La roca que llegó de lejos

Órbita del asteroide-cometa. Cortesía ESO

Órbita del asteroide-cometa. Cortesía ESO

Iba a ser o, mejor, pudo ser parte de un planeta, pero terminó exiliado en las afueras del Sistema Solar hasta que por algún evento gravitatorio volvió a acercarse.

Mediante observaciones con el Gran Telescopio de ESO y el franco-canadiense en Hawai astrónomos pudieron determinar que C/2014 S3 es el primer objeto descubierto con una órbita cometaria de periodo largo que tiene las características de ser una roca prístina, remanente de la formación del Sistema Solar.

La historia parece ser que se formó en el Sistema Solar interior al mismo tiempo que la Tierra pero fue enviado a una distancia lejana, hacia la nube de Oort, una región del Sistema a entre 1 y 2 años luz, donde permaneció miles de millones de años preservado en esa fría región.

En Science Advances los astrónomos revelaron que se trata de una roca antigua y no de un asteroide contemporáneo.

La mayoría de los asteroides no conservan inalterado el material que los conforma pues la el calor solar los altera.

Al comienzo C/2014 S3 fue identificado como un cometa poco activo dos veces más alejado del Sol que la Tierra. Su actual periodo orbital, de unos 860 años, sugiere que su fuente es la nube de Oort y que solo recientemente quedó atado a una órbita más cercana al Sol.

Los científicos pronto se dieron cuenta que era un cuerpo inusual, pues no tenía cola, característica de la mayoría de cometas de periodo largo cuando se acercan al Sol, por lo que se considera un cometa Manx, como el gato sin cola. A semanas de su descubrimiento se tomó su espectro. Así se determinó que es un asteroide de los hallados en el cinturón principal de asteroides y que no parece un cometa típico, además su material parece que no ha sufrido mucho ‘procesamiento’ indicando que debió permanecer helado por muchísimo tiempo.

Su baja actividad cometaria consistente con la sublimación del hielo es un millón de veces más reducida que las de los cometas de periodo largo a esa distancia del Sol.

Por todo eso los autores concluyen que probablemente está hecho de material fresco del Sistema Solar interior que ha sido mantenido en la nube de Oort y ahora está regresando a su lugar de origen.

El extraño y fatal beso de dos estrellas

Dibujo ESO/L. Calcada

También las estrellas pueden besarse, solo que su beso es ¡fatal!

Con el Very Large Telescope de ESO en los Andes chilenos, un grupo de astrónomos halló la más caliente y masiva estrella doble cuyos componentes están tan cerca que pueden tocarse. Un beso celestial.

Ambas, del sistema VFTS 352, podrían estar ‘labio’ con ‘labio’ en un final dramático de sus días, cuando se unen para formar una estrella gigante o formar un agujero negro binario.

El sistema está situado a 160.000 años luz en la nebulosa de la Tarántula, una zona especial porque es la cuna más activa del universo cercano donde nacen estrellas y las nuevas observaciones sugieren que este par de estrellas jóvenes está entre las más extremas y extrañas halladas.

El sistema se compone de 2 estrellas muy brillantes, calientes y masivas que orbita una alrededor de la otra en poco más de un día. Los centros están separados por solo 12 millones de kilómetros. De hecho están tan cercanas que las superficies se traslapan y se ha formado un puente entre ellas. No solo es el sistema más masivo conocido de esta clase de binarias en contacto -tiene una masa de 57 veces la del Sol- sino que también contiene los componentes más calientes con temperatura superficial de más de 40.000 grados centígrados.

Estas estrellas tienen un papel principal en la evolución de galaxias y se cree que son las principales aportantes de elementos como oxígeno. Estas estrellas dobles han sido ligadas a un comportamiento exótico como el que se observa en las ‘estrellas vampiro’, donde una compañera pequeña se chupa la materia de la superficie de su gran vecina.

Pero estas dos son de tamaño casi idéntico. El material no es robado sino compartido. Se estima que comparten un 30% del material.

Un sistema así es raro porque además esa fase de las estrellas es muy corto, difícil de cogerlo en el acto.

Los astrónomos predicen que ese ‘beso’ terminará en un cataclismo en uno de dos modos: la fusión de las dos estrellas, que podría producir una estrella gigante de rotación acelerada, y luego acabar con una gran explosión de rayos gamma, las explosiones más energéticas del universo.

