5 bacterias a las que debemos agradecer

Informes del mes pasado del Proyecto Microbioma Humano dicen que poseemos alrededor de 100.000 millones de bacterias en nuestro cuerpo, que pesan al menos 2 libras, y que pertenecen a más de 10.000 tipos diferentes de organismos.

No todas las bacterias son nocivas. Muchas son benéficas y necesarias incluso para que podamos vivir, de modo que si carecemos de ells moriríamos o pasaríamos malos momentos.

StephenCoscia en Big Think trae cinco bacterias que son necesarias para nuestra supervivencia, bichos a los que debemos estarles muy agradecidos.

Veámoslos:

1. Bifidobacterium longum: Este microorganismos se halla en grandes cantidades en los intestines de niños. Liberan varios ácidos que tornan tóxico eol ambente para bacterias virulentas. O sea que nos protege.

2. Bacteroides thetaiotamicron: Sin ella no seríamos capaces de digerir muchas moléculas alimenticias de las plantas. Se hallan en el tracto gastrointestinal. Descompone esas moléculas para poder digerir sus componentes. A ellas tiene que estarles muy agradecidos los vegetarianos.

3. Lactobacillus johnsonii: Esta bacteria es de importancia crítica para los humanos, en especial los bebés. Hace que el proceso de digestión de la leche sea más suave.

4. Escherichia coli: Sintetiza la vitamina K en el estómago, vitamina que nos permite mecanismos de coagulación adecuados. Además se requiere para otros propósitos.

5. Viridans streptococci: Estos microbios viven en la garganta. No nacemos con ellos, se establecen allí en la niñez. Crecen tanto que no dejan espacio para que especies nocivas colonicen el lugar.

En la foto, L. johnsonii.

Antibióticos en el ganado serían una amenaza

Desde las fincas y haciendas ganaderas podría estar activándose un arma contra los humanos: las bacterias, un problema al que no se le ha puesto la atención debida.

Bueno, no hasta ahora, al menos en ciertos países: alarmados por las señales de que el exceso de antibióticos aplicados a los animales en las granjas, algunos gobiernos comienzan a tomar medidas.

Y aunque no está claro si el uso excesivo de antibióticos en ellos puede crear resistencia bacteriana que se transmita a los humanos, la preocupación tiene sobradas razones de peso.

En las granjas industriales, los antimicrobianos se suministran con frecuencia a los animales para tratar infecciones o como medida profiláctica para prevenir la aparición de enfermedades. Existe una preocupación creciente de que el uso excesivo de esos medicamentos está ayudando a crear microbios resistentes, de la Salmonella a la Escherichia coli, que son más difíciles de tratar cuando atacan personas.

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) está ahora protegiendo antibióticos claves, las cefalosporinas, que se emplean en humanos para tratar un rango amplio de condiciones médicas, incluida la neumonía.

A comienzos de año, la agencia informó que prohibiría ciertos usos de esa droga en animales como el ganado, los cerdos, pollos y pavos, pues su uso exagerado “probablemente contribuirá a cepas de ciertos patógenos resistentes a la cefalosporina”.

Si eso llegara a suceder en humanos, habría que tratarlos con medicamentos que hoy no son tan efectivos contra ciertas condiciones o que poseen efectos secundarios más notorios.

Las nuevas normas entrarán en vigencia en abril 5 y restringen esa clase de antibióticos a dos drogas específicas para uso de cirujanos veterinarios, ceftiofur y cephapirin, y prohíben su empleo profiláctico.

En animales como patos y conejos habrá mayor discrecionalidad para usarlas.

Como la mayoría de antibióticos se usan tanto en animales como en humanos, la FDA considera extremar el control sobre aquellos usados en las granjas. Por ejemplo, revisa las normas que prohibirían el uso de cualquier antimicrobiano para promover el crecimiento de los animales.

La Unión europea, que ya prohíbe el uso para estimular el crecimiento animal, fortalecerá también sus reglas. Los antibióticos solo podrán emplearse bajo prescripción veterinaria.

Pese a que es de pública aceptación que el abuso de antibióticos puede desencadenar la resistencia de los microbios, la evidencia que vincula los antibióticos usados en granjas con la resistencia en animales, es aún controversial.

La FDA y la World Organization for Animal Health, trabajan con la Organización Mundial de la Salud para ayudar a los países en desarrollo a mejorar la legislación que controle la distribución y uso de los antimicrobianos en animales.

Hoy más de 100 países carecen de legislación al respecto y esas drogas se venden como dulces.

Adaptado de Nature.

La cucaracha tiene algo interesante

En vez de ser un problema de salud, la cucaracha podría contribuir con el bienestar de las personas.
En el cerebro de estos insectos se encontrarían potentes antibióticos, de acuerdo con un estudio de investigadores de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Nottingham.
Encontraron que los tejidos cerebrales y nerviosos eran capaces de eliminar más del 90 por ciento del Staphylococcus resistente a la meticilina y al patógeno Escherichia coli, sin dañar las células humanas.
El trabajo de Simon Lee es presentado esta semana en el encuentro de la Sociedad de Microbiología General.
Para el investigador, algún día esto podría traducirse en medicinas más potentes para combatir esos microbios.
Naveed Kahn, profesor de Microbiología Molecular y quien supervisa el trabajo de Lee, recordó que hay una necesidad continua de encontrar nuevas fuentes de antibióticos que no generen resistencia en las llamadas superbacterias.