No huele bien, pero tiene valor

¿Qué pensaría si el estiércol del ganado podría generar electricidad? Es más, las vacas podrían proporcionar energía para millones de personas. S´pi, así parece.
Una investigación publicada en Environmental Research Letters tiene implicaciones para cualquier país donde paste ganado y es el primer intento para definir los procedimientos para cuantificar la cantidad de energía renovable que el ganado vacuno y otros podrían generar en una región dada y ayudar de paso a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
El estiércol o boñiga, cuando se descompone naturalmente, emite dos potentes gases de efecto invernadero, óxido nitroso y metano, Según el Panel Intergubernamental en Cambio Climático, el primero calienta la atmósfera 310 veces más que el dióxido de carbono, mientras que el metano lo hace 21 veces más.
La producción de energía se haría mediante una digestión anaeróbica, similar a la realizada cuando se fabrica compost, con la que el estiércol derivaría en un biogás energético, que con unas microturbinas podría generar electricidad. En la foto se aprecia boñiga usada para producir energía en zona rural.