El otro es que permanezcan compactas y no se fusionen y acaben sus vidas en explosiones de supernova formando un sistema binario de agujeros negros, objeto que produciría intensas fuerzas gravitacionales.

El estudio apareció en The Astrophysical Journal.

10 noticias científicas de la semana

Cortesía

1. Ser bajito tiene un riesgo serio

Si usted es una persona de corta estatura, debería ponerle atención a su corazón. Un estudio en el New England Journal of Medicine (NEJM) encontró una relación directa entre estatura y riesgo coronario. Así, por cada 7 centímetros de menor altura el riesgo crece 13,5%. Una de 152 centímetros tiene un riesgo 32% mayor que alguien de 167. Es una realidad que parece independiente de factores como la nutrición y el estado socioeconómico. El hallazgo, sin embargo, no tiene aplicaciones clínicas inmediatas.

2. Somos mutantes

Los humanos portan en promedio dos mutaciones que pueden provocar desórdenes genéticos severos o muerte prenatal cuando dos copias de la misma mutación son heredadas, reveló un estudio publicado en Genetics en el que se hizo una nueva estimación. La mayoría de los desórdenes que conducen a esterilidad o muerte infantil se deben a mutaciones recesivas, variantes en secuencias de ADN que no son nocivas cuando solo se porta una copia, pero si se llevan las dos (una de cada padre) pueden provocar enfermedades devastadoras como la fibrosis quística.

3. Menos inflamación, más vida

En un interesante estudio publicado en eLife científicos relacionan por primera vez la expectativa de vida con el número de copias genéticas. En estudios con ratones encontraron que los que poseían mayor número de genes relacionados con la lucha contra los procesos inflamatorios vivían más tiempo. Aunque es un avance preliminar, el resultado se torna llamativo. Esos genes, los CD33rSIGLEC son vitales para controlar las inflamaciones desencadenadas por el sistema inmunitario ante un ataque o anormalidad en los tejidos.

4. Y se cerró el puente

En un artículo en Science científicos colombianos establecieron gracias a la medición de granos de circón en el noroeste de Colombia que el istmo de Panamá, con lo que se unió el continente y se cerró la comunicación del entonces único océano, debió surgir hace 13 a 15 millones de años y no hace 3 como han sostenido otras investigaciones. Un hallazgo con implicaciones para el estudio del clima y la diseminación de la fauna y flora por el continente americano.

5. Le devuelven la honra

Casi que humanizado en varias películas como la célebre historieta de Los Picapiedra, en el mundo científico el brontosaurio no gozaba del mismo prestigio, al punto de que se había asimilado como un apatosaurio. Pero un estudio publicado en Peer indica que sí es un género diferente. En el estudio los investigadores aportaron datos para considerar que difiere en distintas características de los apatosaurios.

6. Las moléculas de Tauro

En el disco protoplanetario alrededor de una estrella hacia la constelación de Tauro a 455 años luz, astrónomos descubrieron la existencia de moléculas orgánicas, básicas para la vida. El anuncio sugiere que podrían ser más comunes de lo pensado y alimenta las posibilidades de que la vida también sea común. Las moléculas subsisten y están por montones en un medio hostil altamente energizado. El logro fue posible con el telescopio Alma de ESO y fue divulgado en Nature.

7. Glaciares marcianos

Una cadena helada. Glaciares marcianos. Un estudio en Geophysical Research Letters sugiere que Marte no solo tiene hielo en las zonas polares sino que existen dos cinturones de glaciares en ambos hemisferios, que están cubiertos de polvo por lo que no se ven con facilidad. Polvo que los protege además. Pero allí están. El hielo en esos glaciares equivaldría a 150 millones de metros cúbicos (como para cubrir todo el planeta con una capa de 1,1 metros).

8. El VIH a raya

Una nueva terapia podría reducir de manera dramática la cantidad del VIH presente en la sangre del paciente, con lo cual no requeriría las medicinas antirretrovirales sino quizás el uso del nuevo tratamiento de manera más espaciada. Se trata de una nueva generación de anticuerpos neutralizantes como el 3BNC117 que puede combatir con éxito una variedad de cepas del virus. Esta generación de anticuerpos es más efectiva que otras examinadas y que no produjeron resultados. Sin embargo, y aunque ofrece esperanzas también para el desarrollo de una vacuna, este acercamiento terapéutico necesita aún más desarrollos. La investigación apareció en Nature.

