Las 10 noticias científicas de la semana (30-6)

1. Una joya de 500.000 años

Había que matar el tiempo, o simplemente pensaba en quién sabe qué. El caso es que científicos acaban de encontrar una concha de almeja tallada. Nada extraño hasta ahí salvo que fue hallada hace tiempo en Java y data de hace 500.000 años. Una obra del hombre de Java, primera expresión artística de nuestros predecesores. Se trata de una pieza tallada, con rayas diagonales cuyo significado, lógicamente, no se conoce. La pieza fue encontrada en una colección de museo. El hallazgo fue publicado en Nature. En la imagen se aprecia la talla realizada por alguien en ese remoto pasado. La foto es de W. Lustenhouwer.

2. Sueño genético

Dos regiones del ADN estarían relacionadas con la cantidad de tiempo que las personas logran dormir según un estudio publicado en Molecular Psychiatry. Esas dos regiones han sido asociadas en el pasado a distintas condiciones, como la hiperactividad y la depresión. Se cree que una de esas regiones puede regular el sueño al alterar niveles hormonales pues está cerca del gen PAX8 que está involucrado en el desarrollo de la tiroides.

3. Menos aves para volar

El estado de las aves en Colombia publicado por Proaves mostró que cerca del 6% de las especies de aves del país, el más rico en aves del planeta con 1.903 especies reconocidas, se encuentra en peligro de extinción. De las 122 en esa condición, 10 están en riesgo inminente, en especial en la Sierra Nevada de Santa Marta y en Antioquia. La pérdida del hábitat y otras condiciones asociadas a la actividad humana son las responsables.

4. Así comenzamos a tomar licor

Para muchos es una bendición, para otros no tanto. La historia comenzó hace 10 millones de años, cuando nuestros ancestros no eran homínidos aún, sí simios que andaban en las selvas africanas. Tal parece que al recoger frutas podridas del suelo, cuando había escasez, por ende fermentadas, comenzó a desarrollarse la capacidad de descomponer el etanol. Eso permitió que luego pudiéramos consumir alcohol. El estudio apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences.

5. Planeta a la vista

En un logro que abre las posibilidades de que desde la superficie terrestre se puedan observar en detalle nuevos mundos, astrónomos presentaron la observación del planeta 55 Cancri e gracias al telescopio nórdico en Las Palmas, España. Ese es un mundo inhóspito para la vida. Una Supertierra demasiado densa y cuyo año solo dura 18 horas. El estudio fue del Centro para la Astrofísica de Harvard y el Smithsonian. Ese planeta ya había sido descubierto, pero no observado en tal grado de detalle desde tierra.

6. Una historia real de infidelidades

UN análisis del ADN confirmó con seguridad que los restos hallados hace 2 años bajo un parqueadero londinense sí son los del rey Ricardo III, quien murió en una batalla como demostraron las heridas que evidenciaban los restos. No solo se confirmó sino que ciertos marcadores paternos no concordaron con los actuales descendientes, por lo que se infiere que hubo infidelidad en el trono y la familia real. Una historia con… cachos. El estudio fue publicado en Nature Communications.

7. Nos quedamos sin hielo

La Antártida Occidental se derritió la última década a un ritmo tres veces mayor al que traía reveló un estudio de la Nasa y la Universidad de California en Irvine. Cada dos años se pierde una cantidad equivalente al glaciar del monte Everest. El promedio de pérdida anual es de unas 83 gigatoneladas reveló la investigación, que concilió 4 técnicas usadas para estimar la pérdida de masa. El hallazgo será publicado en Geophysical Research Letters.

8. Los muertos que revivieron

Los muertos que regresaron del pasado con… sus enfermedades. Científicos desarrollaron una manera de volver a la vida células madre intestinales y cerebrales de pacientes que murieron hace décadas, gracias al ADN en muestras de sangre almacenadas. La intención según el artículo publicado en Stem Cells Translational Medicine es estudiar las causas potenciales de distintas enfermedades. Algunos de esos pacientes, que donaron la sangre para la ciencia, padecieron enfermedades raras y otras muy importantes.

9. ¿Dónde habrá otro punto azul pálido?

