que tarda la Tierra en rotar es 86.400,002 segundos, porque la rotación se hace más lenta por el freno que produce la interacción con el Sol y la Luna. Los científicos consideran que el día solar medio no ha sido de 86.400 segundos desde el año 1820 más o menos.

La diferencia de 2 milisegundos no parece mucho, pero repetida día a día durante un año, suma casi 1 segundo. No sucede así exactamente porque a pesar de que la rotación es más lenta, la duración de cada día varía de manera impredecible por muchos factores, en especial atmosféricos, pero también por la dinámica del núcleo terrestre, el almacenamiento de hielo en las zonas polares, cambios atmosféricos y en los océanos. El Niño puede hacer que el día dure 1 milisegundo más, por ejemplo.

Todo esto hace que no concuerde el tiempo que medimos con el del reloj de cesio. Por eso hay que adicionar un segundo de tanto en tanto.

Hoy se agregará a las 23:59:59, el reloj se moverá de las 23:59:59 a las 23:59:60 y luego a las 00:00:00 del 1 de julio. Lo que hacen muchos sistemas es apagar el sistema 1 segundo.

Los ‘segundos bisiestos’ anteriores han producido retos para sistemas de los computadores y por eso se ha pedido eliminarlos, pues no pueden ser anticipados.

Las mediciones que se hacen dicen cuándo agregar el segundo. No ocurre todos los años.

De 1972, cuando se establecieron, hasta 199 prácticamente se agregó 1 por año. El de hoy será apenas el cuarto que se agrega desde 2000.

¿Por qué ese cambio? Los científicos no saben con exactitud porqué se han necesitado menos segundos bisiestos últimamente. Algunas veces, por eventos geológicos como terremotos o erupciones volcánicas que pueden afectar la rotación a corto plazo, pero el panorama es más complejo.

La receta para la vida

¿Cómo surgió la vida en la Tierra? Hipótesis hay muchas. Desde que vino en meteoritos y cometas, hasta que fue ayudada por extraterrestres. Una investigación de la Nasa y científicos universitarios, añade una más: se formó gracias a las erupciones volcánicas, según el estudio publicado en Science esta semana.
Para llegar a tal conclusión se realizaron experimentos en laboratorio que semejaron las condiciones existentes tras la formación del planeta.
Las muestras de un ensayo que imitaba una erupción volcánica contenían 22 aminoácidos, 10 de ellos hallados en experimentos similares, según Daniel Glavin, del Centro Goddard de la Nasa.
Las erupciones, además de agua y dióxido de carbono, liberaban hidrógeno y metano. Las nubes volcánicas contienen también rayos, dado que las colisiones entre las partículas de ceniza y de hielo generan una carga.
Por eso se cree que los precursores de la vida se originaron en estanques tormentosos alrededor de islas volcánicas. ¿Será que sí?
En la imagen, el aparato que usó Stanley Millar en 1953-54 para recrear las condiciones originales de formación de la vida en la Tierra.