9. Bienestar gorila

Se produjo el primer genoma del amenazado gorila de las montañas de la región volcánica de Virunga en África Central, revelando una verdadera sorpresa: estos gorilas han vivido en pequeños grupos durante miles de años, resolviendo bien el tema de la procreación entre cercanos. Esto sugiere que si se logra conservar su hábitat, no tendrán problemas para seguir viviendo como hasta ahora durante cientos o miles de años más. El estudio apareció en Science.

10. Convidados de piedra

Un estudio presentado en Nature Communications revela que la destrucción de los bosques esté mermando las poblaciones de invertebrados como hormigas, termitas y otros, así como el papel que cumplen por ejemplo en la degradación de los residuos de los árboles. En los bosques naturales los invertebrados generan casi toda la actividad, mientras en los intervenidos apenas el 60%.

Nube aguantó paso por el agujero negro

Imagen de la nube acercándose al agujero. Cortesía ESO

Tal como estaba previsto una gran nube de polvo pasó cerca del agujero negro en el centro de la galaxia en mayo de 2014 pero no fue destruida como se creía.

La nube, denominada G2, sobrevivió la experiencia. Imágenes del Very Large Telescope de ESO mostró que el misterioso objeto parece no haberse estirado mucho y que aún es compacto. Es como una estrella joven con un núcleo masivo que aún está acretando material.

Tampoco se apreció mayor actividad en el agujero negro.

El agujero en el centro de la galaxia tiene una masa de unas 4 millones de veces la del Sol y está orbitado por un pequeño grupo de estrellas brillantes, así como por la enigmática nube de polvo, G2, a la que en los últimos años se le ha hecho seguimiento en su caída hacia el hoyo.

Se esperaba que las grandes fuerzas en la región de gravedad elevada despedazara la nube y la dispersara a lo largo de su órbita. Una parte alimentaría el agujero y llevaría un destello súbito u otra evidencia de que se estuviera engullendo el material caído.

Un grupo encabezado por Andreas Eckart, entre muchos que observan el acontecimiento, observó la región durante varios años, incluyendo el periodo crítico entre febrero y septiembre del año pasado, antes y después del máximo acercamiento de la nube al agujero.

Las imágenes en infrarrojo del resplandeciente hidrógeno muestran que la nube estaba compacta luego del acercamiento.

Los instrumentos permitieron medir la velocidad de la nube. Antes del máximo acercamiento se alejaba de la Tierra a unos 10 millones de kilómetros por hora y luego aproximándose hacia nosotros a 12 millones de kilómetros hora.

Observaciones previas sugerían que la nube se estaba estirando, lo que no fue evidenciado después.

Se confirmó además que al material que cae hacia el agujero es muy estable y no fue alterado por la nube.

La resistencia de la nube podría deberse a que orbita un objeto muy denso y entonces no estaría flotando libre.

10 noticias científicas de la semana

Así habría sido el mar marciano. Cortesía ESO

1. Los marcianos se bañaban

Un estudio aparecido en Science reporta que Marte tuvo un océano con más agua que el Ártico y cubría una extensión mayor que la del Atlántico en la Tierra. El anuncio se hizo tras un análisis de datos durante 6 años en el cual se monitorearon las propiedades de la atmósfera marciana en distintos sitios, gracias al Very Large Telescope de ESO, al observatorio Keck y al telescopio de infrarrojos de la Nasa. El océano pudo tener hasta 140 metros de profundidad

2. Un poco más viejos

Una mandíbula hallada en el sitio Ledi-Geraru en la región de Agar en Etiopía parece llevar 400.00 años más atrás en el tiempo la aparición de los Homos. El fósil data de hace 2,8 millones de años según el artículo publicado en Science. Los fósiles entre hace 3,5 millones y 2,5 millones de años han sido esquivos, por lo que este hallazgo, que de todas maneras suscita controversia, es importante para trazar la historia de nuestra evolución. La mandíbula perteneció a alguien que vivió solo 200.000 años tras Lucy, la famosa Australopithecus afarensis.

3. Somos como los papás

Heredamos igual cantidad de mutaciones genéticas de madre y padre, pero un estudio publicado en Nature Genetics dice que usamos más del ADN heredado del papá. Genéticamente somos más como nuestros padres y no como nuestras madres. Un hallazgo que tiene implicaciones para el estudio de las enfermedades humanas. La investigación revela que en los mamíferos heredar una mutación tiene consecuencias distintas dependiendo de si son heredades de la madre o del padre.

4. ¡Apareció el pajarito!