En la búsqueda de nuevas Tierras, los astrónomos deberían mirar con especial cuidado aquellos sistemas con un sol joven, pues podría tener planetas habitables a una distancia mayor de lo estimada hasta ahora, de acuerdo con un análisis de investigadores del Instituto de Puntos Azules Pálidos de la Universidad de Cornell, un nombre en honor del célebre Carl Sagan. En el artículo que publicará Astrophysical Journal Letters se dice que esos planetas jóvenes en estrellas jóvenes amplían no solo la distancia para buscar Tierras sino las posibilidades de encontrar alguna.

10. Sin el cromosoma Y

Un estudio en Science revela que los hombres fumadores tienen 3 veces mayor probabilidad de perder sus cromosomas Y, importantes en la determinación del sexo y la producción del esperma. No se sabe si incide en la aparición de cáncer. También encontraron que al parecer cuando dejan de fumar de a poco vuelven a tener sus cromosomas. Una condición más para agregarle a los peligros del tabaco.

Si va a escalar el Everest, apúrese

Si va a escalar el Everest, no tarde mucho en cristalizar sus planes: también se está descongelando. En el Encuentro de las Américas en Cancún, investigadores dijeron que el derretimiento de los glaciares también toca la mítica montaña.

Los glaciares en la región del Everest se han encogido 13% en los últimos 50 años y la línea de nieve ha subido 180 metros hacia la cima, indicó Sudeep Thakuri, de la Universidad de Milán en Italia.

Esa montaña, situada en los Himalayas en la frontera entre China y Nepal, tiene una altura de 8.848 metros.

Thakuri y colegas siguieron los cambios en los glaciares, la temperatura y la lluvia en el Everest y sus alrededores del Sagarmatha National Park. Allí los glaciares han retrocedido unos 400 metros desde 1962. Más recientemente, la precipitación se ha reducido 100 milímetros y la temperatura ha subido 0,6°C desde 1992.

Se sospecha que el derretimiento se debe al calentamiento global.

No todos glaciares de la región se están derritiendo. En las montañas Karakoram en la frontera entre China-India y Pakistán parece que se mantienen o incluso crecen, pero el descongelamiento de los glaciares en el resto del Himalaya atraen la atención de muchos investigadores: proveen agua para cerca de 1.500 millones de personas.

Avalancha en pequeña luna Jápeto

Aunque no se crea, los planetas, sin contar la Tierra, lógico, no están quietos. Se mueven.

Sí “vemos deslizamientos de tierra por todos lados en el Sistema Solar”, dijo Kelsi Singer, de Ciencias Planetarias y de la Tierra en Washington University, “pero la luna Jápeto (Iapetus) de Saturno tiene los deslizamientos más grandes que cualquier otro cuerpo salvo Marte”.

Esto se debe, según William McKinnon, profesor de aquella materia, a la espectacular topografía de esa luna. “No solo no es redonda, sino que las zonas de impacto son muy grandes y existe un gran borde montañoso de 20 kilómetros de altura, mucho más que el Everest”.

“O sea que su topografía se está asentando y de tanto en tanto se mueve”, agregó.

Al caer de tales alturas, el hielo alcanza gran velocidad, entonces sucede algo extraño: el coeficiente de fricción se reduce y comienza a fluir antes que tropezar, desplazándose muchos kilómetros antes de disipar la energía de la caída y detenerse por último.

Singer, McKinnon y colegas Paul M. Schenk del Lunar and Planetary Institute y Jeffrey Moore, del Ames Research Center de la Nasa, describieron las avalanchas en Nature Geoscience.

Casi todo en Jápeto es raro. Debería ser esférica, pero es más gorda en el ecuador que en los polos y tiene un conjunto de montañas muy alto de origen desconocido alrededor de la mayor parte de su ecuador.

McKinnon, que se enfoca en investigar las lunas congeladas del Sistema Solar exterior, ha observado en las imágenes enviadas por la sonda Cassini 30 avalanchas masivas, 17 hacia las paredes de los cráteres y el resto por las faldas de las montañas.

Cómo ruedan tanto no se sabe, aunque se tienen hipótesis.

No se quedan quietos, aunque lo damos por hecho, los cuerpos de nuestro Sistema Solar.

Foto de deslizamiento en Iapetus, cortesía Nasa