Cómo ratas paralizadas volvieron a caminar

Mantener el cerebro y activo y la estimulación nerviosa parecen funcionar juntas para ayudar a ratas paralizadas a caminar de nuevo. Sí, comprometerlas en tareas específicas, como obtener una recompensa mientras se estimula la médula espinal y forzando los animales a imitar movimientos como los que se hacen al caminar, fue como científicos suizos y colegas de otros países lograron restaurar el movimiento voluntario, según un estudio publicado en Science.

El desarrollo permite una mirada sobre cómo el sistema nervioso se reorganiza para compensar las lesiones serias de la médica y señala futuras estrategias para tratar pacientes con extremidades paralizadas.

“El punto central del estudio es que si usted rehabilita correctamente, puede restaurar el control voluntario mediante nuevos circuitos nerviosos”, explicó Michael Beattie, neurocientífico del Brain and Spinal Injury Center en Universidad de California, San Francisco, citado por The Scientist, quien no participó en la investigación.

La combinación de entrenamiento y estimulación nerviosa ha sido demostrada útil apra restaurar funciones luego de una parálisis, según Reggie Edgerton, fisiólogo de la Universidad de California en Los Ángeles. Sus estudios en humanos demostraron que tal compromiso cerebral y la estimulación nerviosa actuaban sinérgicamente para permitirle al paciente obtener de nuevo cierto control en el movimiento de la pierna luego de una lesión paralizante.

Los resultados muestran que una sección afectada de la médula puede volver a actuar cuando su propia inteligencia innata y la capacidad regenerativa, que el investigador líder del estudio Grégoire Courtine del EPFL llama ‘el cerebro espinal’, son despertadas.

El estudio comenzó hace cinco años en la Universidad de Zurich y significa un cambio profundo en nuestro entendimiento del sistema nervioso central.

No se sabe sin embargo si técnicas similares funcionarían en humanos, pero el crecimiento de nervios observado sugiere nuevos métodos para tratar la parálisis.

“Tras un par de semanas de neurorrehabilitación con una combinación de un arnés robótico y estimulación electro-química, nuestras ratas no solo comenzaron voluntariamente a tratar de caminar, sino que pronto estaban corriendo, trepando escalas y evitando obstáculos”, dijo Courtine, quien dirige el International Paraplegic Foundation (IRP) Chair in Spinal Cord Repair en el EPFL.

Foto cortesía

Hacia la excitación femenina

Hay asuntos que parecen tan obvios o que creemos tan claros, que no pensamos en lo que hay detrás. ¿Cómo se produce la estimulación sexual en las mujeres?
Mediante el nuevo prototipo de una droga, científicos descubrieron un poco más acerca de los mecanismos detrás de la excitación femenina, hallazgos publicados en el British Journal of Pharmacology.
Científicos con base en el laboratorio de Pfizer en Sandwich, Kent, encontraron que la estimulación eléctrica del nervio pélvico incremente el flujo de sangre a los genitales, efecto que aumenta si se suministra la droga denominada UK-414.495. Creen que esta droga actúa bloqueando el rompimiento de un mensajero químico interno que desempeña un rol clave en incrementar el flujo sanguíneo durante la excitación sexual.
Cuando las mujeres se excitan, el flujo de sangre aumenta en la vagina, labios y clítoris. Esto hace que los orgasmos aumenten y la vagina se relaje, y que a su vez se incremente la lubricación vaginal y la sensibilidad de los genitales.
El desorden de la excitación sexual femenina afecta a cerca del 40 por ciento de las mujeres, sin importar edad. Estas mujeres ven que sus órganos genitales no responden a la estimulación sexual y les es difícil excitarse, lo que les provoca incomodidad.
“Antes de este trabajo, sabíamos increíblemente poco de los procesos que controlan todos esos cambios”, dijo Chris Wayman, del equipo investigador. “Ahora estamos comenzando a establecer los caminos involucrados en la excitación sexual para ayudarles a las mujeres a superar aquel desorden”, agregó.