Desde 1941 no se tenían noticias de él, de una pequeña y simpática ave, el timalí de Jerdon (Chrysomma altirostre), que mide unos 16 a 17 centímetros. Acaba de ser visto cerca al pueblo Myitkyo en Myanmar. El pájaro fue descrito por primera vez en 1862. El grupo que lo avistó encontró distintos individuos, tomando sangre y fotografías para su identificación. Una buena noticia para la vida.

5. La hormona que imita el ejercicio

Científicos han hallado una hormona que combate la ganancia de peso debida a una dieta alta en grasas y normaliza el metabolismo. Una hormona es una molécula que actúa como señal del cuerpo, desencadenando varias respuestas fisiológicas. La hormona es la MOTS-c y fue hallada en estudio con ratones. La investigación apareció en Cell Metabolism.

6. Universo apagado

En nuestra galaxia nace un manojo de estrellas cada año. Muchísimas en todo el universo, pero este no brilla entonces como debería de acuerdo con la cantidad de materia existente (gas). Cuando este se enfría comienza a colapsar para formar una nueva estrella. Algo hace que eso no suceda a la tasa prevista. Científicos creen tener una explicación: los alrededores de esas nubes son muy calientes y mediante conducción impiden que el gas se enfríe. La hipótesis fue publicada en Nature.

7. Apretón oloroso

Parece obvio: nos damos la mano, un apretón de manos, para saludar a alguien que encontramos, pero científicos creen que hay algo más y su estudio publicado en eLife sugiere que es para oler al otro, lo que nos puede proporcionar información. Antes fue más directo, hoy de modo subliminal, sugieren. Muchos mamíferos se huelen unos a otros cuando se encuentran. ¿Por qué ser la excepción?

8. Uno en cuatro

Un nuevo caso de planeta que se encuentra en un sistema de cuatro estrellas fue reportado por investigadores de la Nasa y su Jet Propulsion Laboratory. El sistema múltiple es denominado 30 Ari y se encuentra a 136 años luz de nosotros hacia la constelación Aries. El hallazgo sugiere que esa clase de formaciones serían más comunes d ellos pensados. El planeta es mucho más grande que Júpiter, no apto para la vida.

9. Para ver el universo

Astrónomos de la Universidad de Antioquia revelaron el proyecto para construir un telescopio profesional colombiano, de 2 metros, que estaría ubicado en el desierto de La Tatacoa en Huila y sería construido con un novedoso diseño. Se trata de un proyecto nacional que se encuentra parcialmente financiado. Una necesidad sentida por la comunidad astronómica, máxime con la cantidad de jóvenes que cursan el pregrado de Astronomía.

10. Un nuevo árbol

Investigadores presentaron el más grande y preciso árbol de la vida, calibrado con el tiempo, el cual revela que la vida se ha estado expandiendo a una tasa constante y confiere también importancia a las mutaciones al azar y al aislamiento geográfico como factores fuertes en la especiación. El estudio apareció en Molecular Biology and Evolution. El árbol contiene más de 50.000 especies, desde el inicio de la vida.

10 noticias científicas de la semana (2-8)

1. Un pingüino con ruedas

¿Cómo estudiar una colonia de pingüinos sin que lo descubran y lo acepten? Un disfraz no sería nada cómodo y sí muy sospechoso. Bueno, investigadores se idearon algo: un robot. Sí ¡un robot disfrazado de pingüino! Cuando se acercó un humano, reaccionaron atacándolo, al igual que un robot no disfrazado, pero con este el ritmo cardíaco no fue tan alto. Eso ocurrió en la isla subantártica Posesión con los Aptenodytes patagonmicus. Luego al estudiar pingüinos emperador en la colonia Pointe Geólogie en la Antártida, la mayoría no se inmutó con el robot disfrazado de pingüino. El estudio apareció en Nature Methods y permitió conocer algunas interacciones de estas simpáticas aves.

2. Algo brilla en el espacio

Un experimento de la Nasa detectó que hay una gran cantidad de luz infrarroja en el espacio entre las galaxias, sugiriendo que el universo es mucho más brillante de lo creído. Un resplandor atribuido a estrellas solitarias por fuera de las galaxias. El hallazgo llevaría a redefinir los límites galácticos. Una explicación al fenómeno sería que muchas estrellas son lanzadas al espacio intergaláctico cuando se producen choques de galaxias, algo común en el universo. El estudio apareció en Science.

