Una mirada al centro de nuestra galaxia

Este mosaico de imágenes en infrarrojo captadas por el telescopio Hubble representa la mejor vista jamás tomada del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Revela una nueva población de estrellas masivas y nuevos detalles de estructuras ionizadas en el gas que gira alrededor del centro, de unos 300 por 115 años luz. Un laboratorio para ver cómo nacen las estrellas masivas e influyen en su ambiente en regiones que a menudo registran violentas acciones nucleares. La región inferior izquierda muestra pilares de gases esculpidos por los vientos de estrellas masivas de la nube del Quíntuplo. Al centro de la imagen, gas ionizado rodea el supermasivo agujero negro que vive en el centro de la galaxia y está confinado en una espiral brillante.

Una galaxia muy estiradaaaaa

Una galaxia de brazos asimétricos, como distorsionada. Eso es lo que es Messier 66 o NGC3628 (las dos clasificaciones de objetos estelares), una galaxia espiral, la más grande de la tripleta de Leo, con una anatomía que le debe a las otras dos integrantes del grupo.
A cerca de 35 millones de años luz en Leo, junto a Messier 65 y NGC3628, M66 conforma un trío de galaxias espirales que interactúan. Es mucho mayor que sus compañeras: 100.000 años luz de longitud.
Esta galaxia posee brazos asimétricos que parecen por encima del disco principal y un núcleo aparentemente desplazado. Una asimetría anormal.
El telescopio Hubble tomó nuevas imágenes de las líneas de polvo y nubes de brillantes estrellas a lo largo de los brazos.
Messier 66, además, tiene el récord de explosiones de supernova: 3 desde 1989, la última el año pasado.
Otra maravilla universal.
Foto cortesía Hubble