Una eterna danza cósmica

Aunque a veces se crea que solo los humanos podemos bailar, en el Universo hay estructuras trenzadas en una marcha lenta, plácida, aunque no por ello tranquila.
En los años 1960, Halton Arp expuso un catálogo de galaxias peculiares. Y dentro de ellas estaba Arp 261, que ahora ha sido mirada en detalle por el gran telescopio de la Organización Europea para la Investigación Astronómica.
Arp 261 se encuentra a unos 70 millones de años luz, en la constelación Libra. Es una estructura caótica y muy inusual creada por la interacción de dos galaxias que se involcuraron en un movimiento lento, pero también en un encuentro cercano desestabilizante.
Aunque es poco probable que las estrellas en esas dos galaxias colisionen en tan colosal encuentro cósmico, las grandes nubes de gas y polvo sí lo hacen a altísimas velocidades, conduciendo a la formación de nuevos y brillantes cúmulos de estrellas muy calientes que se pueden osbervar bien en las imágenes obtenidas.
Este par de galaxias eran quizás enanas no muy diferentes a las Nubes de Magallanes que orbitan nuestra propia galaxia.
En la imagen de la ESO se aprecia el baile galáctico.

De salas-cuna y agujeros negros

Astronomía. Como el Año Internacional de la Astronomía apenas comienza, continuaremos periódicamente incluyendo material de esta apasionante ciencia, con los últimos hallazgos, novedades y un poco de vocablos para quienes no son expertos en estos asuntos.
Con el uso del Gran Telescopio y su ojo para mirar el infrarrojo cercano (la longitud de onda de luz cerca del infrarrojo) se acaba de reportar que en la galaxia NGC 253 se encuentra un agujero negro muy parecido al que reside en el centro de la nuestra, la Vía Láctea, a 27.000 años luz de donde estamos.
En esa estructura se encontraron 37 salas-cuna, por llamarlas de algún modo, lugares repletos de polvo y gas en donde nacen estrellas por montones.
En la foto se aprecia una activa región de esa galaxia, foto cedida por la ESO, organización europea que maneja ese y otros telescopios en Los andes chilenos.
Agujero negro: objeto denso y muy compacto cuya fuerza gravitacional es tan fuerte que a cierta distancia nada puede escapar de él, ni siquiera la luz. Se cree que surgen tras el colapso de estrellas supermasivas al final de su evolución. Se cree que en el centro de las galaxias existen agujeros muy masivos. No todos residen en ese lugar, sino que otros entre 5 y 500 veces la masa del Sol se forman en distintos puntos en donde mueren estrellas gigantes.