3. Tienen que ser muy exitosos

Exitosos sí han sido. Y lo han logrado durante cientos de millones de años. Un artículo aparecido en Science reveló que los insectos surgieron en la Tierra hace cerca de 479 millones de años, mientras que los insectos voladores alzaron vuelo hace unos 406 millones de años. La mayoría de los que tenemos hoy aparecieron hace unos 345 millones de años, sobreviviendo a grandes extinciones como la del pérmico hace 250 millones de años.

4. Astrónomos enredados

Un artículo publicado en Astrophysical Journal Letters dio una explicación inesperada a G2, la gran nube que cae sobre el agujero negro en el centro de nuestra galaxia. Contrario a lo pronosticado, no fue tragada por el enorme agujero. Los investigadores sugieren que detrás hay un par de estrellas que se fusionaron en una gigante, o sea que no existe la enorme nube, sino este objeto estelar que no ha sido tocado por el agujero. Una explicación que otros astrónomos cuestionaron de inmediato.

5. Diálogo entre cerebros

No necesitamos hablar. Científicos reportaron en Plos One la réplica de un estudio realizado el año pasado en el cual dos cerebros se comunicaron vía internet. Un individuo es conectado a un equipo de electroencefalografía que lee su actividad cerebral y envía señales eléctricas vía pulsos por la web al segundo participante, que usa un gorro de natación con estimulación magnética transcraneana cerca del área cerebral que controla el movimiento de las manos. Así, el primero podía enviar señales para que el otro moviera su mano.

6. Oponiendo resistencia

La lucha contra la polio no se detiene y mientras hubo 350.000 casos en 1988 solo 650 se presentaron en 2011, pero en la República Democrática del Congo hubo un caso que llamó la atención: la alta mortalidad entre quienes contrajeron el mal. Un estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences reveló que la cepa ofrece resistencia a la vacuna: posee dos mutaciones no vistas hasta ahora de las proteínas que forman la capa del virus. El temor es que se vuelva a presentar una epidemia como la del Congo dijeron los investigadores.

7. Clima que enferma

No solo son inundaciones y olas de calor. El cambio climático está afectando la salud de la humanidad. Un estudio publicado en Emerging Microbes & Infections indica que están apareciendo nuevas enfermedades y reemergiendo otras. Son enfermedades que hoy provocan 1/3 de las muertes en el planeta, muchas de ellas en países en desarrollo. La reducción de lluvias en algunas áreas está asociada al incremento de ciertos problemas de salud en varias regiones.

8. Cuna planetaria

Con el nuevo telescopio Alma en Los Andes chilenos astrónomos pudieron observar con lujo de detalles, mayores a los del Hubble, un anillo de formación de planetas en una estrella joven, de solo 1 millón de años, menor que el Sol, a 450 años luz. HL Tauri alberga ese sistema en el cual se nota con claridad que existe un proceso de formación de varios planetas, lo que sugiere que estos se forman mucho más rápido de lo que se creía. La información fue divulgada por el Observatorio Europeo Austral (ESO).

9. Un niño juguetón

El análisis mensual sobre la oscilación Enso emitido por el Centro de Predicción del Clima de Estados Unidos reveló que el esperado fenómeno de El Niño aún no cuaja y se ha retrasado. Mientras el océano Pacífico muestra una temperatura más caliente de lo normal, la atmósfera no responde en concordancia, por lo que se hace difícil que se forme este año, aunque podría darse de acá al primer trimestre de 2015 y de hacerlo sería un El Niño débil. ¿Afectará de alguna forma el clima en unas regiones? Podría ser, pero sin intensidad.

10. Carne que te ha de vencer

Deliciosa la carne para medio mundo, pero nociva que es. La carne roja es conocida por afectar el corazón al contribuir a la formación de la placa arterial que provoca infartos y derrames. Un estudio en Cell Metabolism aporta luces para conocer el porqué. La carne contiene grandes cantidades de un nutriente que los microbios en el intestino convierten en una sustancia conocida por alentar la formación de esas placas.

Toman imagen de nacimiento de planetas

No tiene un millón de años y ya concibe hijos. Maternidad precoz la de la estrella HL Tauri a 450 años luz de la Tierra.

El potente telescopio Alma del Observatorio Europeo del Sur (ESO), presentó la primera imagen de una estrella alrededor de la cual se están formando planetas en un disco de polvo y gas. No se había logrado jamás tal detalle.

El hallazgo tomó por sorpresa a los científicos pues no esperaban encontrar planetas formándose alrededor de una estrella tan joven. En la imagen se observa una serie de anillos concéntricos separados por huecos.

