Los delfines que cazan con esponjas

Parece increíble, pero los delfines de la Bahía Shark en Austrlia aprendieron hace casi dos siglos una nueva técnica para cazar. No solo la aprendieron sino que es transmitida de madre a hijo.

El estudio, publicado en Animal Behaviour, fue realizado por científicos de la Universidad de Nueva Gales del Sur. Al mirar la conducta ya sabida de los delfines nariz de botella determinaron cuándo pudo ser adquirida.

Es común en ese lugar ver estos animales con esponjas en su boca, algo que los lugareños llaman ‘sponging’.

Los delfines usan las esponjas para no lastimarse cuando buscan alimento entre las rocas.

“En el pasado se pensaba que los comportamientos aprendidos solamente de uno de los progenitores no eran muy estables. Pero con nuestro modelo de análisis podemos demostrar que el uso de esponjas sí puede serlo”, dijo a la BBC Anna Koops, una de las investigadoras.

Fue así como desarrollaron una técnica para calcular la probabilidad de que la cría aprenda la estrategia y luego la transmita a las suyas.

“Los resultados indican que esta técnica habría surgido entre 120 y 180 años atrás. Es una estimación”, comentó Kopps.

En esa bahía los delfines han sido una atracción para la ciencia. Utilizan, por ejemplo, 13 acciones para buscar los alimentos. La de las esponjas ha sido muy estudiada por ser la más llamativa.

Kopps recordó que determinar cuándo surgió una conducta innovadora no es sencillo. Se sabe por ejemplo que los chimpancés usan herramientas para romper las nueces, algo que lleva alrededor de 3.400 años o unas 200 generaciones.

Hallan animal con esqueleto más antiguo

Como que a veces uno da por sentado que todo siempre fue igual. Pero no: un equipo de paleontólgos acaba de reportar el descubrimiento del animal más antiguo con esqueleto.

Llamado Coronacollina acula, data de hace 560 a 550 millones de años, del periodo Ediacarano, antes de la gran explosión de vida y diversificación de organismos que se presentó en la Tierra en el Cámbrico.

Pero, ¿qué aporta este descubrimiento?

El fósil entrega una nueva visión acerca de la evolución de la vida, en especial las primeras formas vivas del planeta, de cómo se extinguieron los animales y cómo responden los organismos a los cambios ambientales.

El periodo Ediacarano, nombre que proviene de las colinas Ediacara al sur de Australia, va de hace 630 a hace 542 millones de años. Por su parte el Cámbrico, durante el cual la vida en la Tierra creció de manera sustancial. se sitúa entre hace 542 y 488 millones de años.

Los especimenes de Coronacollina muestran (foto) el cuerpo principal con espículas articuladas.

“Hasta el Cámbrico, se entendía que los animales tenían cuerpo blando y carecían de partes duras”, dijo Mary Droser, profesora de Geología en la Universidad de California en Riverside, cuyo grupo hizo el descubrimiento. Pero al hallar este organismo con esqueleto de antes del Cámbrico, se trata de una gran innovación en las formas de vida que no se había visto, una transición entre uno y otro periodo.

Los animales tienen unos 2 centímetros, pero pudieron haber sido de 5 o algo así. Llama la atención que tienen una estructura como las esponjas.

En la foto de M. Droser, aspectos del primer animal conocido con esqueleto.