Café sí activa el cerebro

Para halar de café, todo colombiano se siente autorizado. Y la ciencia, hasta ahora, no ha hallado contraindicaciones serias para la bebida.

Pero, ¿qué efectos produce en verdad la cafeína? La mayoría de los adictos al café afirmarían que agudiza la mente. Resulta que en roedores una sola dosis de cafeína en verdad fortalece las conexiones celulares en una región del cerebro poco considerada, según estudio presentado en Nature Neuroscience.

Es que una idea exacta de lo que sucede en el cerebro con la cafeína proveería a los científicos con elementos para sacar ventaja de sus efectos estimulantes y aliviar quizás ciertos síntomas de algunos desórdenes cerebrales.

Hasta el presente, la mayoría de los efectos se han determinado mediante el consumo de dosis más elevadas a las que una persona consume por lo general en la mañana, consideró Serena Dudek, coautora del estudio del National Institute of Environmental Health Sciences en E. U.

Con su equipo analizó los efectos de pequeñas dosis de cafeína en una pequeña región del hipocampo. En los humanos, esta estructura con forma de caballo de mar está bien adentro detrás de las orejas.

Tras darles a ratas el equivalente a dos pocillos de café (dos miligramos de cafeína por kilo de peso corporal) midieron la fuerza de los mensajes eléctricos en las células nerviosas en pedazos del tejido cerebral.

Las neuronas en este sitio particular –una región denominada CA2- recibieron un gran empuje de la cafeína, mostrando una mayor actividad eléctrica cuando los investigadores estimularon las células.

Las células de las partes adyacentes del hipocampo no mostraron tal sensibilidad.

A más cafeína, mayor el efecto. Una dosis 10 veces mayor, como la de los grandes consumidores de café, provocó una respuesta aún más fuerte en las células de esa región, un efecto que se notó además cuando se aplicó directamente la cafeína en las células de la CA2 en un disco.

Tras cinco minutos de exposición a al cafeína, la sinapsis (unión entre neuronas en las cuales se transmite un impulso) permanecía sobreexcitada durante 3 horas.

Ojo que lo pillan

Veamos una nota que habla de una carrera que tienen planteada hace décadas los atletas tramposos y la ciencia. ¿Quién ganará?
Cada día más atletas de alto rendimiento recurren a trampas para mejorar su desempeño. Y aunque los controles mejoran, las modalidades de evasión también.
Papel fundamental de la hormona masculina testosterona es incrementar el tamaño y la fortaleza muscular. Al ingerir testosterona extra se puede lograr un beneficio en la actividad deportiva.
El nivel de esa hormona varía mucho de persona a persona, por lo que medir cierto nivel en la orina no dice nada. Sin embargo, existe un segundo químico en el cuerpo, epitestosterona, que por lo general está presente en la misma cantidad que la hormona. Comparar la proporción de una frente a la otra, podría decir si alguien recibió una dosis extra.
El problema es que no es fácil medir esas dos sustancias, dado que están en muy bajas concentraciones en la orina.
Pero ahora, un nuevo examen desarrollado por científicos de la Universidad de Utah en Estados Unidos utiliza la cromatografía líquida y la espectrometría de masas para detectar esos niveles y determinar las concentraciones.