Ese disco parece muy desarrollado, lo que sugiere que quizás la formación de planetas no toma tanto tiempo como se ha considerado.

Las estrellas como HL Tauri nacen en nubes de gas y polvo en regiones que han colapsado por efecto de la gravedad, formando así núcleos densos y calientes que al alcanzar la masa requerida se encienden por fusión nuclear convirtiéndose en estrellas. Por lo general quedan envueltas en el gas y el polvo sobrantes, el disco protoplanetario.

Tras un proceso en el que ocurren constantemente colisiones la materia se va juntando, formando grumos, haciéndose cada vez más grande para formar asteroides, cometas y planetas incluso. Estos irrumpirán y crearán anillos y huecos como los que se observan en la imagen.

Desde septiembre Alma ha estado observando el universo usando su base más amplia con antenas separadas hasta 15 kilómetros, campaña que irá hasta diciembre.

El Alma (Atacama Large Millimeter/Submillimeter Array), inaugurado recientemente, observa el universo en longitudes de onda alrededor de un milímetro. Es el dispositivo más potente hasta ahora, con 66 antenas de alta precisión a distancias de hasta 16 kilómetros.

Se cree que transformará la visión de mucha parte del universo. Y ya comenzó.

En luz visible HL Tauri se esconde detrás de una nube masiva de gas y polvo.

Las estructuras de la imagen tienen una resolución de solo 5 veces la distancia Tierra-Sol. La imagen que aparece es una ilustración, no la fotografía.

Hallan planeta en una foto del Sol

Dibujo cortesía ESO

No han sido los sitios más estudiados para ese fin, pero sí, en uno de ellos se encontraron 3 planetas. Se trata del cúmulo globular Messier 67.

Aunque se han confirmado más de 1.000 planetas extrasolares, muy pocos han sido vistos en esos cúmulos algo extraño sabiéndose que las estrellas nace en ellos.

El hallazgo tiene una novedad: uno de los planetas gira alrededor de una estrella que parece melliza del Sol.

El logro fue posible con el buscador Harps del telescopio de 3,6 metros del European Southern Observatory (ESO) en La Silla, en Los Andes chilenos.

Anna Brucalassi (del Instituto Max Planck para Física Extraterrestre, Garching, Alemania), autora principal del nuevo estudio, junto a su equipo, explicó que “en el cúmulo estelar Messier 67, todas las estrellas tienen aproximadamente la misma edad y composición que el Sol. Esto proporciona un perfecto laboratorio para estudiar cuántos planetas se forman en un ambiente tan aglomerado, y si acaso se forman principalmente alrededor de estrellas más masivas o menos masivas”.

Con otros observatorios alrededor del mundo se monitorearon 88 estrellas en el cúmulo, seleccionadas con cuidado, durante 6 meses para observar los pequeños movimientos de acercamiento y alejamiento de la Tierra que revelan la presencia de planetas.

M67 está a unos 2.500 años luz en la constelación Cáncer y contiene unas 500 estrellas, muchas de ellas tenues y difíciles para buscar planetas.

Al final se descubrieron 3 planetas: dos en estrellas similares al Sol y uno en una gigante roja, más masiva y evolucionada.

Los dos primeros planetas tienen alrededor de un tercio la masa de Júpiter y tardan entre 7 y 5 días en orbitar sus estrellas, lo que revela que están muy cerca a ellas.

El otro tarda 122 días y es más masivo que Júpiter.

Lo particular es que uno de los primeros planetas gira alrededor de una estrella especial: uno de los gemelos solares más idénticos detectados a la fecha, casi una copia fiel del Sol.

En ninguno de los planetas puede haber vida dada la cercanía a su estrella.

“Estos nuevos resultados demuestran que los planetas en cúmulos estelares abiertos son casi tan comunes como los que se encuentran alrededor de estrellas aisladas – pero no es fácil detectarlos”, afirmó Luca Pasquini (ESO, Garching, Alemania), coautor del nuevo artículo científico.

En un comunicado, la ESO entregó algunas precisiones sobre los cúmulos y la observación de los planetas, útiles para comprender mejor el hallazgo:

1. Los cúmulos estelares se presentan en dos categorías principales. Los cúmulos abiertos son grupos de estrellas que se han formado juntas a partir de una nube de gas y polvo única, en el pasado reciente. Se les encuentra con mayor frecuencia en los brazos espirales de una galaxia como la Vía Láctea. Por otra parte, los cúmulos globulares son conglomerados esféricos, mucho mayores, de estrellas mucho más longevas, que orbitan alrededor del centro de una galaxia. A pesar de búsquedas cuidadosas, no se han encontrado planetas en cúmulos globulares y, menos de seis, en cúmulos abiertos. En estos últimos dos años, se han encontrado exoplanetas en los cúmulos NGC 6811 y Messier 44 y, más recientemente aún, se ha detectado uno, también, en el brillante y cercano cúmulo Hyades.

2. La mayoría de los cúmulos abiertos se disipan, luego del transcurso de una decena de millones de años. Sin embargo, los cúmulos que se forman con una densidad de estrellas mayor, pueden mantenerse juntos por periodos más largos. Messier 67 es un ejemplo de tales cúmulos longevos y uno de los cúmulos más antiguos y mejor estudiados, cercanos a la Tierra.

3. Las estimaciones de masa de planetas observados usando el método de velocidad radial son estimaciones de valor mínimo: si la órbita del planeta es altamente inclinada podría tener una masa mayor y crear los mismos efectos observados.

4. Los gemelos solares, análogos solares y estrellas de tipo solar, son categorías de estrellas, clasificadas de acuerdo a su similitud con nuestro propio Sol. Los gemelos solares presentan un parecido mayor, ya que poseen masas, temperaturas y abundancias químicas muy similares al Sol. Los gemelos solares son muy escasos, pero las otras categorías de estrellas, donde la similitud es menos precisa, resultan mucho más corrientes.

5. Esta tasa de detección de 3 planetas en una muestra de 88 estrellas en Messier 67, es cercana a la frecuencia promedio de planetas alrededor de estrellas que no pertenecen a cúmulos.

¿Hay otro exoplaneta en nuestro vecindario?

El par de enanas marrón. Foto cortesía

Un posible planeta extrasolar en nuestras barbas. Y no en una estrella, no: en una estrella fallida.

Sí, en 2012 astrónomos habían detectado un par de estrellas fallidas llamadas enanas marrón. A solo 6,6 años luz, el tercer sistema más cercano a nuestro Sol. Tan cerca están, que las transmisiones de televisión de 2006 ya están llegando allá, como explicó Kevin Luhman, del Centro para los Exoplanetas y Mundos Habitables de Penn State University, cuando esas enanas fueron halladas.

El sistema de enanas, denominado Luhman 16AB , clasificado oficialmente como WISE J104915.57-531906, está solo un poco más lejos que la estrella de Barnard. Más cercano a nosotros está el sistema Alfa Centauri, de tres estrellas, dos de ellas en un sistema binario a 4,4 años luz. Alrededor de una de ellas parece que existe un planeta, Alfa Centauri Bb, que sería el más cercano al Sistema solar.

Las enanas marrón son llamadas por algunos estrellas fallidas por ser más grandes que los planetas pero sin la masa para desencadenar fusión nuclear.

Este par fue oteado por Wise en su misión de 13 meses en los que tomó unos 1,8 millones de imágenes de asteroides, estrellas y galaxias.

Henri Boffin del European Southern Observatory (ESO) condujo el equipo que analizó más esas vecinas, midiendo su movimiento con una exactitud equivalente a conocer desde París la posición de alguien en Nueva York con una precisión de 10 centímetros.

Las dos enanas tienen de 30 a 50 veces la masa de Júpiter (el Sol tiene unas 1.000 veces la masa del planeta) y tardan 20 años en completar una órbita una alrededor de la otra.

El grupo detectó pequeñas perturbaciones en las órbitas durante la observación de dos meses. Por eso se considera que el jalón sería producido por un planeta. La investigación fue presentada en una carta al editor del journal Astronomy and Astrophysics.

Más estudios se requerirán, pero si es así, ¡bienvenidos el nuevo vecino!

Mis 10 noticias científicas de la semana (15-21)

1. Más listas que todos

En los últimos años más de 125 grupos de investigación en más de 35 países han tratado de desarrollar hongos y bacterias que ataquen las termitas, que cada año generan daños por más de 40.000 millones de dólares en todo el planeta. Hasta ahora no lo han logrado. ¿Qué pasa? Científicos, tras largo estudio, encontraron que las termitas mezclan sus excrementos con la madera creando un material para el cultivo de hongos y bacterias que les protegen. El estudio apareció en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences. Más listas que todos. Foto T. Chouvenc, Universidad de Florida

2. Un faro hacia el Alzheimer

Muy adentro del cerebro, un faro puede ayudar a encontrar la formación de sustancias bloqueadoras en el cerebro de personas con Alzheimer. Masahiro Maruyama y colegas reportaron en Neuron una clase de molécula que puede unirse a los cúmulos de la proteína tau, que ayuda a la proteína beta amiloide a formar obstrucciones que impiden la comunicación cerebral. Al ser ligadas a carbono radioactivo, esas moléculas iluminan la presencia de la tau en imágenes cerebrales, lo que permitiría no solo detectar antes su presencia sino desarrollar formas de control.

3. Póngale una X

Nuestra galaxia tiene su parte central, el bulbo, con forma de X, revelaron científicos del Max Planck Institute que utilizaron sondeos del programa Vista de la ESO. La región central de la Vía Láctea no se ve bien desde nuestro punto de observación a 27.000 años luz por la existencia de mucho polvo y gas en el camino. Por eso se debe mirar en otras longitudes de onda. El análisis tomó el movimiento de 400 estrellas en esa región. Nos vamos conociendo de a poco.

4. Felinos al descubierto

Hasta ahora solo se había secuenciado el genoma del gato doméstico en la familia de los felinos. En Nature Communications científicos reportaron la secuenciación del tigre siberiano o Amur, así como de otros felinos como el león africano, con lo cual se comienza a saber más las características de estos animales: cómo logran su gran fuerza muscular y digerir cantidades altas de carne, así como su gran sentido del olfato.

5. Olvidémonos de ellos

La Nasa informó que el robot Curiosity no ha encontrado señales de metano en la atmósfera marciana. Este gas es emitido, entre otras fuentes, por procesos biológicos, lo que indicaría que no existe vida en el planeta rojo, aunque hay en la Tierra microbios que no lo emiten. 6 veces de octubre a junio pasados, el robot tomó muestras de la atmósfera y no encontró nada, lo que indica que ese gas estaría presente en condiciones mínimas, mucho menos de lo que se creía hasta ahora. O sea: no hay marcianitos.

6. 25 años del IPCC

No es un descubrimiento en sí, pero su trabajo ha permitido que todo el mundo conozca lo que está sucediendo con el planeta: se está calentando de una manera casi que aterradora. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático cumple 25 años, tiempo durante el cual ha producido 4 informes sobre la situación, uno cada 6 años en promedio (hoy se presentan cada 7). El próximo será en 2014 y será el documento más esperado por todas las dolorosas verdades que seguro presentará dado que la situación en vez de mejorar empeora.

7. 9 metas y un cerebro

En 2014 el proyecto Brain que desarrollan los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos por mandato del presidente Barack Obama, tendrá 9 metas para cumplir, de acuerdo con el reporte liberado esta semana: desde generar un censo de los tipos de células, a crear mapas estructurales del cerebro, pasando por vincular la actividad de las neuronas con el comportamiento y otras. Un esfuerzo nunca intentado en su campo.

8. Nos queda mucha vida por delante

Un nuevo estudio de científicos de la Universidad de East Anglia publicado en Astrobiology reveló que el tiempo de vida que le queda a la Tierra es de al menos 1.750 millones de años. En un momento entre 1.750 millones de años y 3.250 millones dejará de ser habitable pues se encontrará entonces en la zona caliente del Sol, con temperaturas tan elevadas que los océanos se extinguirán y no será posible ninguna forma de vida. El Sol entrará en su fase de gigante roja y acabará con el planeta.

9. Elefantes cazados

Investigadores de la Universidad de Southampton en el Reino Unido descubrieron restos del antiguo elefante europeo, un enorme animal, que murió posiblemente cazado por primitivos humanos hace decenas de miles de años, lo que indicaría que pese a su rudimentaria cultura podían cazar en grupos. En el sitio se encontraron artefactos que sugieren manipulación del animal hace unos 420.000 años, después de la glaciación angliana.

10. Una superaglomeración

Un grupo de astrónomos descubrió los enormes brazos del cúmulo de galaxias Coma gracias al telescopio espacial Chandra. Esas estructuras se extienden medio millón de años luz ayudan a entender cómo ha crecido gracias a la fusión con galaxias y otros cúmulos, conformado hoy una de las estructuras más enormes del universo mantenidas por gravedad. Coma es inusual porque contiene no una sino dos galaxias elípticas gigantes cerca al centro. El hallazgo fue publicado en Science.